El "Z-40" entre los trasladados de Jalisco a Cefereso de Buenavista, Michoacán

Miguel Ángel Treviño, alias el Z-40, es uno de los mayores símbolos de la violencia en el crimen organizado en México.

Foto: Twitter.

Morelia, Michoacán.

Morelia, Michoacán. Desde el pasado miércoles se supo que un grupo de 380 reos fue trasladado del penal federal de Puente Grande, Jalisco, al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) ubicado en el municipio de Buenavista, lo que generó un fuerte operativo de seguridad.

Al ser reos considerados de alta peligrosidad el operativo fue coordinado entre autoridades locales, la Guardia Nacional y la Marina, mismas que resguardaron la zona por tierra y aire, como las partes colindantes del municipio de Apatzingán.

PUBLICIDAD

El traslado se dio el 30 de junio y entre los reos estuvo Miguel Ángel Treviño Morales “El Z-40”, uno de los fundadores de “Los Zetas” y quien ha sido removido en al menos dos ocasiones de prisión, pues ha pasado del Centro Federal de Readaptación Social 1 en Almoloya de Juárez, Estado de México, a Puente Grande, Jalisco, por riesgo de fuga. Luego el martes pasado fue  traído al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) 17, en Buenavista Tomatlán, en la tierra caliente de este estado.

Los traslados han sido de manera sorpresiva, pues de acuerdo con los abogados, citados por medios nacionales, el pasado lunes 8 de junio su abogado presentó un juicio de amparo, después de acudir a la prisión de Estado de México y no encontrar a su cliente.

PUBLICIDAD

La defensa del narcotraficante acusó ante un juez federal de la Ciudad de México que su defendido fue víctima de tortura, tratos crueles y se buscaba practicarle “desaparición forzada para someterlo a una ejecución extrajudicial”.

 “El Z-40” impondría la moda de desmembrar cuerpos disolviéndolos en ácido o derritiéndolos en contenedores de aceite. Se caracterizaba por ser sumamente cruel con sus enemigos y, de acuerdo con la información que proporcionó la Marina Armada de México cuando fue capturado el 15 de julio del 2013, el cartel veracruzano era el más violento de la república en ese momento.