Fotos satélite mostrarían cómo China blinda frontera con Hong Kong por protestas

AP / La Voz de Michaocán Estados Unidos.  Varias imágenes por satélite mostraban lo que parecían ser blindados de transporte de tropas y otros vehículos pertenecientes al cuerpo paramilitar chino Policía Popular Armada estacionados en un complejo deportivo en la ciudad de Shenzhen, en lo que algunos interpretaron como una amenaza de Beijing sobre que …

Foto: AP. Donald Trump, tuiteó que las agencias estadounidenses de inteligencia creían que el gobierno chino estaba moviendo tropas a su frontera con Hong Kong.

AP / La Voz de Michaocán

Estados Unidos.  Varias imágenes por satélite mostraban lo que parecían ser blindados de transporte de tropas y otros vehículos pertenecientes al cuerpo paramilitar chino Policía Popular Armada estacionados en un complejo deportivo en la ciudad de Shenzhen, en lo que algunos interpretaron como una amenaza de Beijing sobre que podría hacer un uso mayor de la fuerza contra los manifestantes prodemocracia que protestan al otro lado de la frontera, en Hong Kong.

Las imágenes reunidas el lunes por Maxar’s WorldView muestran 500 vehículos o más dentro y en torno al estadio de fútbol Shenzhen Bay, al otro lado del puerto del núcleo financiero asiático, que lleva más de dos meses sumido en protestas callejeras casi diarias.

PUBLICIDAD

Medios estatales chinos dijeron que había maniobras previstas de antemano y no relacionadas con los disturbios en Hong Kong, aunque llegaron poco después de que el gobierno central en Beijing dijera que las protestas empezaban a mostrar “atisbos de terrorismo”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó que las agencias estadounidenses de inteligencia creían que el gobierno chino estaba moviendo tropas a su frontera con Hong Kong y que “¡Todo el mundo debe mantenerse tranquilo y a salvo!”.

Al parecer, Beijing ha sido reacia a enviar policía o unidades militares del territorio continental o a movilizar la guarnición del Ejército de Liberación Popular en Hong Kong para sofocar las protestas. Se cree que quiere evitar el devastador efecto que podría tener una acción de esa clase sobre la reputación del territorio como un lugar seguro y estable para invertir, así como la impresión de que el Partido Comunista no ha logrado ganarse a los 7,3 millones de habitantes de la ciudad, 22 años después de que la excolonia británica fuera entregada a China.