IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

20.20

21.84

Adolescente británica de 17 años fallece como anciana de 104

3 de abril, 2015

admin/La Voz de Michoacán

17añosLa adolescente británica Hayley Okines, afectada por un raro trastorno de envejecimiento prematuro, falleció a la edad de 17 años atrapada en el cuerpo de una anciana de 104, anunció hoy su madre.

Hayley nació con la enfermedad de Progeria o síndrome de Hutchinson-Gilford, que hace que los niños envejezcan -de manera acelerada y prematura- hasta 10 veces más de lo normal, una afección genética que no es hereditaria.

“Mi niña ha ido a algún lugar mejor. Ella tomó su último aliento en mis brazos a las 21:39 (horas GMT del jueves)”, escribió este viernes Kerry Okines en su cuenta de Facebook.

Los médicos habían pronosticado que Hayley viviría un máximo 13 años, pero la adolescente ganó cuatro años más de vida.

Hayley, residente de Bexhill, condado East Sussex, en el sur de Inglaterra, comenzó en fecha reciente un tratamiento médico pionero desarrollado en Estados Unidos para detener el proceso de envejecimiento.

Sin embargo, había estado hospitalizada debido a una neumonía y la víspera regresó a su casa donde falleció, de acuerdo con reportes del periódico británico The Telegraph.

Su padre Mark Okines relató a la cadena pública de noticias BBC que su hija pidió volver brevemente a su casa, “llegó, vio a sus cachorros, a su hermanito Louis y a su hermana Ruby, y una hora después falleció”.

“Creo que ella quería volver a casa para despedirse de todo el mundo. Creo que sabía que ayer iba a ser el momento”, dijo.

La Fundación para la Investigación de la Progeria expresó su tristeza por el deceso de “nuestra inteligente, hermosa y enérgica Rosa Inglesa”, y afirmó que Hayley permanecerá en el recuerdo de todos aquellos que la conocieron.

La adolescente fue una activista de la fundación que trabajó para crear conciencia en el mundo sobre la Progeria, una condición genética que en la actualidad afecta sólo a 124 niños en todo el mundo.

La enfermedad acelera bruscamente el envejecimiento humano normal, pero sólo en niños pequeños, quienes sufren estatura baja, pérdida de pestañas y cejas, calvicie, rango de movimiento limitado y retardo o ausencia en la formación de los dientes.

Además, tienen la cabeza grande (macrocefalia) y la cara estrecha y arrugada, y padecen problemas de corazón.

Comparte la nota

Publica un comentario