Como evitar que tus mascotas se estresen con los fuegos artificiales

Los ruidos fuertes y repentinos provocan ataques de pánico en las mascotas, especialmente en los perros.

Foto: Twitter

Agencias / La Voz de Michoacán

México. ¿Te gustan los fuegos artificiales? Ya están aquí las fiestas de septiembre, y eso, generalmente se convierte en sinónimo de celebración, unión familiar, y otras cosas (con sana distancia) . Pero también se vuelve una práctica común que en todo el país se quemen cuentes, petardos, luces, etcétera. Probablemente sea muy emocionante para ti y los niños que ven luces en el cielo, pero a los perros (y mascotas en general) no les parece tan divertido, sino todo lo contrario.

Los perros poseen un oído mucho más desarrollado que el nuestro, por lo que es muy común que experimenten ataques de pánico o ansiedad provocados por ruidos fuertes y repentinos.

PUBLICIDAD

Algunos, incluso, pueden desarrollar una fobia que los lleva a comportarse de formas extremas cuando se asustan por algo como correr, temblar, ladrar, lloriquear, destruir cosas, esconderse en lugares peligrosos y, en ciertos casos, saltar por las ventanas.

¿Qué les pasa a los perros con los fuegos artificiales?

Como ya lo mencionamos, los ruidos fuertes y repentinos provocan ataques de pánico en las mascotas, especialmente en los perros.

PUBLICIDAD

Esto podría terminar en:

  • Aumento de la presión sanguínea
  • Temblores
  • Pupilas dilatadas
  • Respiración acelerada
  • Incremento de salivación
  • Cansancio repentino
  • Ansiedad

En casos extremos, como cuando el perro o la mascota tiene una fobia, podrían presentarse convulsiones, infartos e incluso la muerte.

Es por eso que la primera recomendación para las fiestas de diciembre, es evitar los fuegos artificiales pensando en los perritos que tienen un hogar, como aquellos que viven en la calle. En segundo lugar, por el hecho de que es una fuente de contaminación bárbara. En tercero, son sumamente peligrosos.

Si no eres partidario de los fuegos artificiales, pero en la zona en donde vives estarán presentes, acá te dejamos algunas recomendaciones que puedes poner en práctica para ayudar a tu amigo peludo.

¿Qué puedo hacer?

  • Crea un lugar seguro 

Hay que evitar que el perro se lastime o se pierda al momento de los ruidos y luces fuertes, por lo que es mejor que los mantengas al interior de tu hogar en un lugar seguro, es decir, alejado de ventanas que puedan alcanzar.

Todas las noticias que necesitas saber están en nuestro NewsletterEmail address:¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

Si tu mascota vive en un patio al aire libre, no lo amarres mientras suceden las explosiones, ya que buscará la manera de esconderse a toda costa y podría lastimarse severamente.

  • Una “envoltura” contra la ansiedad

Esta técnica consiste en literalmente envolver una tela por el pecho y tronco del perro para que de cierta forma se sienta protegido ante situaciones que le provocan miedo y estrés.

La revista Scientific American destaca que esta manera de calmar a las mascotas no es 100 por ciemto eficaz en todos los animalitos. Dependen mucho de las condiciones en las que viva y el miedo que pueda desarrollar, peeeeero vale la pena intentarlo.

Fuente: Verne/ El País

  • No lo dejes solo 

Si crees que es mejor ignorarlo para que “se le pase rápido”, estás muy equivocado. Los perros consideran que estar cerca de sus dueños es estar seguro, por lo que si durante los fuegos artificiales se asusta y corre a buscarte, lo mejor que puedes hacer es acariciarlo para que poco a poco se calme y entienda que no le pasará nada.

Si no te busca y se esconde, tampoco lo obligues a salir. Dale su espacio, pero cuida que no se lastime tratando de escapar.

  • La última opción: la medicación 

En caso de que tu mascota sufra cuadros de ansiedad y pánico graves cuando se asusta, podrías acudir a tu veterinario para que analice la opción de recetarle un calmante suave que lo mantenga lo más tranquilo posible.

OJO. Esto no es para sedarlo ni dormirlo.

Así que ya sabes… ahora que ya comienzan las fiestas de fin de año, piensa un poco en los animales que no disfrutan tanto de los fuegos artificiales o de ruidos muy fuertes. Ellos también sienten y son importantes en nuestra vida.