Crecen daños en miles de hectáreas de cultivos por plagas en Michoacán

Las inclemencias del clima y la falta de programas gubernamentales, entre las causas de mayores afectaciones al sector, dicen productores

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Siguen creciendo problemas de plagas en el campo Michoacano. Por la naturaleza de diversidad de cultivos, así como a condiciones de cambio climático y desastres naturales, lo anterior sigue representando un serio problema económico y social para el sector primario en todas las regiones del estado.

PUBLICIDAD

La inocuidad y control de plagas representa uno de los principales retos para el millón de productores de distintos tipos de productos del campo michoacanos, alertan especialistas. Y es que, a pesar de esta problemática, los programas concurrentes para la inocuidad y control de plagas con la federación desaparecieron en los últimos años.

Apenas en 2019, las plagas afectaron más de 500 hectáreas de fresa y berries en distintas regiones productora de los también conocidos frutos rojos. La pérdida para los productores no fue cuantificada en términos económicos, en tanto que se estimó en millones de pesos para pequeñas y grandes organizaciones de productores.

Eduardo Murillo Díaz, representante de la empresa Sakxim, comercializadora de granos del Estado de México que recién firmó un convenio de distribución con agricultores michoacanos, refirió que en lo que respecta a granos como el maíz, la pérdida económica y las complicaciones por las plagas siguen siendo de los principales retos para los productores locales.

PUBLICIDAD

Solamente en lo que respecta a este cultivo, la superficie vulnerable a las plagas se perfila en más de 400 mil hectáreas en prácticamente los 113 municipios del estado de Michoacán, según comenta.

"Estamos a cuestas de granizadas, a fuertes vientos como en el caso de la Ciénega. Es un cultivo que por su extensión es muy importante, pero también tenemos problemas de sanidad sobre todo en el tema de las plagas, el clima es un factor importante para que se tenga un impacto mayor. Hemos tenido afectaciones muy fuertes”, manifestó.

Incluso, frutos de alto rendimiento y cotizados a nivel internacional no se han salvado de los problemas fitosanitarios. Recientemente trascendió en medios que hay problemas con el gusano barrenador, plaga que durante años se había mantenido a raya con fuertes programas sanitarios. En este caso, la exportación condiciona el cumplimiento de las medidas antiparasitarias.

La Tierra Caliente tampoco se ha escapado de las plagas. Desde hace al menos 5 años, se ha detectado en el cultivo del limón la presencia de insectos conocidos como trips y que pertenecen al orden de los tisanópteros, son insectos pequeños, normalmente de entre 1 y 6 milímetros; se conocen unas 5 mil 600 especies y muchas de ellas son plagas de especies vegetales cultivadas y que ya han afectado a más de 2 mil productores del cítrico.

De acuerdo a especialistas del Comité Estatal de Sanidad Vegetal, las presencia del trips en los cítricos se debe en gran medida a la excesiva aplicación de insumos químicos, los cuales matan a organismos benévolos que combaten de manera natural al scirtothrips citri (trips).

El laboratorio de Patología Vegetal del Instituto de Investigaciones Agropecuarias y Forestales, del Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), ha señalado que, en la actualidad, no existe una referencia que cite, de manera actualizada, las enfermedades que se presentan en los diferentes cultivos. La compilación de información que existe sobre la presencia de patógenos no está actualizada. El número de enfermedades descritas en los cultivos en el estado se ha incrementado en los últimos años, pero la información está dispersa y no organizada para que pueda ser accesible rápidamente para sus conocimientos en uso del agro.

El 40 por ciento producción agrícola de Michoacán, sembrada en una superficie estimada en un millón 127 mil hectáreas, se han visto afectada por las distintas plagas que han golpeado a las principales regiones productoras de cultivos de aguacate, limón, maíz e incluso berries.

Las plagas de pulgón blanco, langostas y trips, entre otras han generado ya afectaciones a los cultivos en toda la geografía del estado. No obstante, gracias a la temporada de lluvias se ha podido reducir gradualmente las afectaciones por los insectos.

Especialistas en cambio climático han referido que el incremento en la cantidad plagas y superficies afectadas esa relacionada a las variaciones climatológicas y al aumento de las temperaturas. Las plagas no han quedado únicamente en los sistemas agrícolas, bosques y ecosistemas han resentido los efectos de las plagas.