Localizan cuatro cadáveres calcinados en Briseñas

Briseñas, Mich.- Autoridades policiacas localizaron cuatro cadáveres calcinados en el municipio de Briseñas, los cuales se encontraban en el interior de una camioneta abandonada en un camino rural. En dicha localidad se está desarrollando una intensa movilización policiaca pues vecinos del lugar reportan que durante la noche fueron secuestradas 12 personas. Las autoridades de la …

semefo

Briseñas, Mich.- Autoridades policiacas localizaron cuatro cadáveres calcinados en el municipio de Briseñas, los cuales se encontraban en el interior de una camioneta abandonada en un camino rural. En dicha localidad se está desarrollando una intensa movilización policiaca pues vecinos del lugar reportan que durante la noche fueron secuestradas 12 personas.

Las autoridades de la Subprocuraduría Regional de Justicia de Zamora se encuentra integrando la averiguación previa penal correspondiente con la finalidad de esclarecer este crimen a efectos de conocer si los cuerpos localizados están relacionados con las personas que fueron privadas de la libertad.

PUBLICIDAD

Se sabe que ayer miércoles por la tarde un grupo fuertemente armado se hizo presente en el municipio llevándose a doce personas de las cuales hasta el momento se desconoce su paradero.

Hasta el momento, las autoridades policiacas han guardado un total hermetismo respecto al caso, por lo que la información fluye de manera extraoficial.

PUBLICIDAD

Tras el reporte de una camioneta y en su interior cuerpos carbonizados de cuatro personas, al parecer hombres, autoridades policíacas y militares se trasladaron a la zona con la finalidad de confirmar el hecho y acordonar la zona, mientras que elementos de la Subprocuraduría de Justicia se constituyeron al sitio, para iniciar con las actuaciones de Ley.

Hasta el medio día de este jueves, aún laboraban las autoridades en la zona, con la finalidad de conocer las causas de la muerte de estos cuatro sujetos, pero se presume que fueron privados de la vida con armas de fuego, para posteriormente abandonarlos y prenderle fuego a la camioneta en que eran trasladados con la intención de que las llamas borraran toda evidencia.