Morena ya tiene delegada en Michoacán: Gricelda Valencia llega a tomar riendas del partido

La senadora por el estado de Colima es la nueva delegada de Morena en Michoacán para proceso electoral

Foto: Senado.

Jorge Manzo / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Después de una larga temporada de vacíos, desorganización y sin una cabeza visible que llevara la batuta de la dirigencia estatal de Morena, finalmente comienza a enderezarse el camino con la llegada de la senadora Gricelda Valencia de la Mora, quien asume las riendas del partido guinda frente el proceso electoral. Su arribo se da en un momento crucial para la definición de candidatos a los mil 188 cargos que se renovarán.

“Sus funciones serán las de generar condiciones y espacios de diálogo entre los órganos locales del partido, los aspirantes a un cargo de elección, militantes y simpatizantes; buscar la conciliación del partido; y generar consenso en la ruta de trabajo para alcanzar la Cuarta Transformación a nivel local”, los puso sobre la mesa el dirigente nacional Mario Delgado Carillo, al presentarlos oficialmente.

PUBLICIDAD

Es la primera delegada que tiene Morena en Michoacán y que no es originaria del estado; es pedagoga de profesión y nació en Colima. Antes de militar en el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador, fue arropada por el bloque aliancista que construyeron el PRD, Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo en 2012 rumbo a una diputación federal. En 2018 llegó a la Senaduría, tras la renuncia de una de las contendientes.

Valencia de la Mora recién atravesó por un escándalo en su estado, luego de que se le acusara de invitar a militantes de Morena a participar en la asamblea constitutiva de la organización “Fuerza Social por México”, hoy partido político fundado por su compañero en el Senado, Pedro Haces Barba, y seriamente ligado con el gobierno de López Obrador. En su estado natal, advirtieron que se le iniciaría un proceso por su conducta.

PUBLICIDAD

En Morena por lo menos 30 personajes tienen la inquietud de participar en el proceso para la selección del candidato a la gubernatura. Sin embargo, hasta hace poco reconocían que no existía un interlocutor válido para celebrar acuerdos firmes, debido a que la única figura de representación era la del presidente del Consejo Político Estatal, José Apolonio Albavera, pero acotado en atribuciones.

Este escenario ponía en desventaja a Morena, pues mientras la oposición ya teje acuerdos rumbo a la selección de sus perfiles, el partido guinda seguía enfrascado en luchas internas. El instituto político está en una “olla de presión” debido a que en poco más de un mes deben registrar el proyecto que los representará en la candidatura por la gubernatura. El Bloque Opositor ya ha celebrado incluso mesas de diálogo.

Peor aún, en Michoacán aún tampoco han definido si Morena irán en bloque con los partidos del Trabajo y Verde Ecologista, con quienes han sido aliados a nivel nacional para concretar la llamada “cuarta transformación”. Los tres partidos se han desafiado, y han asegurado que tienen suficiente fuerza para ir solos. A contrarreloj tendrán que dialogar con las dirigencias para conocer sus intenciones, y comenzar con el proceso de negociación si es que se podrían concretar.

El Consejo Político de Morena está controlado por al menos 5 grupos, aunque la mayoría simpatiza con David Soto Quizaman y Julio Pegueros, a quienes se les ubica como “Morenos de corazón”, así como “Los Pérez”, que representa el profesor Juan Pérez. El resto es del exdelegado, Sergio Pimentel Mendoza y del delegado del Bienestar Roberto Pantoja Arzola y el diputado federal Carlos Torres Piña.

Según los métodos del instituto político, el máximo órgano de gobierno de Morena tiene la facultad para otorgar hasta 3 boletos para los aspirantes que busquen la candidatura a la gubernatura, y de esta manera calificar a la ronda de la encuesta que será el último mecanismo con el que definirán a su abanderado. Entre sus mecanismos también destaca la asignación directa desde la dirigencia nacional.

Mario Delgado pidió a la delegada a no convertir dichas designaciones en un espacio de negociación política ni de privilegios, pues dijo, es momento de definiciones, de dejar atrás los conflictos y trabajar en equipo para mantener la confianza y el cariño que el pueblo de México ha depositado en Morena. Al igual que a Valencia de la Mora, también designaron a otros 14 delegados y a los representantes de la Comisión Nacional Electoral.

Entre los designados por la dirigencia nacional también destacan los michoacanos Casimiro Méndez Ortiz e Hirepan Maya Martínez. Ambos son legisladores plurinominales, aunque el primero es senador de la República y otro es diputado federal. Ellos se encargarán de la organización de los procesos estatales en Baja California Sur y Colima, respectivamente. “Su tarea es fundamental para lograr los objetivos trazados”.