En el Cervantino, el ska japonés estuvo presente

Redacción / La Voz de Michoacán Guanajuato, Gto. La Tokyo Ska Paradise Orchestra, directo de Japón, tuvo una exitosa presentación en la plaza de la Alhóndiga de Granaditas, durante el tercer viernes del Festival Internacional Cervantino en su edición 47. La agrupación nipona mostró cómo la música es un lenguaje universal. L agrupación combina el …

Redacción / La Voz de Michoacán

Guanajuato, Gto. La Tokyo Ska Paradise Orchestra, directo de Japón, tuvo una exitosa presentación en la plaza de la Alhóndiga de Granaditas, durante el tercer viernes del Festival Internacional Cervantino en su edición 47. La agrupación nipona mostró cómo la música es un lenguaje universal.

L agrupación combina el jazz, el rockstaedy y el ska, y en su presentación, los 9 músicos lograron conectarse con los jóvenes asistentes, quienes transformaron ese espacio en una pista de baile. Temas como “Jamaica ska”, “Blue montain” y “Burnning scale” pusieron a mover las caderas del público.

PUBLICIDAD

En el momento que se escuchó la canción “Cielito lindo”, adaptada al estilo de la Tokio Ska Paradise Orchestra, se escuchó el júbilo de los asistentes. Entre el escenario, apareció una bandera de México, que los integrantes del grupo ondearon en el transcurso de esa pieza musical.

La agrupación celebró en la capital cervantina sus 30 años de carrera. “La música es un juego que todos podemos ganar”, dijeron los Tokyo Ska. En sus inicios fueron muy diferentes a las demás bandas que tocaban ese género en su país.

PUBLICIDAD

Muchas de sus canciones son instrumentales y tienen ya 20 discos en estudio. La banda ha visitado España, Francia, Ucrania, Polonia, entre otros; su primera visita a México fue en el Festival Vive Latino 2011, desde entonces no han dejado de recorrer el territorio mexicano.

El recital culminó con la presentación de cada uno de los integrantes, quienes agradecieron y se despidieron, en español, de esa histórica plaza.

Por si te lo perdiste, aquí el video:

Con información de La Jornada