Asegura Silvano que en 2020 se incrementará la tecnificación agrícola

En productividad, la superficie cultivada de Michoacán en diferentes cultivos produce menos que otras entidades en términos de cantidad por hectárea

Foto: Twitter.

Arturo Molina / La Voz de Michoacán


Morelia, Michoacán. La falta de lluvias, sistemas de tecnificación e irrigación y la urgencia de generar ganancias del campo, han llevado a los productores del campo a gastar hasta un 50 por ciento más de sus utilidades para que las tierras sigan produciendo. La combinación anterior es destacada como un importante coctel de rezago en el campo michoacano.

En este sentido, productores agrícolas urgen a la inversión pública y privada para la mejora de las condiciones socioeconómicas del campo michoacano, en donde a mayoría de los productores viven en condiciones de pobreza. Al respecto, el gobernador Silvano Aureoles Conejo aseguró que con sistemas de tecnificación en riego se podrían ahorrar grandes volúmenes de agua y se evitaría la contaminación de ecosistemas.

PUBLICIDAD

Destacó que con la tecnificación se pueden establecer nuevos mecanismos de producción sustentable que podrían hacer ahorrar hasta un 50 por ciento en costos de producción a cientos de miles de trabajadores del campo en el estado.

Fue durante la puesta en marcha de programas de riego en el Oriente michoacano que el mandatario estatal advirtió que una de las políticas para este 2020 será mejorar los sistemas hidráulicos en esta región colindante con el Estado de México. En términos de productividad, la superficie cultivada de Michoacán en diferentes tipos de productos produce menos que otras entidades en términos de cantidad por hectárea.

PUBLICIDAD

Con la falta de canales de riego adecuados, mucha del agua empleada se contamina, asimismo con la falta de sistemas de producción tecnificados se emplean grandes cantidades de agroquímicos que, a su vez, producen afectaciones a la misma actividad.

A decir de las autoridades estatales, lo anterior se debe a la urgencia de mejorar la implementación de tecnologías de la tecnificación en el campo, y con ello aumentar la producción sin expandir en términos territoriales la producción agrícola.

“El agua es el tesoro más valioso de nuestros recursos naturales, y hoy, con esta línea de conducción, les damos a los productores los instrumentos suficientes para que produzcan bien, se mantengan y mantengan a su familia sin dañar el ambiente”, expresó Aureoles Conejo.

Son los productores de granos y hortalizas los que presentan el mayor grado de rezago en la implementación de sistemas de riego. Lo anterior ha derivado en que cultivos tan demandados como el maíz presenten hasta un 35 por ciento menos de rendimiento por hectárea que en entidades vecinas.

Únicamente 2 de cada 10 hectáreas de este tipo de cultivo cuentan con sistemas de irrigación, el resto depende de las lluvias y en el mejor de los casos, de la perforación de algún pozo que les permita obtener el vital líquido.

La producción agrícola de Michoacán se encuentra sembrada en una superficie estimada en un millón 127 mil hectáreas, por lo que el estado ha ganado terreno en la producción agroalimentaria a nivel nacional. La entidad genera una derrama superior a los 46 mil millones de pesos, sin contar el rubro pecuario, del cual estarían ingresando al sector otros poco más de 2 mil millones de pesos para hacer una suma del sector agropecuario de más de 48 mil millones de pesos, con los cuales contribuye el campo al desarrollo del estado.

Los sistemas son muy caros y los que tienen dinero son los perenes, los frutales y a veces ni todos. Sólo el aguacate y las berries, con tecnología controlada, bajo agricultura protegida es como tienen buen rendimiento. Y es que en muchos de los casos, dependiendo de la región, no todos los agricultores tienen la posibilidad de perforar para extraer agua para los cultivos. Por lo anterior están completamente a expensas de la buena voluntad del clima. En cifras reales, Michoacán deja una derrama económica de 46 mil millones de pesos por la producción del campo, recursos que no se han visto reflejados en la mejora de las condiciones del campo michoacano y propiamente de la vida de millones de trabajadores del campo. En cuestión de granos, la agricultura sigue siendo la más rudimentaria.

Las autoridades estatales han reconocido que si bien 20 productos michoacanos se han posicionado en primer lugar, gracias a inversiones en la tecnificación y modernización en frutos específicos, podrían ser 25 los productos del estado, ya que hay más de 10 que se sitúan en segundo lugar. A pesar de estas ganancias, la Conagua ha advertido la falta de recursos para este año en términos de mantenimiento y rehabilitación de los distritos de riego del estado de Michoacán.