Educación: Por la verdad histórica

Horacio Erik Avilés Martínez   Inconcebiblemente, siguen pasando los días y no se apaciguan los síntomas más visibles y estentóreos de la crisis financiera del sistema educativo michoacano. Mucho menos, se avizora la construcción de una solución estructural de fondo para evitar repetir cíclicamente este desgastante y lamentable proceso. PUBLICIDAD El derecho a aprender parece …

Horacio Erik Avilés Martínez

 

Inconcebiblemente, siguen pasando los días y no se apaciguan los síntomas más visibles y estentóreos de la crisis financiera del sistema educativo michoacano. Mucho menos, se avizora la construcción de una solución estructural de fondo para evitar repetir cíclicamente este desgastante y lamentable proceso.

PUBLICIDAD

El derecho a aprender parece estar pasando a segundo término en la agenda pública. Se quejan muchos sectores por las vías férreas bloqueadas, por los contenedores varados, por el turismo, pero nadie se acuerda de exigir el pago puntual a los maestros, ni mucho menos de las decenas de miles de niños y jóvenes michoacanos que hoy se encuentran en su casa, en el mejor de los casos, por estar sus aulas cerradas.

Es importante apuntar que la Sección XVIII de la CNTE no retira aún todos los retenes ilegales que han colocado sobre las vías férreas por la dinámica interna de los grupos más fuertes que la componen; donde el denominado "Bloque", expresión interna de la disidencia magisterial que desconfía abiertamente de las autoridades federal y estatal, a la par que de la dirigencia actual de la Coordinadora en la entidad, por considerar que impulsa una agenda confidencial en lugar de defender la voluntad de las bases en cuanto respecta a hacer respetar las garantías magisteriales. La acusación directa, vertida anoche en el Pleno de Secretarios Generales recayó específicamente sobre el actual líder estatal y su equipo cercano, provenientes de los representantes de las regiones más radicales, tales como Uruapan, Paracho, Educación Indígena, Lázaro Cárdenas y la mitad de Pátzcuaro.

PUBLICIDAD

La contrarréplica, vertida por interpósitas personas fue en el sentido de que es indispensable la negociación con la autoridad para obtener beneficios gremiales, postura asumida en aras de legitimarse y deslindarse de las acusaciones de gobiernista, las cuales recibe el actual Comité Ejecutivo Seccional (CES) desde prácticamente su toma de protesta.

Aunado a lo anterior, la dirigencia de la CNTE, ante la postura firme e intransigente del "Bloque", se queda con muy poco margen de maniobra, máxime la enorme disponibilidad que las actuales cúpulas han mostrado a entablar compromisos y acuerdos con los funcionarios, razón por la cual han sido acusados en plenas asambleas y en múltiples ocasiones de ser gobiernistas, entreguistas y corruptos, llegándose al extremo de pedirse la revocación de mandato al interior de la Sección XVIII.

La situación no es inocente respecto al tablero político en el que se disputa el poder al interior de la Sección XVIII de la CNTE. Es claro que "El Bloque" busca exacerbar una imagen interna de congruencia ideológica respecto a ser un movimiento antisistémico y mantenerse en su postura hasta el final, mientras que el grupo al que representa la cúpula que tiene la hegemonía del Comité Ejecutivo Seccional actual aspira a emplear la negociación con el gobierno para mostrar su efectividad ante la base en cuanto respecta a obtener recursos y resultados.

Ambas visiones son complementarias, porque recordemos que la táctica de lucha de la CNTE implica la puesta en acción de la triada que señala "movilización/negociación/repliegue", siendo El Bloque quien impulsa la primera etapa con ímpetu, para posteriormente entrar los dirigentes cupulares a negociar, siendo la tercera etapa la que genera polémica al interior de la Sección XVIII por ahora.

Mientras a nivel nacional se dice que quien está ganando la batalla es la CNTE, en la entidad se sigue sin convocar a los demás actores clave que podrían decantar la actitud de todos hacia la racionalidad. Por ejemplo, los legisladores, tanto locales como federales, ante la falta de una agenda de trabajo en torno al tema, se convirtieron en caja de resonancia de sus líneas políticas, en lugar de formular iniciativas de ley que posibiliten solucionar la crisis financiera de la educación michoacana.

Los niños y jóvenes michoacanos también están siendo soslayados y sus derechos pisoteados, ya que muchos están viviendo un asueto involuntario, sin tener quién los defienda del acechante manto de la ignorancia, ni quien los represente en una mesa plural de negociación.

Los maestros que están frente a las aulas y continúan con su labor también están olvidados de esta pugna, a pesar de estar sus derechos y su futuro laboral en vilo. Mientras otros marchan, muchos de ellos se encargan de los estudiantes que otros maestros abandonaron a su suerte para acudir a la lucha por las quincenas.

¿Alguien se está acordando de tomarlos en cuenta para resolverles las necesidades económicas en sus hogares, para mejorar las condiciones laborales o para solucionar de fondo la amenaza quincenal de no recibir su salario ya devengado conforme a la ley?

Por otra parte, más allá de la resolución temporal o del esperado repliegue táctico de la CNTE, será muy importante que se logre conocer la verdad histórica de lo acontecido en cuanto respecta al ejercicio de las finanzas educativas entre 1992 y 2019.

De manera particular, es sumamente relevante que se aclare cómo se ejercieron los recursos destinados al pago de los trabajadores de la educación, máxime que se destinan a tales fines al menos el 95 por ciento de los recursos totales. No bastan las cifras agregadas, sino que es necesaria una aclaración a fondo por concepto, capítulo y partida.

Específicamente resulta un alto deber con los michoacanos dar a conocer, caso por caso, cómo ingresaron los trabajadores de la educación al servicio profesional docente, cuál es su adscripción, su experiencia profesional, su formación y el pago que han recibido.

No podemos soslayar la gran cantidad de acuerdos que se han generado con los líderes que representan parcialmente al magisterio michoacano, por lo cual debemos conocer con exactitud cuánto dinero les entregó la autoridad y cuántos compromisos en especie lograron obtener las cúpulas gremialistas.

Por todo lo anterior, debemos intervenir y alzar la voz desde nuestros respectivos ámbitos para que se logren tres grandes objetivos: solución integral a la crisis financiera del sector educativo, el retorno a clases con el respeto irrestricto del derecho a aprender y los derechos laborales de los maestros y finalmente, conocer la verdad histórica en materia de recursos humanos en el sector educativo estatal.

Sus comentarios son bienvenidos en eaviles@mexicanosprimero.org y en Twitter en @Erik_Aviles