LA CASA DEL JABONERO | Volvió el enemigo público

Uno de los pilares del rap surge como los monolitos que de repente aparecieron, como de la nada: Public Enemy, un grupo que, como el rap, siempre ha estado ahí desde hace casi 40 años, siempre con algo que decir

Jorge A. Amaral

“No vemos a las personas que están haciendo cosas reales conseguir suficientes apoyos. A menudo vemos a los políticos que están en todas partes, pero en ninguna parte al mismo maldito tiempo. Usted sabe, la clase de persona: se les ve por todas partes en la televisión, pero en ninguna parte delante de su rostro”.
Chuck D

Sin duda vivimos tiempos atípicos, llenos de contrastes, tragedias, amenazas y conflictos. En medio de todo ese caos, mientras en 2020 muchos artistas se encerraron en sus casas a romantizar la cuarentena o aprovechar el dinero que puede dejar el streaming para ofrecer conciertos virtuales, uno de los pilares del rap surge como los monolitos que de repente aparecieron, como de la nada: Public Enemy, un grupo que, como el rap, siempre ha estado ahí desde hace casi 40 años, siempre con algo que decir.

PUBLICIDAD

Ese grupo es uno de los pioneros del rap político en Estados Unidos, sin duda una de las bandas más influyentes dado que desde 1987 su música y su mensaje han sido sin cortapisas, han sido tajantes y sin dar concesiones.

Así, este año salió al mercado su nuevo disco: “What you gonna do when the grid goes down”, producido de la mano del sello discográfico que los vio nacer, Def Jam.

PUBLICIDAD

¿Por qué es importante este disco?, porque las canciones de Public Enemy son impresiones sonoras eternas en las arenas del tiempo, su vigencia jamás se pierde, y ahora es necesario traer de nuevo el ruido, o como dice una de sus canciones más emblemáticas: bring the noise.

Public Enemy vio despegar su carrera con la disquera Def Jam en 1987, con su disco de estudio “Yo! Bum rush the show”, de ese año. A ese disco, hoy imprescindible en la historia del rap, le siguieron otros iconos del hip hop: “It takes a nation of millions to hold us back”, de 1988, y “Fear of a black planet”, de 1990.

Su último disco lanzado bajo el sello Def Jam fue “He got game”, de 1998, que fue el sexto álbum de estudio del grupo, además fue la banda sonora de la película de Spike Lee del mismo nombre.

Como decía más arriba, 2020 fue un año atípico, el más raro y angustiante en varias décadas, y no sólo por la pandemia de COVID-19, sino porque mucha gente alrededor del mundo ha manifestado su hartazgo por diferentes causas, todo ello ante el mutismo y la indiferencia de los poderosos, que desde su pedestal sólo ven el mundo arder, como lo ocurrido en estos días en el Capitolio de Estados Unidos.

Por eso, mientras muchos músicos se encerraron a romantizar el encierro, miles de personas tomaron las calles como una forma de defender lo que se considera correcto, como se ha hecho por los derechos de las mujeres desde la década de los 50 hasta la fecha, como se ha luchado contra el racismo desde los 60 en Estados Unidos por los derechos civiles como en 2020 contra la violencia racial. Salir a las calles y enfrentar al poderoso fue la única herramienta para poner a la vista el malestar por las guerras y las demandas estudiantiles en los años 60, como lo ha sido para que los pueblos originarios de toda América Latina sean respetados en sus legítimos derechos.

En ese sentido, en más de 30 años las cosas no han cambiado para Public Enemy, pues con su nuevo disco salen a recordarnos que, por desgracia, los abusos, la violencia, la discriminación y la marginación siguen presentes, pero Chuck D y Flavor Flav también siguen aquí, aunque más sabios y más veteranos, para enfrentar al sistema desde la música, y es que “What you gonna do when the grid goes down?” es una secuela discursiva de “Fear of a black planet”, tanto por la referencias explícitas (el remix de "Fight the power") como por la conexión lírica entre canciones de uno y otro disco.

Ejemplos de esa rebelión desde el rap los tenemos en temas como “Toxic” y “Merica Mirror”, en los que Chuck D y Flavor Flav lanzan una crítica a la fetichización de la cultura afroamericana como consecuencia de la explotación mediática, mientras remarcan la urgencia por compactar la consigna “Black Lives Matter” en un espacio donde, sin importar el estrato económico o el barrio de procedencia, todos luchen codo con codo.

Además, no escatiman en críticas hacia la administración Trump, a quien tachan de nazi y neofascista, señalan el aparato gubernamental de Estados Unidos como una institución fallida en la que ni demócratas ni republicanos velan por los intereses de la población y alertan: “Otros cuatro años van a destriparlos a todos ustedes”. Por fortuna Trump perdió las elecciones.

