IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Twitter. Los temas tratados en el Sínodo han tenido diferencias de opinión y debate.

Obispos anticipan acuerdos sobre temas polémicos en Sínodo

22 de octubre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Los obispos que participan en el Sínodo, una asamblea que lleva tres semanas discutiendo aquí sobre los desafíos de la familia en el contexto actual, lograrán un acuerdo en todos los temas, incluso los más delicados.

El arzobispo de Bombay y miembro de la comisión redactora del documento final de la reunión, Oswald Gracias, se dijo tranquilo porque el próximo sábado los “padres sinodales” aprobarán sin problemas el texto de las conclusiones.

Esto no obstante, las evidentes diferencias de opinión que durante los debates han salido a la luz, sobre todo en asuntos candentes como la posibilidad de autorizar la comunión para algunos casos de fieles divorciados vueltos a casar.

“Estoy muy confiado en que el texto será aprobado, tengo muy claro en la mente el objetivo, no podemos negar las diversas opiniones, por eso hemos trabajado en un documento que pueda expresar las preocupaciones de todos y que sea aceptable para todos”, indicó el purpurado.

“Espero que el sábado será aprobado. Por ahí habrá algunas enmiendas, con una primera lectura del documento tendremos un sentido de qué piensan los padres, pero no creo que el definitivo será muy diverso, creo que será aprobado”, insistió.

En esos términos se refirió al procedimiento de los últimos tres días de sesiones del Sínodo. El texto final, redactado por una comisión de 10 clérigos tomando las aportaciones de los 270 “padres sinodales”, fue presentado este jueves en una reunión a puertas cerradas.

Por la tarde de este día y la mañana del viernes, los obispos podrán entregar sus objeciones y enmiendas por escrito. Luego la comisión volverá a sesionar para pulir los últimos detalles antes de la presentación definitiva para su votación final, la tarde del sábado.

Durante todo el Sínodo emergieron dos grandes líneas de pensamiento en contraste: Un grupo de padres estuvo de acuerdo en abrir la posibilidad de la comunión a ciertos divorciados, mientras otro espectro se manifestó en contra.

En medio de estos polos, muchos padres se manifestaron con una “voluntad de apertura” pero siempre respetando la doctrina de la Iglesia católica, que considera al sacramento del matrimonio como indisoluble.

Algunos obispos propusieron que cada obispo analice caso por caso, otros pidieron dar a las conferencias episcopales de los países la competencia para actuar y otros más sugirieron el establecimiento de una comisión para profundizar en el tema.

Gracias recordó que ya la Iglesia católica se había manifestado a favor de “no meter a todos en un mismo saco” porque si existe un cónyuge que padece la separación, sus circunstancias deben ser consideradas.

Reconoció que no existe una solución definitiva para los divorciados vueltos a casar, por eso el documento recogerá las diferentes opiniones –que fueron manifestadas respetando la libertad de expresión- con un sentido lógico.

“El argumento fue afrontado, ahí están escrituras, la doctrina de la Iglesia, las interpretaciones de los padres sinodales, profundizó este tema y más adelante una se podrá pensar en una solución”, agregó el cardenal.

Sobre el tema, el cardenal arzobispo de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati, explicó a Notimex que el de los divorciados vueltos a casar no fue el único tema del Sínodo, pero reconoció que el asunto “no es indiferente” y por eso la asamblea dará una respuesta.

Precisó que “no ha habido ni traición a la fe ni a la doctrina” porque los obispos hayan debatido estos asuntos y explicó que su objetivo ha sido siempre encontrar caminos de misericordia.

“Nosotros miramos a las familias en su realidad, y esa realidad debemos acompañar. Sin juzgarlas, con una actitud de mucha misericordia y una pedagogía que, a través del acompañamiento, abra perspectivas mayores. Ojalá que se pueda llegar a una comprensión de la vida familiar en el sacramento del matrimonio”, dijo.

“Por supuesto, hay situaciones que son objetivamente complicadas. La Iglesia naturalmente no puede cambiar la doctrina de Jesús pero sí puede adoptar con mayor fuerza la actitud de Jesús. Y su actitud es siempre de cercanía, de comprensión, que abre caminos nuevos de vida, de esperanza y plenitud”, estableció.

Comparte la nota

Publica un comentario