Avanza minuta para que menores puedan abrir cuentas

Este tipo de cuentas estarán limitadas únicamente a la recepción de recursos por medios electrónicos, provenientes de programas gubernamentales

Foto: Cortesía.

El Universal / La Voz de Michocán

Ciudad de México. Con 24 votos a favor, la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados avaló por unanimidad (26 votos a favor), la minuta que modifica la Ley de Instituciones de Crédito y el Código Civil Federal para que casi 7 millones de jóvenes, de entre los 15 y los 17 años 11 meses de edad puedan abrir cuentas bancarias de depósito sin autorización de los padres o tutores, que propuso el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Este dictamen, que ya se envió al pleno de la Cámara de Diputados, se le incorporó un candado para que en dichas cuentas solamente puedan recibir recursos del gobierno Federal producto de los programas sociales y no podrán hacerles depósitos en efectivo de terceros.

PUBLICIDAD

El dictamen prevé que el Banco de México determinará las disposiciones generales de las características, nivel de transacción, limitaciones, términos y condiciones de las cuentas de depósito que podrán abrir los menores.

En los artículos transitorios se establece que este tipo de cuentas estarán limitadas únicamente a la recepción de recursos por medios electrónicos, provenientes de programas gubernamentales, sin poder recibir depósitos en efectivo o transferencias electrónicas de personas físicas o morales.

PUBLICIDAD

Esta reforma ya había sido aprobada por los diputados federales el año pasado, sin embargo, los senadores le hicieron modificaciones. La senadora Rocío Adriana Abreu Artiñano (Morena), para modificar el artículo 59, eliminar un párrafo al artículo transitorio 2º, y adherir un párrafo transitorio 6º, de la Ley de Instituciones de Crédito.

Dichas modificaciones se refieren a la estricta autorización para que los jóvenes menores de edad, cuenten con cuentas bancarias destinadas exclusivamente a recibir depósitos mediante transferencias electrónicas provenientes de los programas gubernamentales a que son derechohabientes, pero sin posibilidad de recibir depósitos en efectivo proveniente de una fuente distinta a la de sus patrones, cuando trabajen.