La Voz, el periódico de los michoacanos

Jorge Ávila/ La Voz de Michoacán Morelia, Michoacán. El 19 de junio de 1948, la ciudad de Morelia amanecía con un nuevo periódico y recibía el alba con el primer ejemplar de La Voz de Michoacán; desde entonces “La Ciudad de las Canteras Rosas” lo abrazó hasta convertirlo en líder en la comunicación periodística y …

Foto: La Voz de Michoacán.

Jorge Ávila/ La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. El 19 de junio de 1948, la ciudad de Morelia amanecía con un nuevo periódico y recibía el alba con el primer ejemplar de La Voz de Michoacán; desde entonces “La Ciudad de las Canteras Rosas” lo abrazó hasta convertirlo en líder en la comunicación periodística y pilar en el desarrollo de una sociedad informada a nivel estatal y un fuerte referente a nivel nacional.

PUBLICIDAD

La misión de La Voz, que quedó plasmada desde el primer ejemplar, es y seguirá siendo “decir la verdad, exigir justicia cuando hay que denunciar inmoralidades y cuando hay que desenmascarar a los fariseos”. Ese espíritu ha caracterizado a este diario desde hace 70 años.

Pero su aparición diaria no fue posible sino hasta 1953, ya que en sus primeros años se trataba de una publicación semanal. Y es que este rotativo nació en la calle Morelos del Centro Histórico, cuando en una cantina de nombre Zirahuén, don José Tocavén Lavín platicaba con José Villanueva y otros amigos sobre el sueño de tener en la ciudad un medio impreso que plasmara el entorno social, político y económico de mediados del siglo XX.

Una de las primeras facturas que el deseo de libertad de expresión pasó a este diario fue cuando La Voz comenzó a dar seguimiento a los manejos irregulares del entonces gobernador José María Mendoza Pardo, y la cereza del pastel de esas notas fue el encabezado en portada “Cayó el sátrapa”, del viernes 28 de agosto de 1949, que exhibe la caída del mandatario luego de una serie de publicaciones que denunciaron la fuerza excesiva de los agentes del orden, y que le costaron la vida a un par de estudiantes nicolaitas.

PUBLICIDAD

Cabe recordar que después de esa edición, elementos de la policía fueron a balear la casa particular de don José Tocavén.

Esa fue las primeras planas que cimbraron a más de alguno en las estructuras de poder y que consolidaron a este diario como un líder de opinión en Michoacán, y fue por ese espíritu de denuncia que poco a poco se fue ganando uno de los bienes más preciados de cualquier medio de comunicación: la confianza de la sociedad; profesionistas, jornaleros, obreros, estudiantes, comerciantes, en las oficinas, en los hogares, en camiones, negocios, cafés y en los espacios públicos se leía un ejemplar de La Voz de Michoacán.

Toda la información en las páginas de La Voz de Michoacán en la edición de este 19 de junio.