IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Carlos Casillas. La biblioteca pública de Lázaro Cárdenas no ha sido remodelada nunca.

Usan celulares para alumbrarse en biblioteca de LC

11 de febrero, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Carlos Casillas/ La Voz de Michoacán

Lázaro Cárdenas, Michoacán.- La única biblioteca pública en esta ciudad, observa un franco deterioro en su infraestructura, producto del abandono institucional, aunque su acervo bibliográfico es considerado como “bueno”.
No es novedoso que el edificio de la biblioteca municipal “Álvaro Obregón” prácticamente se esté “cayendo a pedazos”, debido a que ha sido abandonado por las autoridades de todos los niveles de gobierno, y no han cristalizado “ esfuerzos y gestiones” que todos dicen hacer en su favor para mejorar la infraestructura de dicha institución.
En el lugar se puede observar el deterioro que presenta y la falta de interés por mejorarlo, porque no cuenta siquiera con el rotulado a la entrada que identifique el inmueble, el piso está botado del cemento y genera un peligro para quienes acuden al lugar, las pocas sillas que hay están rotas, los baños están en pésimas condiciones, la iluminación es escasa y la parte posterior se encuentra incluso con bandas amarillas para no pasar por ese lugar debido a que los cristales están rotos.
Empleados del lugar señalaron que desde que se construyó la biblioteca, ésta no ha sido remodelada y únicamente se ha pintado en algunas ocasiones, además con el pretexto de la supuesta remodelación que se haría a través de una gestión anunciada en septiembre del año pasado ante la Secretaría de Cultura por el diputado federal priista Fernando Salomón Rosales, no se ha siquiera rotulado.
En torno a la gestión del diputado Salomón Rosales, dijo que se les informó que desde octubre pasado llegarían los recursos para comenzar con el equipamiento tecnológico y mobiliario para esta institución, lo cual hasta la fecha no ha sucedido y se habla de alrededor de un millón doscientos mil pesos que se desconoce en dónde se encuentren o se estén aplicando.
Tal es la inconformidad de los propios trabajadores y la falta de interés de las autoridades para rehabilitar este lugar, que los empleados tuvieron que llevar una lámpara cada uno para que tanto ellos como los usuarios pudieran contar con iluminación por las tardes-noches.
Para más información consulta la edición impresa de este 12 de febrero de 2016.

Comparte la nota

Publica un comentario