Cinthya Lizeth Romero muestra que los sueños no tienen límites

Sara Pulido/La Voz de Michoacán Morelia, Michoacán. “Mi hija tiene un sueño y es ser como su entrenadora para poder ayudar a niños como ella”, compartió Johana Lizeth Hernández Solorio, madre de la sirena michoacana Cinthya Lizeth Romero Hernández, quien es una de las multimedallistas de la Paralimpiada Nacional 2018. El 19 de agosto de …

Foto: Víctor Ramírez. Cinthya Lizeth Romero.

Sara Pulido/La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. “Mi hija tiene un sueño y es ser como su entrenadora para poder ayudar a niños como ella”, compartió Johana Lizeth Hernández Solorio, madre de la sirena michoacana Cinthya Lizeth Romero Hernández, quien es una de las multimedallistas de la Paralimpiada Nacional 2018.

El 19 de agosto de 2003 cambió para siempre la vida de la familia Romero Hernández, al nacer Cinthya Lizeth, la más pequeña de tres hermanos, que fue diagnosticada con Síndrome de Down.

PUBLICIDAD

“Cuando nació, al momento de llorar me dicen que tenía Síndrome de Down y nunca pensé que iba a cambiar nuestra vida por completo. En ese momento recuerdo las palabras de su papá de ‘la vamos a sacar adelante’ y eso es lo que hemos hecho; siempre con ella y ella siempre dándonos grandes satisfacciones”, contó la mamá de Cinthya, esta sirena moreliana que a sus 15 años de edad y en su segunda Paralimpiada, logró 5 medallas para Michoacán: 2 oros y 3 platas.

En su segunda Paralimpiada Nacional celebrada en Colima, en días pasados, la michoacana fue una de las máximas medallistas por la entidad al colgarse las preseas antes mencionadas, en donde los máximos metales fueron en 50 metros Mariposa y Pacho, mientras que las platas en 100 metros Libre, 50 Dorso y Libre.

PUBLICIDAD

Su madre, Johana Lizeth Hernández Solorio contó la historia de cómo su hija se inició en el deporte de la natación, este que le ha dado la oportunidad de crecer en todos los sentidos y que le ha dado la oportunidad de trazarse grandes sueños, como el seguir el ejemplo de su entrenadora Dafne Alanís, para poder ayudar a “niños como ella”.

¿Por qué apostar por la natación?

“La decisión de meterla a natación fue a los 13 años, porque ella tendía a subir de peso. La maestra Dafne nos comentó que le veía facultades para poder competir en una Paralimpiada y la empecé a traer diario y hace un año tuvo ya su primera Paralimpiada. Cuando le dicen que iba a competir se motivó muchísimo. Le gustó, sus cambios fueron físicos porque bajó mucho de peso, 9 kilos y tenía la motivación de ganar. El año pasado logró una medalla de plata y una de bronce en Paralimpiada, así que se motivó mucho más; Me dijo te voy a traer de oro y lo cumplió para este Paralimpiada”.