Consideran en EU 'realista' una reforma energética en México

Agencias / La Voz de Michoacán. El análisis “Opciones Políticas para la Próxima Etapa de Relaciones Estados Unidos-México” señaló que la aprobación de la reforma impulsaría más altos niveles de inversión y cooperación de firmas de hidrocarburos estadunidenses en México. “Viendo hacia adelante en los siguientes seis años de interacción entre (ambos) gobiernos, existe el …

Agencias / La Voz de Michoacán.
El análisis “Opciones Políticas para la Próxima Etapa de Relaciones Estados Unidos-México” señaló que la aprobación de la reforma impulsaría más altos niveles de inversión y cooperación de firmas de hidrocarburos estadunidenses en México.

“Viendo hacia adelante en los siguientes seis años de interacción entre (ambos) gobiernos, existe el potencial de una relación enormemente fructífera en asuntos energéticos”, apuntó el académico Duncan Wood, director del Instituto México del Centro Woodrow Wilson.

En la sección dedicada a la política energética, Wood aclaró que “mucho de esto depende de dos factores claves: voluntad política y los cambios en marcha en México en el sector energético”.

PUBLICIDAD

El académico hizo notar que en el pasado las sensibilidades políticas han limitado la colaboración en petróleo y gas, aunque en los últimos años estas preocupaciones se han relajado ante la percepción de que se requiere ayuda internacional en los retos energéticos de México.

El análisis identifica tres áreas de “gran promesa” de cooperación en el corto y mediano plazo: en las industrias de petróleo y gas, especialmente en inversión, infraestructura y colaboración técnica.

PUBLICIDAD

En segundo lugar señaló el sector de electricidad, en particular en la red de transmisión transfronteriza y en la creación de un mercado regional de electricidad. Por último, incluyó la cooperación bilateral en política sobre cambio climático.

Wood observó que mientras la producción petrolera de Estados Unidos se ha incrementado, la de México sufrió una caída de un nivel de 3.4 millones de barriles diarios en 2004 a unos 2.5 millones en la actualidad.

“El estancamiento de la compañía nacional petrolera, la prohibición a la inversión foránea o privada en el sector y el fin de petróleo fácil (...) han hecho ver que se requiere desesperadamente un cambio de idea en la política de hidrocarburos”, manifestó.

“Se cree que el gobierno presentará una iniciativa dirigida a abrir el sector a más altos niveles de participación privada en refinación, petroquímicos y quizás hasta en exploración y producción”, escribió.

En su opinión, tal reforma ofrece “posibilidades significativas” tanto para firmas foráneas como mexicanas, además de abrir la puerta a colaboración técnica y regulatoria entre Estados Unidos y México.

Wood recomendó a ambos países, en conjunción con Canadá, el otro socio del Tratado de Libre Comercio para América del Norte, identificar áreas prioritarias encaminadas a lograr no sólo la independencia energética regional, sino a convertirse en exportadores netos de energía al resto del mundo.-