Científicos descubren que los pingüinos liberan un gas hilarante en sus heces

Las heces de estos animales producen grandes emanaciones de óxido nitroso, comúnmente conocido como gas hilarante, o gas de la risa, un elemento que provoca un efecto «sedante».

Foto: Internet

Agencias/La Voz de Michoacán.
México. Los investigadores comprobaron que el guano -excremento- de estos animales producen óxido nitroso, un elemento gaseoso que produce efectos sedantes

El estudio de la fauna por parte de los científicos a veces produce sorpresas inesperadas. En esta ocasión, un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague descubrieron, mientras observaban a una colonia de pingüinos, que las heces de estos animales producían grandes emanaciones de óxido nitroso, comúnmente conocido como gas hilarante, o gas de la risa, un elemento que provoca un efecto "sedante".

Los científicos, comandados por el profesor Bo Elberling comprobaron, en la isla subantártica Georgia del Sur, que ese gas formaba parte de los vapores que salían los excrementos -llamado específicamente guano- de estos simpáticos pájaros luego de que debieron alejarse de estas emanaciones. Según el científico, esa fue una experiencia "intensa".

PUBLICIDAD

Las emanaciones del óxido nitroso pueden ralentizar el cerebro y el cuerpo de las personas, por lo que se usa en medicina para efectos sedantes

"El guano del pingüino produce niveles significativamente altos de óxido nitroso alrededor de sus colonias. Es verdaderamente intenso, especialmente porque este gas es 300 veces más contaminante que el dióxido de carbono", explicó Elberling en el sitio Science Daily.

PUBLICIDAD

El óxido nitroso ralentiza el cerebro y el cuerpo de una persona y, como resultado, a menudo se usa en la profesión médica como sedante. El profesor que investiga a los pingüinos rey de la Antártida señaló que la exposición prolongada a estas emanaciones puede hacer que una persona se vuelva "completamente loca".

"Uno comienza a sentirse enfermo y a tener dolor de cabeza. Las pequeñas ampollas de óxido nitroso que ves tiradas en Copenhague (consumidas por quienes usan el gas como droga) no son rival para esta dosis fuerte, que resulta de una combinación de óxido nitroso con sulfuro de hidrógeno y otros gases", agregó el estudioso de los animales.

Las emanaciones de este gas hicieron que los científicos que estudiaban las colonias de pingüinos rey debieran tomar distancia para no sentirse afectados

El profesor Elberling señaló: "Si bien las emisiones de óxido nitroso en este caso no son suficientes para impactar en el presupuesto energético global de la Tierra, nuestros hallazgos contribuyen a un nuevo conocimiento sobre cómo las colonias de pingüinos afectan el medio ambiente que los rodea".

"Esto implicaría que una futura expansión de los pingüinos en las zonas costeras polares libres de hielo disponibles recientemente podría aumentar notablemente el presupuesto local de gases de efecto invernadero", concluyó el especialista.