IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Paola Franco. Cinco vicios del periodismo fueron nombrados en la conferencia.

Exponen los síndromes del periodismo en el 2015

10 de septiembre, 2015

Paola Franco/La Voz de Michoacán

Enviada Paola Franco / La Voz de Michoacán

Muchos medios de comunicación caen en vicios muy similares a las prácticas que critican del gobierno, pronunció la directora anticorrupción en el IMCO, María Amparo Casar, en el Encuentro Internacional de Periodismo donde junto a Jacqueline Peschard, coordinadora del Seminario Universitario de Transparencia en la UNAM, habló de la ética y la transparencia en el quehacer noticioso.

Amparo Casar puso sobre la mesa el “top 5” de vicios en el periodismo, que se contraponen a la ética que todo medio debería tener.

1. Síndrome del periodismo con agencia de espionaje: cuando implica obtener información de manera ilegítima, como la intervención de líneas telefónicas.

2. Síndrome de espectacularidad: cuando se altera y construye una realidad para hacer llamativa la nota; tal es el caso de Florence Cassez cuando Televisa consideró que no vendría mal hacer un montaje y grabar la detención en vivo de los secuestradores.

3. Síndrome del cuentista: se da cuando el periodista o el medio basa su trabajo en el vicio del plagio y se toma material ajeno haciéndoselo propio.

4. Síndrome del éxito de taquilla o del queroseno: se le llama de queroseno porque se habla de incendio mientras sólo hay humo; se exagera el hecho para mantener en circulación una nota; como ejemplo se citó un caso de Cataluña, en donde se reportó una red de pederastas por declaraciones de vecinos, pero 11 meses después se descubrió que no había red, eran dos sujetos involucrados con el delito.

5. Síndrome del aplauso público o tribunal de los medios: cuando el medio se convierte en juez; como el caso de la profesora Malena Soto, directora del Instituto San Felipe que según llevaba a uno de los alumnos con pederastas, por lo que se le detuvo, sin embargo, cuatro años se le absolvió por falta de pruebas.

Comparte la nota

Publica un comentario