Capitalinos viven sus primeras horas sin bolsas de plástico; Morelia se prepara

En la Ciudad de México quedó prohibido que comercios brinden bolsas de plástico a los ciudadanos. Quienes tenderán que volver a las costumbres del uso de papel.

Redacción / La Voz de Micahocán

Morelia, Michoacán. Durante siglos, los residentes de Ciudad de México llevaban las tortillas calientitas en servilletas de tela o canastas de paja y llevaban otros alimentos en “cucuruchos” -conos de papel-, bolsas de ayate -una tela rala de fibra orgánica- o bolsas de red, e incluso en bultos atados.

Los habitantes de la enorme capital mexicana regresan a esas costumbres, luego que, desde ayer, entró en vigor una nueva ley que prohíbe las bolsas de plástico, que se volvieron omnipresentes en los últimos 30 años.

PUBLICIDAD

Desde el 1 de enero entró en vigor en la Ciudad de México nuevas reformas a la Ley de Residuos Sólidos, que prohíben la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico desechables.

No importa si es biodegradable, ya que al ser desechable sigue siendo un plástico que podría tardar 300, 500 años o 100 años en degradarse, dependiendo el tipo de material, han dicho las autoridades.

PUBLICIDAD

Para quien no cumpla con lo dispuesto en la Ley de Residuos Sólidos en la Ciudad de México habrá sanciones que van de los 42 mil a los 170 mil pesos

Algunos comercios comenzaron con recordatorios para la clientela sobre cargar su propia bolsa a fin de cumplir con la norma. 

Cubiertos… para 2021

Esta disposición representa la primera parte de la reforma a la Ley de Residuos Sólidos de la ciudad, aprobada en mayo pasado, que para 2021 ampliará dicha medida a otros productos plásticos como tenedores, cuchillos, cucharas, palitos mezcladores, platos, popotes o pajitas, bastoncillos para hisopos de algodón, globos y varillas para globos, vasos y sus tapas, charolas para transportar alimentos, aplicadores de tampones, fabricados total o parcialmente de plásticos, diseñados para su desecho después de un solo uso, excepto los que sean compostables.

Sí habrá bolsitas para alimentos

Sin embargo, las autoridades han explicado que sí habrá bolsitas por cuestión de salubridad, ya que hay alimentos donde se tiene contacto directo, como sucede con las carnes frías. Llegamos y compramos medio kilo de jamón, lo envuelven en un plástico… y ese tipo de plástico está permitido por un asunto de salubridad e higiene.

Compostables tampoco: Greenpeace

Las autoridades han recalcado que las únicas bolsas que se permitirán serán las compostables, sin embargo, Ornela Garelli-Ríos de Greepreace señaló que sustituir las bolsas plásticas por materiales como el papel traslada la presión ambiental de la contaminación por plásticos a otras áreas, como la deforestación de los bosques.

Mientras que sustituirlas por bolsas hechas con bioplásticos, bolsas compostables o biodegradables es negativo ambientalmente porque muchos bioplásticos, junto a su contenido biológico, mantienen todavía un alto contenido proveniente de combustibles fósiles (como el plástico regular), además de que no existe una definición común sobre lo que el término “bioplástico” significa, lo que afecta también la existencia de estándares y regulaciones al respecto.

“Seamos parte del cambio”

Esta medida implica cambios no sólo para las empresas productoras, supermercados, tiendas de abarrotes y demás comercios donde se venden o distribuyen este tipo de bolsas, sino que también implica que nosotras las personas comencemos a hacer cambios en la forma en que consumimos, haciéndonos consumidores más conscientes y responsables con el planeta, señala Ornela Garelli-Río.

“Todo cambio implica ajustes, por lo que debemos estar preparados para cambiar algunas de nuestras prácticas de consumo, incluso si esto implica renunciar a algunas de las comodidades a las que estamos acostumbrados.”

Industria del plástico prevé pérdidas millonarias

La aplicación de la Ley de Residuos Sólidos de la Ciudad de tendría un impacto negativo de 500 millones de dólares en la industria del plástico e implicaría un riesgo para 25,000 empleados en el sector, advirtieron en conjunto la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) y los Industriales de Bolsas Plásticas de México (Inboplast).  

En conferencia con medios destacaron que el problema no se ha atendido de la manera correcta y señalaron que el gobierno no ha considerado la serie de propuestas que han realizado con la finalidad de atacar la contaminación por bolsas de plástico.

“No nos invitan a mesa de negociación o nos invitan cuando ya se tomó la decisión; es importante que se entienda que es un trabajo de industria, sociedad y gobierno”, mencionó Aldimir Torres, presidente de la ANIPAC.

Michoacán y sus primeros pasos

Pátzcuaro

El pasado 30 de septiembre Pátzcuaro hizo historia al ser el primer Pueblo Mágico en prohibir de manera definitiva y permanente la utilización de plásticos de un solo uso, como las bolsas, popotes, platos, recipientes, empaques y todo producto derivado del unicel.

El alcalde, Víctor Báez Ceja, dijo que la mayoría de los comercios, hoteles, restaurantes y tiendas de conveniencia social adoptaron bien la campaña, al evitar la entrega de las bolsas de plástico al consumidor; ahora, en esta segunda etapa denominada “Pienso, luego reciclo”, se espera que la mayoría de la población empiece a evitar todo tipo de plástico de un solo uso, que además es una fuente de contaminación que va en detrimento del Lago de Pátzcuaro.

También puedes leer: Pátzcuaro va “con todo” contra el plástico; en septiembre aplicarán multas

El Pueblo Mágico fue oficialmente el primero de los 113 municipios del estado que prohíbe el uso de derivados de petróleo que son de difícil degradación.

Morelia

Grandes comercios de cadena y hasta pequeñas tiendas de abarrote debieron -deberán- dejar de ofrecer bolsas de plásticos luego de que integrantes del Cabildo de Morelia confirmaron que a partir del primero de enero del año en curso entrará en vigor el nuevo reglamento que para prohíbe el uso de bolsas y contenedores no biodegradables en establecimientos comerciales e industriales de la ciudad.

La reforma fue aprobada por el pleno del Cabildo de Morelia en junio de 2019 y, antes de su aplicación formal, se marcó un “periodo de gracia” de seis meses a partir de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, mismo periodo que sería aprovechado por diversas instancias municipales para informar y crear conciencia sobre esta nueva política.

Esto será aproximadamente a partir del mes de enero, cuando se estará pasando a los negocios, primero se pasará para decirles que ya no pueden estar utilizando el plástico. Si se ve vuelve a reincidir, ya se pasará a las sanciones, que van desde las 5 UMAS hasta las 400 UMAS. Ahorita se está realizando todavía esta campaña en conjunto con el municipio, con el área de comunicación y un servidor que ha estado yendo a algunas escuelas y algunos negocios”, explicó el regidor Moisés Cardona Anguiano, en entrevista con La Voz de Michoacán.