IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 21 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: Archivo La Voz de Michoacán. La noche del 19 de abril, nadie durmió.

Recuerdan el otro “Jueves negro”

20 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Lázaro Cárdenas, Michoacán.–  Lo único que ha cambiado en primeros diez años después del “jueves negro” del 20 de abril de 2006, es que el Grupo Villacero no es más dueño de la empresa Sicartsa,  y que la “luna de miel por conveniencia” entre ArcelorMittal y sindicato minero, se ha terminado. El movimiento obrero producto de la sinrazón, creado por un dirigente legalmente desconocido por las autoridades, pero impuesto ante los obreros, dejó muertos, heridos, daños en propiedades y profundas lastimaduras sociales.

El obrero desconocido que lanzó la primera “bomba molotov” contra el grupo de policías federales que ingresaron a Sicartsa por la orilla del mar, y bajaban de los vehículos para reagruparse en uno de los costados de la Plaza Voluntad de acero, no solo dio  la señal con la que se desatara la trifulca en la que de momento, hubo intercambio de balines de acero,  bombas molotov, y más y tarde, disparos de armas de fuego, sino que abrió también la puerta para que se desatara un infierno y un cambio radical en la historia del sindicalismo y su relación, que nunca fue tersa, con el sector empresarial

Mas obreros que durante la larga noche que precedió a ese amanecer violento, “velaron sus armas” en la llamada puerta dos. Armados con piedras, palos, balines y montados en pesados camiones y maquinaria, lanzaron una primera embestida contra los uniformados, dentro de la acería y en la primera línea de batalla en que se coinvertiría la calle constitución de 1917.

Durante el operativo para el desalojo, planeado desde la noche anterior al 20 de abril por los mandos de la policía federal y de ministerial del estado, en las instalaciones del C-4, se enviaron señas  claras de que los obreros prácticamente amotinados en una llamada “huelga de hechos”, desde cuatro meses, serían desalojados mediante un operativo que, aunque se hubiera querido, no sería sorpresa para nadie.

La decisión para ello, sin embargo, se comenzó agestar apenas dos días antes, luego de una entrevista personal de Julio César Villarreal con Vicente Fox durante una gira del presidente a la ciudad de Uruapan. En lo sucesivo, lo inminente se aceleró.

Para más información consulta la edición impresa de La Voz de Michoacán del 20 de abril de 2016.

Comparte la nota

Publica un comentario