Entra en vigor ley que regula el home office; patrones deben contemplar pago de luz e internet

Uno de los mayores desafíos al implementar la nueva regulación laboral será la acreditación de enfermedades y accidentes de trabajo.

Foto: Twitter

Agencias / La Voz de Michoacán

Mexico. Para transitar al teletrabajo (home office) a partir de este martes 12 de enero, los patrones en el país deberán considerar aspectos como: establecer contratos por escrito, otorgar el mismo salario y prestaciones, respetar el derecho a la desconexión al término de la jornada laboral y asumir los costos derivados del trabajo -el pago de servicios de telecomunicación y parte de la electricidad- ya que así lo establece la nueva ley de teletrabajo que promulgó el Ejecutivo Federal.

Cabe señalar que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social tendrá 18 meses contados, a partir de su entrada en vigor, para publicar una Norma Oficial Mexicana (NOM) que rija las obligaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo para el teletrabajo.

Al respecto, la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, comentó que esta ley es todo un reto para el mundo del trabajo “el Teletrabajo creció de manera importante frente a la pandemia, hecho que fue resuelto por el legislativo y en donde se aprobó una ley que implica una discusión mayor, incluso con mesas de trabajo en el que participen los sectores a fin de poder aterrizar los conceptos ya definidos por el legislativo”, comentó a El Economista. En dicha NOM deberá considerar a los factores ergonómicos, psicosociales, y otros riesgos que pudieran causar efectos adversos para la vida, integridad física o salud de las personas trabajadoras que se desempeñen en la modalidad de teletrabajo.

PUBLICIDAD

Una buena negociación

Lo que para algunos especialistas supone una importante implicación en los costos laborales, hay quienes consideran que es posible llevar una buena negociación con los trabajadores -en lo individual o con representación sindical-, para tomar acuerdos que permitan utilizar esta forma de trabajo.

En ese sentido, Germán de la Garza de Vecchi, de la firma Deloitte Legal - Mowat comentó que es un momento difícil en el contexto de la pandemia, “e incluso podría desincentivar el uso de esta figura y naturalmente se pierden varios de los beneficios de la misma, aunado a que la reforma en algunos casos no es del todo clara y eso da lugar a interpretaciones particularmente respecto de cómo realizar el pago proporcional de consumo de energía eléctrica”.

PUBLICIDAD

Por su parte, Héctor de la Cruz, de la firma D&M, comentó que “cumplir con las obligaciones de una nueva ley, en un contexto en el que hay incremento al salario mínimo y la inminente regulación de outsourcing, ponen un panorama complejo para los patrones en 2021, más aún si se considera que en muchos casos el home office se convertirá en una modalidad permanente para los trabajadores. En cuanto a los riesgos de trabajo también se plantea un reto ya que será complicado identificar el origen de la enfermedad y/o accidente y si este tuvo relación con la actividad desempeñada con motivo del trabajo”.

Ante esa situación, expuso es importante esperar a conocer la NOM respectiva. Asimismo, desde hoy martes los inspectores de trabajo podrán verificar que los patrones estén cumpliendo la ley, e imponer multas si detectan alguna irregularidad.

En tanto, Alfonso Bouzas, coordinador del Observatorio Laboral, dijo que la ley llega en mal momento, pero dadas las experiencias internacionales que han funcionado, “debemos estar abiertos, ahora más que nunca, a estos cambios y propuestas que suponen modificaciones, y no sólo se trata del teletrabajo, sino del trabajo en plataformas y de la subcontratación; patrones y trabajadores deben estar abiertos porque ninguna rigidez conviene a nadie, ni trabajadores, ni empleadores, ni sindicatos, es el momento de abrirse y ser flexibles”. Agregó que las empresas tienen la posibilidad de negociar con los trabajadores el esquema que podrán utilizar, “no se trata de ahorcar a las empresas, sino de contar con una ley nueva acorde con las necesidades y ante un contexto en el que la pandemia ha obligado a trasladar el trabajo al domicilio”, dijo Bouzas.