Los jóvenes, el sector más golpeado por el desempleo durante la pandemia: en 5 meses, 30% perdió el trabajo

Un problema que enfrentan los profesionistas recién egresados es el desempleo, lo cual los orilla a trabajar prácticamente en cualquier cosa para subsistir

Foto: Agencias.

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. El sector juvenil de Michoacán es el más afectado en materia de desempleo por los efectos de la pandemia de COVID-19. Si bien los jóvenes son los que más resisten la enfermedad, en términos económicos han sido duramente impactados.

Estimaciones del Instituto de la Juventud Michoacana revelan que en el sector del empleo formal forman parte del 30 por ciento de quienes han perdido sus plazas laborales durante los 5 meses que ha abarcado la continencia sanitaria.

PUBLICIDAD

No obstante, la cifra se revierte al revisar el empleo informal, espectro en el que se calcula hasta un 70 u 80 por ciento de pérdida de empleos durante los últimos meses y en donde se incluyen miles de puestos laborales que al encontrarse en esta condición, no han sido cuantificados en las cifras oficiales.

En entrevista para La Voz de Michoacán, Gerardo Olloqui, director del Instituto de la Juventud Michoacana, reconoció la problemática a la que se siguen enfrentando los jóvenes en el estado con la pandemia COVID-19, y en donde la diversidad de las edades, las regiones y el contexto económico han complicado aún más el panorama.

PUBLICIDAD
Foto: Samuel Herrera Jr.

Advirtió que por condiciones económicas, la mayor parte de los jóvenes de entre los 14 y 29 años de edad se encuentran empleados en la informalidad, debido a la falta de ofertas formales y a que incluso muchos estudian al tiempo de desempeñarse en alguna actividad económica remunerada. Lo anterior complica calcular un espectro total del impacto económico negativo que ha dejado la crisis.

“Hablar del tema económico es ver qué les ha afectado a los jóvenes. Se ha dicho que en Michoacán, por mes hemos tenido una serie de pérdidas de empleos de mil 500 formales y también en el sector informal, que es donde más trabajan los jóvenes, como meseros, medio tiempo, pues también es una cantidad importante, y es ahí dónde está el sector juvenil. El cierre de empresas orilla a los jóvenes al desempleo y genera crisis económica”, manifestó.

El funcionario público reconoció que sale más barato despedir a los jóvenes ante la falta de recursos en las empresas, lo que los ha colocado en vulnerabilidad económica en comparación de otros grupos de edades.
Si bien en los discursos políticos la gran cantidad de jóvenes con los que cuenta Michoacán, han sido considerados como un bono poblacional, en las cifras se advierten como un sector que han marginado en el desarrollo social, económico y político del estado.

Foto: Agencias.

El panorama anterior se viene a sumar a años y décadas en la que la juventud se ha visto limitada y en muchos casos, expuesta a la precariedad, pobreza, adicciones y hasta la delincuencia que actualmente es uno de los principales problemas en la entidad.

En Michoacán, el panorama es complejo. Datos del INEGI destacan que el 26 por ciento de la población, es decir, un millón 192 mil personas son jóvenes de entre 15 y 29 años, mismos que enfrentan a las dificultades para acceder a la educación, inserción laboral, problemas de drogadicción y alta tasa de mortalidad debido a que siguen siendo los principales involucrados en muertes por accidentes automovilísticos.

Uno de los principales retos que enfrenta la juventud es la transición de la escuela al mercado de trabajo. La proporción de jóvenes trabajadores en relación con el total de empleados disminuyó de 34.6 por ciento a 30.7 por ciento en los últimos años, lo cual ha generado un mayor acercamiento de los jóvenes a prácticas ilícitas.

Otro problema al que se enfrentan los profesionistas recién egresados, es el de la falta de empleo en muchas de las áreas, las cuales, los orillan a trabajar prácticamente en cualquier trabajo que les permita subsistir.

La situación de desempleo, la falta de oportunidades y descomposición del tejido social han propiciado una condición peligrosa que ubica a los jóvenes, entre los principales actores de la delincuencia. El gobierno de Michoacán, ha destacado que al menos el 80 por ciento de los delitos son cometidos por jóvenes de entre 15 y 25 años, principalmente en lo que se refiere a delitos del fuero común, como el robo calificado, asalto a mano armada y robo a casa habitación.