"La pirotecnia es parte de nuestra identidad... no es aferrarnos a la tragedia, sino al arte"

La producción y uso de la pólvora es una actividad legal y permitida que lleva mucho tiempo en el municipio de Tultepec.

Foto: El Universal. Trabajar con la pirotecnia es una forma de vida para algunas familias de Tultepec.

El Universal / La Voz de Michoacán

Tultepec, México. "Mi abuela falleció aquí", afirma Manuel, quien junto con otros hijos y nietos de familiares fallecidos venden sus productos en el tianguis pirotécnico, "porque esta es una actividad mágica, artística, que no vamos a dejar morir. Es parte de nuestra identidad. No es aferrarnos a la tragedia, sino al arte y a una forma de vivir", explica Juventino Luna Rodríguez, director de Pirotecnia de Tultepec.

La detonación en cadena registrada en el mercado pirotécnico de San Pablito el 20 de diciembre de 2016, dejó un saldo fatal de 42 personas muertas, 86 lesionados, 15 de ellos con secuelas graves, afirma el presidente municipal Armando Portuguez Fuentes, quien al poner en marcha el tianguis de la pirotecnia asegura que hicieron todo para que "nunca más se repita una explosión en serie"; señala que se mejoraron las medidas de seguridad en el polígono de este centro de venta de cuetes, palomas, buscapiés, orugas y bengalas.

PUBLICIDAD

A tres años de la tragedia, los pirotécnicos recordarán el hecho con una misa a las 12 del día dedicada a los que murieron por el fuego y las detonaciones que también terminaron con 300 puestos del tianguis de San Pablito, que reabrió sus puertas el 12 de agosto pasado y que en sus primeros cuatro meses registra baja afluencia de clientes, reconocieron autoridades locales.

"Nunca más una explosión en cadena en San Pablito", afirman locatarios del mercado pirotécnico más grande de América Latina, donde 225 familias de artesanos de la pólvora ofertan "juguetes" explosivos a tres años de la tragedia que enlutó a la "Capital de la Pirotecnia".

PUBLICIDAD

Ventas bajas en tres años

Las ventas "medio se compusieron el 12 de diciembre en la fiesta de la Guadalupana, y esperamos se mantenga con ventas a la alza hasta fin de año" dicen, temporada en la que los pirotécnicos de Tultepec esperan una derrama económica de 35 millones de pesos, afirma Juventino Luna Rodríguez, director de Pirotecnia de Tultepec.

De los 300 puestos que originalmente tenía San Pablito, hoy sólo operan legalmente 225 locales, y están pendientes 65 que tienen permisos suspendidos por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), cuyas autoridades federales piden una distancia mínima de 70 metros como cinturón de seguridad a las avenidas en la zona sur y oeste del tianguis, donde hoy sólo hay 55 metros, indica Juventino Luna.

Entre las medidas de seguridad con las que opera el tianguis de San Pablito, están las distancias mínimas de 35 metros entre cada módulo, corta brechas de 15 metros de ancho y un polígono de seguridad de 100 metros respecto a la zona urbana; en cada puesto hay tambos de arena, picos y palas; así como la restricción de mantener pocos kilos de pirotecnia, comenta Luna.

Ahora venden en el tianguis hijos y nietos de fallecidos

San Pablito es hoy el mercado de pirotecnia más seguro del país, asegura Juventino Luna Rodríguez, al recordar que en la detonación del 20 de diciembre de 2016. "Lo que dañó a la gente fue que en la explosión los tabiques se convirtieron en proyectiles".

Hoy, el grosor de los puestos es puro concreto de alta resistencia que aguantan la detonación de la mercancía que hay al interior"; por lo que supervisarán que dentro de cada local no haya más mercancía que la permitida, detalla Luna Rodríguez.

El 20 de diciembre de 2016, la primera explosión inició en el local 6, donde la dueña, al mostrar sus productos, presuntamente un paquete cayó al suelo y eso inició la explosión donde ella falleció junto con sus clientes. Del total de muertos en ese hecho, 70% eran pirotécnicos y 30% visitantes.

"Mi abuela falleció aquí", recuerda Manuel, quien junto con otros hijos y nietos de artesanos pirotécnicos que fallecieron, ahora están vendiendo sus productos en el tianguis, porque esta es una actividad que ha pasado de generación en generación, en la que intervienen abuelos, niños y madres, que por años han vivido de esta actividad, asevera Doc Pirotecnia, promotor cultural de Tultepec.

La investigación de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México sobre las causas de esta explosión, a la fecha o no ha concluido o es un tema congelado, apunta el director de Pirotecnia de Tultepec.

La producción y uso de la pólvora es una actividad legal y permitida que lleva mucho tiempo en el municipio. Desde la época de la Colonia, cuando los españoles trajeron la pólvora, los tultepequenses realizaban bazucazos en el suelo para venerar a San Juan de Dios, su santo patrono, en una actividad que se convirtió en arte, indica Juventino Luna.

La creatividad e ingenio de los artesanos de la pólvora los ha llevado a crear un catálogo de más de 500 "juegos" de artificio, entre ellos los ratoncitos, cometas, palomitas, trabucos, silbatos, craquer, patitos, aviones y abejitas, que los compradores pueden encontrar. Incluso el Instituto Mexiquense de la Pirotecnia da asesoría para la creación de marcas y registro de patentes, asegura Luna.

Estas creaciones no deben llamarse juguetes, son fuegos explosivos, menciona Doc Pirotecnia, promotor cultural de Tultepec, un pueblo de artistas musicales, pirotécnicos y creadores de toritos, mojigangas y alebrijes

"Hasta los perros son pirotécnicos"

De los más de 150 mil habitantes de Tultepec, al menos 30% viven directa o indirectamente de la pirotecnia, y 80% de la población del centro del municipio, sin lugar a dudas son artesanos de la pólvora, refiere Luna Rodríguez.

Los perros y gatos de Tultepec, lejos de espantarse con la detonación de pirotecnia bailotean y persiguen alegres buscapiés y ratoncitos, afirma Doc Pirotecnia, al señalar que si una mascota está mimada le espanta hasta los golpes en una puerta.

Como promotor cultural, preocupado por las tradiciones que dan sustento a un pueblo, el promotor cultural ha creado dos manuales para el manejo seguro de artículos pirotécnicos, luego de que él mismo siendo niño, sufrió quemaduras en la espalda con "ratoncitos".

En el Estado de México, de los 125 municipios mexiquenses, 62 tienen actividad pirotécnica, donde de 2017 a 2018 creció 45% el número de permisos que otorga la Sedena para la fabricación de fuegos de artificio, al pasar de 412 a 752 permisos.

Entre ellos el más importante es Tultepec, llamado la "Capital de La Pirotecnia", seguido de Almoloya de Juárez, Zumpango, Chimalhuacán, Naucalpan y Jaltenco, de acuerdo al Registro Estatal Pirotécnico, proporcionado por el Instituto Mexiquense de la Pirotecnia (IMP).

Autoridades del IMP dijeron que en 2019 se registró un significativo descenso en accidentes pirotécnicos, pues de los 40 registrados en 2017, que dejaron 106 personas lesionadas y 27 fallecidos; en el 2018 hubo 25 detonaciones que provocaron 42 fallecidos y 93 lesionados; mientras que este año, hasta el 18 de diciembre, se registraron 15 accidentes con 12 muertos y 13 lesionados, el último de ellos ésta semana en Almoloya de Juárez.