Controlan plagas en cultivos de Uruapan

Rogelio Arellano/La Voz de Michoacán   Uruapan, Michoacán.  Oficialmente, a través de incineraciones y otros controles químicos, fueron erradicados los recientes focos de infestación de la plaga conocida como “mosca del vinagre de alas manchadas” acción que permite mantener blindados en el estado los cultivos de frutillas (zarzamora, fresa, frambuesa y arándano) los cuales en …

Foto: Cortesía. Las acciones para saber y entender el comportamiento de este insecto con el fin de reducir a la máxima capacidad.

Rogelio Arellano/La Voz de Michoacán

 

Uruapan, Michoacán.  Oficialmente, a través de incineraciones y otros controles químicos, fueron erradicados los recientes focos de infestación de la plaga conocida como “mosca del vinagre de alas manchadas” acción que permite mantener blindados en el estado los cultivos de frutillas (zarzamora, fresa, frambuesa y arándano) los cuales en conjunto abarcan una superficie de casi 20 mil hectáreas en al menos 15 municipios, principalmente del centro y occidente michoacano.

PUBLICIDAD

De acuerdo a Luna Linda Hernández Vaca, responsable del programa fitosanitario para el combate, erradicación y control de la citada plaga en el Comité Estatal de Sanidad Vegetal (CESV), informó que a raíz de la aparición de esta plaga en el año 2011, se ha logrado concientizar a los propios productores en cuanto a que adopten medidas preventivas, sobre todo con procesos adecuados para destrucción de fruta no comercializada y evitar los tiraderos clandestinos que representan la principal fuente de propagación de esta plaga.

Añadió que por parte del Cesv, con el auxilio de las juntas locales de sanidad vegetal de las regiones de Los Reyes, Zamora, Uruapan, Ziracuaretiro y Ario de Rosales (principales productores de frutillas con el 80 por ciento de la producción) se realizan fumigaciones en las áreas marginales donde existen arbustos o frutos silvestres que son hospederos de este insecto y que también representas riesgos de infestación.

PUBLICIDAD

Las acciones para saber y entender el comportamiento de este insecto con el fin de reducir a la máxima capacidad su presencia en zonas productoras de frutillas, se realiza a través de una red estatal compuesta por cientos de trampas  que son monitoreadas los 365 días del año, lo que permite detectar oportunamente su incidencia y ubicar los posibles focos de infestación antes de que la propagación alcance niveles de daño en los cultivos. “Sin control, esta plaga puede dañar el 80 por ciento de la producción”, dijo.

Detalló que los más recientes focos de infestación en áreas marginales, se detectaron en las regiones de Zamora y Los Reyes con mucha menor incidencia en Uruapan, Ziracuaretiro y Ario de Rosales. “Ahí, en esta ocasión y en anteriores acciones se ha actuado de acuerdo a los protocolos que marca el plan de acción diseñado por el gobierno federal a través de la Secretaría de Agricultura con el apoyo de la Dirección General de Sanidad Vegetal (DGSV) y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA).

Es decir, abundó, por ser una plaga de importancia económica dado el gran daño a la producción y desde luego la rentabilidad para el productor, se tiene la obligación de actuar de manera permanente y a casi 8 años de establecido este protocolo el panorama de esta plaga se mantiene “bajo control”, precisó la especialista.