Sufre la cuenca de Cuitzeo; recursos federales son insuficientes

Héctor Jiménez / La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Morelia, Michoacán. Continúa la contaminación sobre la cuenca de Cuitzeo, pues la mayoría de los municipios de la región no cuentan con plantas para tratar las aguas residuales que van a desembocar al lago de esta localidad, y a ello se suma que en los últimos …

Foto: Tomada de Internet. La mayoría de los ayuntamientos que convergen al Lago de Cuitzeo no cuentan con plantas para tratar las aguas residuales que van a desembocar al embalse.

Héctor Jiménez / La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Morelia, Michoacán. Continúa la contaminación sobre la cuenca de Cuitzeo, pues la mayoría de los municipios de la región no cuentan con plantas para tratar las aguas residuales que van a desembocar al lago de esta localidad, y a ello se suma que en los últimos años los recursos federales para atender este problema prácticamente han sido cortados a la mitad en varias ocasiones, así lo señalaron autoridades de Comisión Estatal del Agua y Gestión de Cuencas del estado.

“El municipio que menos contamina a nivel porcentaje de población es Morelia, Morelia trata alrededor del 75 por ciento de sus aguas residuales, luego le sigue Zinapécuaro. Entre Zinapécuaro y Morelia son los que menos contaminan al lago. Después, todos los demás no tienen planta de tratamiento, salvo Cuitzeo, que a partir de este año la Federación, el estado y el propio municipio le vamos a meter 7 millones de pesos para rehabilitar la segunda parte del humedal y pueda funcionar al 98 por ciento”, explicó Germán Tena Fernández, coordinador general de la comisión, en entrevista con medios.

 

PUBLICIDAD

También puedes leer: Desde distintas trincheras, buscan rescatar lago de Cuitzeo

 

Respecto al caso de Morelia, matizó que pese a ser el municipio con mayor porcentaje de tratamiento, también es el que más contamina, porque vierte entre 300 y 400 litros por segundo de aguas residuales, aunque aun así es considerado como un ejemplo en la materia, pues genera más del mil 800 litros de aguas residuales por segundo, de las cuales entre el 75 y 80 por ciento son tratadas, mientras que otras poblaciones de la región ni siquiera cuentan con un planta para este fin.

“Los demás no tiene planta. Tarímbaro no tiene planta, Copándaro tiene una planta que no está funcionando, no está terminada, Huandacareo hicieron un monumento a lo que no se debe hacer en administraciones pasadas con una planta que nunca funcionó. Santa Ana Maya tampoco tiene y Chucándiro tampoco tiene planta. Copándaro tendrá pequeñas plantitas, una en Santa Rita. Santa Ana Maya tampoco tiene planta, tiene una que se hizo hace varias administraciones anteriores pero que tampoco funciona por el método que tiene y que es muy difícil conseguir esa sustancia química con la que tratan el agua residual”, detalló el titular de la Comisión de Cuencas.

Cuestionado sobre el acceso a recursos federales para poder resolver este problema, señaló que los fondos han tenido reducciones de hasta el 50 por ciento en los últimos tres años, por lo que se debe contemplar la posibilidad de aceptar la participación de empresas privadas para atender el fenómeno.

Faltan recursos, desde hace tres años ha ido disminuyendo la inversión pública en saneamiento de agua. Con Peña Nieto la Conagua tenía alrededor de 104 mil millones de pesos a nivel anual de presupuesto, en su último año tuvo 52 mil millones, o sea que bajó casi un 50 por ciento. Y del último año de Peña Nieto de 52 mil millones, al primer año de Andrés Manuel, bajó a 24 mil 500 millones, otra mitad más”.

“Es muy poco el recurso, por eso tenemos que romper paradigmas, abrir nuestras mentes y aceptar la inversión público privada en las plantas tratadoras de aguas residuales. Yo creo que en el futuro el agua residual tratada va a ser un muy buen negocio, ya que sea público o público privado o privado. Hay dos formas una APP (Asociación Público Privada) o una concesión”, explicó Tena Fernández.

Recientes lluvias apenas mojaron el suelo

Sobre la condición que actualmente muestra el Lago de Cuitzeo, el coordinador respondió que si bien el cuerpo de agua pudo aumentar su nivel, las recientes lluvias apenas “alcanzaron a mojar el suelo árido”, de manera que así persiste la urgencia de que haya mayores precipitaciones pluviales, pues la pasada temporada de estiaje resultó muy severa.

“Ahorita está bien, están sus dos vasos llenos. Las lluvias de hace una semana no llenaron mucho, apenas alcanzaron a mojar el suelo seco o árido que se tenía. Urge que llueva, yo creo que se ha dado la temporada de mayor estiaje en cuanto al tiempo, prueba de ello es la medición de la Presa J. Múgica, su nivel más bajo lo alcanzó hace una semana y ahorita no se ha podido recuperar. Esperemos que vengan aguas, el pronóstico es que va a haber 19 ciclones en el Pacífico, de los que cuatro a o cinco serán huracanes, pero también el pronóstico nos dice que va a haber menos acumulativo de lluvias”.