Interpol alerta sobre el uso de servicios de entrega de comida para repartir droga

Autoridades internacionales detectaron una nueva modalidad de entrega de drogas a través de servicios de comida a domicilio.

Imagen: La Voz de Michoacán.

Redacción / La Voz de Michoacán

La crisis ante la pandemia de COVID-19 ha cambiado las dinámicas en prácticamente todos los sectores y actividades, incluyendo las ilícitas, detectándose una nueva modalidad de entrega de drogas a través de servicios de comida a domicilio.

Así lo ha alertado la Interpol, y ha hecho hincapié en que son varios los países donde se ha adoptado es modus operandi de los delincuentes para evadir las restricciones de movilidad por la pandemia.

PUBLICIDAD

Estas prácticas se ha desarrollado principalmente en los países que han decretado el confinamiento, de acuerdo a un reportaje de El Confidencial.

Se ha identificado que transportan drogas como cocaína, ketamina, marihuana y éxtasis.

PUBLICIDAD

Al ser considerada como una actividad esencial la venta y distribución de comida, las plataformas que se dedican a la entrega de la misma se han vuelto un "blanco" para la delincuencia.

La Policía Nacional de España informó también de esta situación, y dio a conocer que fue a raíz de su reporte que se notificó a la Interpol, dicho registro se envío a los 194 países miembros de la intancia

La Interpol ha recibido informes oficiales de España, Irlanda, Malasia y el Reino Unido.

En España se han detenido a siete personas por este delito, todas portando uniformes de conductores de reparto de comida.

En dos y cuatro ruedas viaja la droga

En bicicleta, motocicleta y coche, se transportan las sustancias ilícitas, mismas que son colocadas en un falso fondo de mochilas de entrega a domicilio.

Los repartidores son cómplices, por voluntad o por amenazas, en el trafico de las drogas, ha señalado Stephen Kavanagh, director ejecutivo de Servicios Policiales de Interpol, quien puntualizó que en algunos casos son auténticos repartidores de comida uy en otros solo se disfrazan de estos para hacer la entrega de las sustancias.

De acuerdo al reportaje de El Confidencial, un repartidor en el distrito de Gombak de Kuala Lumpur, contactó a la policía y pidió que se inspeccionara su envío a domicilio al sospechar de su contenido que supuestamente era pan hindú, pero pesaba más de 10 kilos.