Cubanos marchan por la paz en el puente internacional Reynosa-Hidalgo

Defendieron su estancia en México pues dijeron que no trasgreden las leyes, y por medio de la marcha sólo deseaban agradecer que se les reciba con amor

El Universal / La Voz de Michoacán

Reynosa Tamaulipas. Aunque el Puente Reynosa-Hidalgo cerró sus puertas a temprana hora y helicópteros de la Policía Federal y de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos realizaban rondines de vigilancia, cientos de cubanos lograron llegar a mitad del cruce internacional, con banderas y flores blancas, para expresar su agradecimiento a ambas naciones por arroparlos y resguardarlos.

Los cubanos que se encuentran albergados en Reynosa hasta que Estados Unidos defina su situación migratoria portaron banderas y flores blancas durante la marcha por la paz que encabezaron desde la Plaza Principal hasta el Puente Internacional.

PUBLICIDAD

Defendieron su estancia en México pues dijeron que no se encuentran trasgrediendo las leyes del país y por medio de la marcha sólo deseaban agradecer que se les reciba con amor y se les permita a muchos de ellos, trabajar para continuar sosteniéndose económicamente.

"Muchos tienen un mensaje erróneo de la migración cubana, no somos como nos pintan, no violamos fronteras, nosotros no atacamos al pueblo de México, nosotros no destruimos parques, no rompemos cercas, no tiramos piedras. Nosotros, sencillamente somos emigrantes pacíficos en busca de un futuro mejor para nosotros y nuestras familias", expresaron los migrantes.

PUBLICIDAD

Yoandry Bolaños, quien desde hace seis meses se encuentra en Reynosa, comentó que sólo buscan llamar la atención para que el mundo se entere de que por medio de la paz se pueden lograr muchas más cosas en beneficio colectivo.

"Nuestra posición es pacífica, estamos en contra de lo que ha pasado en Chiapas, queremos decirles a los migrantes hondureños que lo que están haciendo no está bien, que ese no es el método, deben trabajar con buena voluntad para que todo fluya de la mejor forma".

Yoandry Bolaños, migrante cubana.

Indicó que sólo en Reynosa se encuentran cerca de 3 mil cubanos, quienes esperan que sus solicitudes de asilo sean resueltas por las autoridades de Estados Unidos.

"Vivimos en condiciones difíciles porque la solicitud de asilo se demora mucho, la espera es larga, algunos llevan un año esperando respuesta, pero tenemos que esperar y no desafiar a las leyes mexicanas porque ese no es nuestro papel".

Indicó que por el momento han aceptado empleos en Reynosa para poder salir adelante, muchos otros han emprendido negocios que han tenido éxito en esta frontera.

"Muchos son médicos, ingenieros, licenciados y hoy los vemos lavando platos para sobrevivir. La situación de empleo es difícil porque las empresas no garantizan la estancia en los empleos. Hay empresas que nos brindan empleo y sus prestaciones legales como a cualquier mexicano y otras que sólo nos tienen de forma temporal".

Los cubanos lograron arribar al Puente Internacional Reynosa-Hidalgo, donde se había colocado una barrera y ya los esperaban elementos de la Policía Federal.

El contingente se acercó y por medio de un altavoz agradecieron a los gobiernos de México y Estados Unidos el que se les brinde resguardo y apoyo.

"Nuestro mensaje es de paz para el pueblo mexicano que nos ha abierto las puertas de esta gran nación y para Estados Unidos, donde muchos de nosotros ya tenemos nuestras solicitudes de asilo. Queremos agradecer a Dios por permitirnos llegar a este día porque buscamos una patria de libertad y esperanza", manifestaron.

Agradecieron además, a los jueces de las cortes estadounidenses por estudiar y revisar cada una de las solicitudes de asilo que los cubanos han presentado.

"Venimos huyendo de una dictadura, de un país al que ya no podemos regresar porque somos oprimidos. Queremos agradecer al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por ayudar a los migrantes cubanos, nunca lo olvidaremos y sabremos ser agradecidos".

Guillermo Dávila, elemento de la Policía Federal, recibió un documento firmado por los cubanos a fin de hacerlo llegar al gobierno federal.

Posteriormente el contingente se dirigió justo a la mitad del cruce internacional donde entregaron flores blancas y otro documento firmado a elementos del CBP como agradecimiento para el gobierno de Estados Unidos.