Javier Corral amenaza una vez más a El Diario de Juárez

El gobernador de Chihuahua advirtió que no se dejaría intimidar y que tomará acciones legales.

Foto: Twitter de Javier Corral.

Redacción / La Voz de Michaocán

Ciudad Juárez.- El gobernador del estado de Chihuahua, Javier Corral Jurado, amenazó de nueva cuenta con tomar acciones legales más fuertes contra El Diario y su propietario Osvaldo Rodríguez Borunda.

El pasado domingo un reportero y un fotógrafo de este medio denunciaron que el jefe de escoltas Juan Manuel Escamilla reaccionó de manera agresiva para impedir que el gobernador fuera fotografiado en una reunión partidista con empleados de gobierno en un hotel de esta ciudad.

PUBLICIDAD

Tras ser cuestionado sobre lo anterior, el mandatario dijo:

 No ha habido ningún incidente como el que se dice, acuérdese que este periódico, usted se refiere a El Diario, ya no saben qué inventar, cuentan muchas mentiras, ya no tienen escrúpulos, ya no respetan ni a sí mismos en las mentiras que cuentan porque están molestos por todo el camino legal que he decidido ejercer en contra de la estrategia de extorsión de Osvaldo Rodríguez Borunda y también adelanto que se van a poner peor he, porque voy a continuar con otras acciones legales más fuertes”.

PUBLICIDAD

Corral acusó al medio de comunicación a falsear información y dijo que no se dejaría intimidar.

Hay que tener mucho cuidado de lo que dicen, no les crean, han perdido todo prestigio, toda credibilidad, ya la gente dice, ‘ya chole’ con El Diario, hoy cuentan otra mentirota con lo del Insabi porque ya no tiene escrúpulos Osvaldo, ya decidió mentir, falsificar, distorsionar, calumniar, pero pues a nosotros eso no nos va a intimidar, cree que con eso vamos a desistir de nuestras acciones legales, tenemos una ruta y vamos a exhibir al extorsionador en toda su dimensión”, agregó.

De acuerdo a la nota publicada por El Diario, Escamilla dijo en tono agresivo al reportero “¿Por qué no te sales?, ¿Qué no te dijeron que es una reunión privada?”, pese a que los periodistas no se encontraban dentro del salón sino en los pasillos del hotel.