Contrataba a jóvenes como edecanes y luego las prostituía, ya está preso

Mauricio “N” se aprovechaba de mujeres, incluidas menores de edad, para que se fotografiaran desnudas y sostuvieran relaciones sexuales

Redacción / La Voz de Michoacán

Toluca, Estado de México. Autoridades del Estado de México detuvieron y vincularon a proceso a Mauricio “N”, quien presuntamente utilizaba la fachada de una empresa de edecanes para el delito de trata de personas y prostitución de mujeres menores de edad.

Por medio de engaños, el sujeto convencía a las jóvenes para que se unieran a la empresa Star Edecanes Teen. En un inicio, las víctimas repartían volantes y bailaban frente a locales comerciales para atraer clientes, pero después eran presionadas para realizar sesiones fotográficas.

PUBLICIDAD

Contenidos relacionados

Dichas sesiones tenían lugar en distintos hoteles del Estado de México, donde las mujeres posaban con ropa transparente y ajustada, para luego desnudarse totalmente; las fotografías eran difundidas, sin su conocimiento, en redes sociales y páginas de internet.

Mauricio “N” cobraba determinada cantidad de dinero a los hombres que asistían a las sesiones realizadas en los hoteles mexiquenses; estos sujetos, en ocasiones, tocaban a las mujeres desnudas y mantenían relaciones sexuales con ellas.

PUBLICIDAD
Mediante distintas páginas y perfiles en redes sociales, Mauricio "N" seguía operando.

“Las víctimas tenían un perfil muy específico, este sujeto se aprovechaba de su baja autoestima, se aprovechaba de su situación de pobreza, de una situación de bajo extracto académico, buscaba que fueran madres solteras pero que tuvieran cinturas pequeñas”, indicó este viernes, en conferencia de prensa, la fiscal Central de Delitos Vinculados a la Violencia de Género, Dilcya García.

La investigación contra Mauricio “N” comenzó en marzo de 2017, luego que una joven de 17 años decidió denunciar los abusos a los que había sido sometida desde que comenzó a asistir a las sesiones fotográficas.

De acuerdo con los reportes, la joven firmó un reglamento que establecía la ropa que debía vestir. Además de que cobraba entre 300 y 500 pesos al día por labores de edecán, hasta que fue presionada para tomarse las fotografías.

La víctima narró que Mauricio sólo le dijo que las fotos serían para armar su “book”, es decir, un catálogo de edecanes. La joven estuvo presente en 20 sesiones y varias veces fue forzada a mantener relaciones sexuales.

El 22 de junio de 2017 la mujer tuvo su última sesión al negarse a tener sexo, lo que provocó la molestia de Mauricio. Fue entonces que decidió acudir a las autoridades, las cuales le dieron total protección.

Por meses, autoridades federales y del Estado de México realizaron inspecciones en los hoteles que la víctima denunció, así como en redes sociales y las páginas de internet donde estaban las fotografías y los videos de las mujeres víctimas de trata y explotación sexual.

Además, el teléfono de este sujeto fue intervenido y se pudo escuchar el momento en que negociaba con otros hombres el precio por asistir a las sesiones fotográficas. Una vez que recabaron las pruebas suficientes y ubicaron al sospechoso, el 13 de diciembre de 2019 obtuvieron una orden de aprehensión.

Mauricio "N", dando a conocer su nuevo negocio.

El 6 de febrero pasado, autoridades mexiquenses y de la Guardia Nacional catearon un inmueble ubicado en Pueblo Nuevo, municipio de Chalco, donde finalmente detuvieron a Mauricio “N”. Durante el operativo también decomisaron cámaras, memorias y equipos de cómputo, así como material fotográfico y audiovisual de contenido sexual.

Días después de la detención, un juez vinculó a proceso a Mauricio “N” para que responda por el delito de trata de personas, en distintas modalidades.

Hasta el momento se desconoce el número exactos de mujeres que fueron víctimas; sin embargo, por el número de cartas firmadas, localizadas durante el operativo, se tiene conocimiento de al menos 20 de ellas.

La investigación contra Mauricio “N” y Star Edecanes Teen aún sigue abierta para dar con los hombres que pagaron para estar en las sesiones fotográficas, así como para determinar si los dueños de los hoteles tenían conocimiento de estas actividades.

Sin embargo, las páginas y perfiles de Facebook siguen activos.