De los 35 cuerpos en fosas de Uruapan y Coeneo, sólo 4 están identificados

Según la FGE, 2 de los muertos de Uruapan eran de Jalisco y ya los entregaron a sus deudos; en el caso de Coeneo, 2 perfiles genéticos se identificaron

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. De las 35 personas que fueron encontradas en fosas clandestinas en Michoacán en este mes de febrero, únicamente 4 han sido identificadas; el resto siguen en proceso de conformación de perfiles genéticos, investigación y cruce de datos con reporte de personas desaparecidas tanto en Michoacán como en otros estados.

Según información de la Fiscalía General del Estado, dos de las personas encontradas en el municipio de Uruapan a inicios de febrero eran del estado de Jalisco y ya fueron entregadas a sus familiares. Para el caso de Comanja, en el municipio de Coeneo, son 2 perfiles que se lograron identificar.

PUBLICIDAD

Los 24 cadáveres que se encontraron en Coeneo siguen a resguardo del Servicio Médico Forense en espera de que se actualicen y se generen los perfiles genéticos de todos los cuerpos, a la espera de que los datos se puedan cruzar con otros recabados de la brusquedad de personas desaparecidas en el estado de Michoacán.

Contenidos relacionados

Cuestionado sobre la situación, el fiscal Adrián López Solís informó que siguen las investigaciones en torno al origen de estas fosas, sobre las cuales advirtió que ya se tiene detenidas y vinculadas a proceso a personas involucradas. Asimismo, se siguen los procesos legales para la extinción del dominio de los predios en donde se localizaron las fosas.

PUBLICIDAD

“Para el caso de Uruapan tenemos dos cuerpos entregados a los familiares, identificados, y otros dos que fueron identificados por los archivos de huellas digitales y que corresponden a dos personas de Jalisco. En el caso de los demás no han sido identificados y hemos conformado las fichas básicas con los correspondientes datos, con el perfil genético, para cuando se presente un familiar se pueda hacer un comparativo de referencia. En el caso de la fosa de Comanja, en este momento mantenemos los cuerpos a resguardo porque estamos integrando las fichas de identificación y obtener en los exámenes los perfiles genéticos”, explicó.

El 19 de febrero se hallaron 11 cuerpos en una fosa en Uruapan.

La región más afectada hasta el momento por las fosas clandestinas es la de Uruapan, donde se localizó una de las más grandes en los meses recientes. Versiones extraoficiales revelan que, en el caso de Uruapan, trabajadores de la construcción descubrieron la fosa mientras realizaban excavaciones, lo cual interrumpieron al momento de que se toparon con bolsas con restos humanos en su interior.

No obstante, Coeneo superó todas las cifras con un predio que contenía al menos 24 cuerpos. Al respecto, preocupa la tendencia de inhumar de manera ilegal los cuerpos en Michoacán. A decir de las autoridades, aún no existen indicios que puedan soportar la tesis de que han aumentado en estas condiciones.

“Aunque tenemos indicios que puedan corresponder a personas privadas de la vida antes del hallazgo preferimos esperar antes de entregar los cuerpos. Había denuncias de personas desaparecidas, es parte de la tarea que tenemos, tomamos hoy una denuncia, agotamos la investigación y detuvimos a personas y las vinculamos por esos hechos. Estamos en proceso de agotar esa misma acción”, dijo el fiscal.

En Comanja, municipio de Coeneo, se exhumaron 24 cadáveres

A nivel estatal son casi 3 mil 500 personas las que se encuentran desparecidas, de las cuales, si bien se han encontrado algunos casos en condiciones de fallecidos, también restan casos por actualizarse. Sólo en 2019, se detectaron cerca de 600 casos de desaparición, de las cuales, poco más de la mitad se han encontrado. El resto siguen siendo buscadas por autoridades y sus propios familiares, con lo que los listados de personas desaparecidas de los últimos 15 años siguen creciendo.

En voz de activistas, preocupa que prácticamente todos los días sigue creciendo la cantidad de personas desaparecidas. Los homicidios, la violencia, el crimen organizado y muchos otros factores siguen incidiendo en este fenómeno.

Por esta razón, exigen que el Semefo cumpla con su parte en los trabajos de investigación, así como que socialicen los datos del banco de ADN con otras entidades para agilizar los procesos de búsqueda y que las familias no tengan que peregrinar por otros estados para conseguir información que les lleve a sus familiares.