Dictan libertad condicional a anciano que mató a su esposa en EUA

Notimex / La Voz de Michoacán Phoenix, 30 Mar.- Un octogenario residente de Arizona, que se declaró culpable de matar a su esposa, fue sentenciado a libertad condicional sin supervisión, en lo que el juez calificó como un fallo en el que se imparte «la justicia con ánimos de misericordia». George Sanders, de 86 años, …

prision

Notimex / La Voz de Michoacán
Phoenix, 30 Mar.- Un octogenario residente de Arizona, que se declaró culpable de matar a su esposa, fue sentenciado a libertad condicional sin supervisión, en lo que el juez calificó como un fallo en el que se imparte "la justicia con ánimos de misericordia".

George Sanders, de 86 años, le disparó a su esposa después de que supuestamente ella le suplicó que lo hiciera, tras décadas de vivir con esclerosis múltiple, señalaron este sábado fuentes judiciales.

PUBLICIDAD

El anciano, quien era el único encargado de la atención de su esposa, también tiene algunos problemas de salud que le habían dificultado cuidarla en los últimos años.

La esposa de Sanders, de nombre Virginia, iba a ser internada en un asilo de ancianos, cuando él le quitó la vida.

PUBLICIDAD

Los familiares de la mujer pidieron clemencia al juez al decidir la sentencia, anunciada la víspera y que podría haber sido de hasta 12 años de prisión.

"Estoy totalmente convencido de que las visitas al médico, las citas, las llamadas telefónicas a los médicos y el estar esperando una cama de hospital llevó a mis padres a la decisión que tomaron juntos (...) No culpo a mi padre", dijo al juez uno de los hijos del matrimonio.

La pareja se había trasladado a Arizona desde el estado de Washington a principios de 1970, ya que las condiciones eran mejores para la salud de la señora Sanders.

George Sanders declaró al juez: "Su señoría, conocí a Virginia cuando ella tenía 15 años y la he amado desde que tenía 15 años de edad".

"La amaba cuando ella tenía 81 años", afirmó Sanders, quien añadió: "Ha sido una bendición y yo estaba encantado de cuidar de ella. Lo siento por todo el dolor y la pena que he causado".

El propio procurador a cargo de presentar la acusación por homicidio pidió al juez imponer la sentencia de libertad condicional sin supervisión, haciendo hincapié en la singularidad de la situación.