Guardia Nacional confunde con ladrón a un estudiante en Lázaro Cárdenas y lo balea; la CEDH ya interviene

Minutos antes se había registrado un asalto y los guardias nacionales consideraron sospechoso al jovenm quien sólo iba a la tienda

Foto, archivo.

Redacción / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) inició una queja de oficio por el caso de un joven estudiante baleado durante un operativo efectuado por elementos de la Guardia Nacional en la tenencia de Las Guacamayas.

Por instrucción del encargado del despacho de la CEDH, Uble Mejía Mora, el visitador Regional de Lázaro Cárdenas, Agustín Zapién Ramírez, integró el expediente LAZ/191/2020 por violación al derecho a la integridad y seguridad personal, mismo que se remitirá de manera inmediata a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por cuestión de competencia, al ser la Guardia Nacional una corporación federal.

PUBLICIDAD

Sobre el caso, se sabe que, al confundirlo con un ladrón, los elementos de la Guardia Nacional dispararon contra el joven de 23 años de edad.

La agresión se registró durante la noche de este martes en la calle Carapan, en la colonia Aníbal Ponce, de la citada tenencia, donde los uniformados interceptaron y abrieron fuego contra quien fue identificado como Meracik J.M.V., estudiante universitario con domicilio en la referida colonia.

PUBLICIDAD

Ante medio locales, vecinos y familiares comentaron que el joven iba a una tienda de abarrotes cuando fue baleado por los soldados de la Guardia Nacional, que lo confundieron con un asaltante que minutos antes había despojado a una mujer de 300 pesos en efectivo.

Fue entonces que personal de Protección Civil Municipal llegó al lugar para brindar al joven los primeros auxilios, ya que recibió dos balazos en un brazo.

Además, trascendió que el lesionado fue amenazado por los guardias nacionales para no que denunciara lo ocurrido, mientras que un reportero local fue amedrentado al cubrir el hecho.

Al respecto, la CEDH señaló que toda detención, sometimiento y aseguramiento de cualquier persona debe estar prevista como delictiva por la legislación o como falta administrativa por las leyes secundarias para no violentar la normatividad, y para que prevalezca en todo momento el respeto a los derechos humanos.