Proponen estrategias para mitigar vulnerabilidad de grandes ciudades

Notimex / La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Ciudad de México. Para el 2030, 60 por ciento de la población del mundo habitará en ciudades, muchas de las cuales son vulnerables a factores climáticos, geográficos y geológicos, advirtieron los arquitectos estadounidenses Marion Weiss y Michael Manfredi. Al participar en el Foro Internacional “El Futuro de …

Foto: Tomada de vimeo. Weiss y Manfredi coincidieron en que las ciudades deben tener en cuenta sus condiciones naturales para el diseño de los espacios.

Notimex / La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Ciudad de México. Para el 2030, 60 por ciento de la población del mundo habitará en ciudades, muchas de las cuales son vulnerables a factores climáticos, geográficos y geológicos, advirtieron los arquitectos estadounidenses Marion Weiss y Michael Manfredi.

Al participar en el Foro Internacional “El Futuro de las Ciudades”, realizado en el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, los urbanistas neoyorquinos advirtieron que inundaciones, temblores y huracanes son algunos de los factores que se deben considerar en las ciudades.

Debido a que es muy grande el crecimiento urbano, es necesario que, en la medida de lo posible, los futuros desarrollos se planeen a partir de aprovechar condiciones topográficas y posibilidades técnicas, para mejorar los espacios y hacerlos más amigables.

PUBLICIDAD

Expusieron algunas de las intervenciones en las que han participado, donde incorporan espacios verdes a las propias construcciones y utilizan elementos de cristal y espacios interiores abiertos en varios niveles, para generar la sensación de respeto a la naturaleza.

Con ello se logra, comentaron, disminuir el impacto de fenómenos meteorológicos e incluso utilizar las condiciones ambientales a favor de los usuarios de los edificios.

A manera de ejemplo, señalaron su diseño del edificio sede de la Embajada de Estados Unidos en Nueva Delhi, India, donde abundan los árboles, palmeras, espacios abiertos e incluso hay un gran estanque, que también sirve de tanque de almacenamiento de agua para uso de la sede diplomática.

En ese sentido, Weiss y Manfredi coincidieron en que las ciudades deben tener en cuenta sus condiciones naturales para el diseño de los espacios y tener en cuenta que recuperar la naturaleza en la ciudad, no sólo es posible, sino necesario.

En el caso de la Ciudad de México, presentaron como ejemplo de una buena funcionalidad y amalgama entre naturaleza y arquitectura, el espacio frente a la Rectoría de Ciudad Universitaria, espacio natural para la vida y convivencia estudiantil.

Ese tipo de combinación entre naturaleza y funcionalidad, es la que se debe de buscar en el diseño de las ciudades del futuro, para garantizar una convivencia más armónica y mitigar hasta cierto punto el impacto de los fenómenos naturales, incluyendo el cambio climático.