La reforma educativa, sólo un primer paso: Suma por la Educación

Notimex/ La Voz de Michoacán México, 5 Mar..- El secretario ejecutivo de Suma por la Educación, Francisco Landero Gutiérrez, consideró que la reforma educativa es importante pero sólo es un primer paso de muchas otras que deben seguirle, como la de las normales, la currícula y la distribución del gasto en el sector. PUBLICIDAD En …

reformaeducativa1q

Notimex/ La Voz de Michoacán
México, 5 Mar..- El secretario ejecutivo de Suma por la Educación, Francisco Landero Gutiérrez, consideró que la reforma educativa es importante pero sólo es un primer paso de muchas otras que deben seguirle, como la de las normales, la currícula y la distribución del gasto en el sector.

PUBLICIDAD

En la inauguración del XI Congreso Educativo Internacional "Estrategias didácticas para los retos educativos del siglo XXI", asentó que la responsabilidad de esta reforma no recae únicamente en quienes toman las decisiones, sino también en quienes las llevan a la práctica.

Pero sólo funcionará en la medida en que participen y se den cambios en la escuela, sentenció Landero Gutiérrez, quien agregó que la reforma no se hace sólo "cortando cabezas, sino venciendo el mal con el bien y trabajando con mucha honestidad y voluntad".

Dejó claro que no es una reforma privatizadora y que, por el contrario, pretende eliminar la coacción que durante muchos años ha realizado un pequeño grupo y que la tiene privatizada en estos momentos.

PUBLICIDAD

También señaló que los derechos laborales de los buenos maestros no están en riesgo y quienes deben temer son los que no asisten a las clases, porque están distraídos en otros temas, o aquellos que no quieren someterse a la evaluación.

El dirigente del organismo dio a conocer que trabaja en la redacción de una Ley General de la Educación, que presentará al gobierno y a los legisladores para enriquecer la legislación secundaria.

A su vez, el director de Desarrollo Curricular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Hugo Balbuena, estableció que la calidad educativa es la asignatura pendiente y no es responsabilidad únicamente de los maestros frente a un grupo, sino de toda la sociedad.

Esa perspectiva implica un cambio cultural en el sentido de que los alumnos no sólo reciban información, sino que las escuelas se conviertan en un espacio social y de producción de conocimientos.