Otra joya que viene en este disco es "GRID", en el que Public Enemy colabora con otras tres leyendas: los veteranos miembros de Cypress Hill, Sen Dog y B-Real, y el cantante de funk George Clinton, miembro de Parliament-Funkadelic.

El video de "GRID" ilustra un mundo postapocalíptico sumido en la destrucción del mundo digital, donde la nube de almacenamiento, los algoritmos y plataformas como Instagram, WhatsApp o Zoom han quedado perdidas con toda nuestra información mientras Chuck D, Flavor Flav y compañía lanzan afiladas interrogantes sobre cómo estaríamos lidiando ante tal escenario.

En lo musical, el disco confirma lo que ya se cocinaba desde 2019: después del periodo de búsqueda vanguardista en que se sumió el rap entre 2007 y 2018, con subgéneros y artistas disímbolos, que pareciera que lo renuevan cuando en realidad lo pervierten, el género está listo para volver a sus orígenes, y de la mano de otros raperos de la vieja escuela como Run DMC, The Roots, Beastie Boys, Ice T, Cypress Hill y Nas, “What you gonna do when the grid goes down?” es un golpe sobre la mesa para despertar del letargo y retomar las armas líricas.

Por eso este disco no suena como un revival de un grupo que quiere resurgir, porque simple y sencillamente no lo necesitan y nunca lo han pretendido. Esta nueva entrega de Public Enemy es más bien un vínculo generacional entre quienes en el pasado estuvieron en pie de lucha y quienes están hoy en día, entre quienes en la década de los 80 encontramos en el rap una forma de decir y quienes hoy lo hacen con toda su carga generacional.

Pero que no se confunda una cosa con otra, porque, a diferencia de Snoop Dogg colaborando con Alemán, que pareciera el cruce de dos generaciones en la que la mayor se da a conocer entre los jóvenes y la nueva generación se legitima ante sus mayores, “What you gonna do when the grid goes down?” no tiene colaboraciones con talentos emergentes, no hay un Lil Nas ahí. Como ya dije, los colaboradores son todos gente de la vieja guardia, y esto, a la nueva generación de escuchas del rap, tan soberbios ellos, puede no gustarles.

Pero el rap no ha dejado de ser un arma de denuncia y reclamo, de reproche y golpeteo, por eso es que actualmente tenemos, por ejemplo, y para hablar de gente que rapea en español, a Rebeca Lane, la guatemalteca que ha encontrado en el rap el arma para denunciar la violencia machista y feminicida, y que con rimas duras y directas defiende el derecho de las mujeres a una vida sin violencia y a decidir sobre su propio cuerpo.

También podemos hablar del excelente trabajo de Za Hash, una rapera y cantante mazahua que en la música ha encontrado la vía para revindicar las causas de las mujeres, pero también la defensa del medioambiente y la lucha contra el consumismo salvaje. En Ecuador, por ejemplo, tenemos a Black Mama, una rapera veterana que en su música critica la cultura machista, así como hace denuncia sobre la trata de mujeres y los abusos a niñas en Latinoamérica, todo ello cargado de poderosos mensajes para las mujeres, para que dejen la sumisión y luchen por sus derechos. Déjeme decirle, su música es una auténtica belleza, de esas veces que uno agradece que exista el rap como arma de denuncia.

En México también hay veteranos, y podemos hablar de Bocafloja, el rapero que desde 1996 nos ha regalado letras cargadas de crítica hacia la banalidad, los estereotipos de la moda y la clase política, siempre defendiendo la autenticidad y la inteligencia en el rap. Qué decir de MC Luka, el “original grandpa” que con su disco de 2020, “Los consejos del abuelo”, nos da lecciones moralizantes sobre la valentía, la familia, el respeto y demás valores.

Se puede hablar de muchos más que, como Public Enemy, han hecho del rap un arma de protesta, denuncia y diálogo, pero afortunadamente no terminaríamos hoy, ya que es un género que siempre ha servido como vía de expresión y reclamo, y eso ha dado pie a temas emblemáticos como “The message”, con la que ya en 1982 Grand Master Flash denunciaba la violencia y abandono institucional en los guetos de las urbes nortemaricanas.

En fin, dese el tiempo de escuchar “What you gonna do when the grid goes down?” y, si le sobra tiempo, dele un vistazo a lo nuevo que han estado haciendo el filósofo del rap KRS-One y el líder de The Roots, Black Thought. Hágalo, no se va a arrepentir. Es cuánto