Advierten síntomas de sequía en Michoacán

Redacción/La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Morelia, Michoacán. Pese a los pronósticos climatológicos de aumento de lluvia a nivel nacional, en Michoacán prevalecen indicadores “anómalos” que podrían derivar en otro temporal de extrema sequía, sobre todo en lo que respecta a la región hidrológica del Bajo Balsas y los municipios colindantes con el estado de …

Foto: Tomada de Internet. Destacó que la comunidad científica de la UNAM responsable de estas investigaciones  ha buscado coordinarse.

Redacción/La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Morelia, Michoacán. Pese a los pronósticos climatológicos de aumento de lluvia a nivel nacional, en Michoacán prevalecen indicadores “anómalos” que podrían derivar en otro temporal de extrema sequía, sobre todo en lo que respecta a la región hidrológica del Bajo Balsas y los municipios colindantes con el estado de Guerrero.

Lo anterior, ha puesto  en alerta a la comunidad científica  respecto a la necesidad de extremar precauciones para con la población de la región, toda vez que, recientemente en años pasados, salieron de la peor crisis de falta de agua de los últimos 50 años.

La doctora Ana Burgos Tornadú, científica del Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA) de la Universidad Autónoma de México (UNAM), campus Morelia y especialista en Sistemas Complejos Ambientales y Estudios para el Desarrollo Comunitario y el Manejo Territorial en ambientes tropicales secos advirtió sobre las condiciones climatológicas que prevalecen en el estado.

PUBLICIDAD

Lo que estaban anunciado era la manifestación de un año de la niña. Lo que sí puede llegar, es que puede ser otro año anómalo y extremo por falta de lluvias y temperaturas. Nos pone en alerta por ser un año anómalo y extremar precauciones para enfrentar la incertidumbre y como trabajamos con las comunidades y no sabemos lo que va pasar. Tenemos que construirnos como sociedad .No se puede predecir y tenemos que estar preparados para todo lo que tiene que ver con la sequía. Que las comunidades se preparen con lo que tienen”, explicó la investigadora en entrevista para La Voz de Michoacán.

Fueron prácticamente 3 años en que el fenómeno del “Niño” amplificó  el deterioro de la región en su conjunto, con lo que señaló, son “efectos que entrelazan y se retroalimentan”, llevando a una situación límite, de la cual sus resultados podrían incluso llegar a ser sorpresivos, como el tema de la migración y los conflictos entre comunidades, por lo que evidenció, se hace más difícil la recuperación del tejido social con el paso del tiempo.

Destacó que la comunidad científica de la UNAM responsable de estas investigaciones  ha buscado coordinarse con dependencias estatales y federales para acercar apoyos que permitan a los municipios enclavados en esta región a sobrevivir a los embates del temporal.

Coinciden estos municipios, en alta incidencia en marginación social y pobreza, por lo que los especialistas urgieron a que se tomen medidas  no solo a nivel municipal y estatal, sino a nivel regional con el estado de Guerrero.

“Esta región está muy desatendida. Con la comisión estatal del agua y gestión de cuenca se han llegado a visitas pero no hay capacidad de actuar. Entonces esto se repite y esto va sumando y hay que enfatizar que no es un cuadro aislado. Una sequía significa agonía para el patrimonio de una familia. No permite que se recuperen de la situación. Hay que entender que no es una ola de calor que viene después de un año húmedo”, manifestó.

Advirtió que en investigación de campo por parte de del CIGA, han logrado documentar casos de extrema deshidratación, desnutrición, descomposición  del núcleo familiar por el estrés que genera la  pérdida patrimonial. Incluso, ante la falta de cultura, han detectado un creciente consumo de bebidas alcohólicas y altamente azucaradas que lejos de beneficiar a la salud de la población, han comenzado afectar directamente.

Vemos casos de deshidratación y desnutrición porque sabemos que no hay agua, y es muy escasa, y el dinero es muy escaso. La población está carente de agua para enfrentar una situación de tal magnitud. La región tiene temperaturas muy elevadas. Otra vez se siguen juntando elementos de estrés en la región. No hay atención en las comunidades más alejadas de las cabeceras. Siguen exacerbando la región en las comunidades. Hay una tremenda cultura de la cerveza y el refresco para la sed. El refresco empeora la deshidratación. Hay que extremar recomendaciones con agua y preparación de sueros con sal, azúcar y limón y mantenerse tomando bebidas.

Sólo en esta temporada de calor, los municipios de la región Tierra Caliente de Huetamo han registrado temperaturas del orden de los 40 grados centígrados, lo que sumado a la resequedad de los suelos, ha vuelto compleja la producción alimentaria.

La Secretaría de Desarrollo Rural y Agroalimentario (SEDRUA), ha  destacado que con base a los niveles de las presas del estado, han desestimado afectaciones por la temporada de calor 2018, sobre todo por la gran cantidad de reservas con las que cuentan actualmente las 25 presas ubicadas en las dos regiones hidrológicas de nuestro estado.

Al momento, la Comisión Nacional del Agua en su delegación en Michoacán han detectado un 70 por ciento de abastecimiento en su capacidad. En lo que se destacó, las lluvias atípicas de los meses de abril y mayo permitieron que los volúmenes de agua se mantuvieran estables.