Anticipan complejo cierre financiero; ‘rasuran’ 1mmdp al estado

Aunque la reducción es a nivel estatal, son los municipios los que concentran el mayor grado de afectación en la percepción de recursos

Foto: Pixabay.

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. La falta de cumplimiento en los procesos de recaudación fiscal generó otro recorte presupuestal para el estado de Michoacán; al menos mil millones de pesos dejaron de llegar a las arcas estatales en lo que compete a los recursos federalizados, así lo advirtió el gobernador Silvano Aureoles.

El golpe financiero se da en un ambiente de desaceleración económica, en donde las reducciones de las estimaciones del crecimiento económico no superan el 0.4 por ciento nacional, las condiciones de recesión se encuentran latentes en Michoacán y, sobre todo, que las fuentes estables de empleo se siguen reduciendo.

PUBLICIDAD

El gobernador Silvano Aureoles Conejo manifestó su preocupación en torno a la situación, a la cual recordó que, si bien la reducción es a nivel estatal, son los municipios los que concentran el mayor grado de afectación en la percepción de recursos, por lo que llamó a la Federación a reconsiderar las condiciones.

También señaló a los munícipes y a las políticas de recaudación en lo local, en donde recordó que en muchos casos los impuestos como el agua y el predial no se cobran o no se aumentan por la consecuencia política que podría traer a quienes ocupan los cargos públicos en las coyunturas.

PUBLICIDAD

Fue ante beneficiarios de programas productivos en Morelia que el gobernador de Michoacán advirtió que, “si financieramente el 2019 fue complicado, se espera que de nueva cuenta el 2020, inicie con complicaciones económicas”, tanto para el estado como para los 113municipios, quienes dependen en gran medida de las participaciones federales.

Se advierte un círculo vicioso, en donde la desaceleración económica propicia la falta de empleos formales, que a su vez disminuye el pago de impuestos y a la recaudación y que concluyen, en la misma disminución de los recursos federales para los estados y los municipios. Ante esto, señalan se tiene que romper con el círculo.

“Vamos a tener que hacer más cosas con menos y lo poco que haya poderlo compartir. Nos habían dicho que la económica iba a crecer en 4 por ciento y hoy vamos a crecer 0.4 por ciento y empieza a bajar la inversión productiva, empiezan a bajar los recursos. Al gobierno del estado, en el mes de octubre, nos rebajaron casi mil millones de pesos porque no se cumplieron las expectativas de recaudación y que porque no se dieron lo que se esperaba. Eso significa que baja la recaudación y que menos personas están pagando impuestos, pero es lógico, si no hay inversión no habrá generación de empleos”, explicó.

No pedirían préstamo

A nivel estado, las condiciones económicas han sido complicadas desde el segundo semestre, debido principalmente al retraso en la federalización de la nómina educativa y el recorte de participaciones federales para este año, que comenzaron desde junio.

La Secretaría de Finanzas del Estado ha descartado la solicitud de un nuevo crédito como primera opción para el cierre del año, y en su lugar están apretando y reestructurando el gasto en otros rubros.

Fue el mes de julio pasado cuando el titular de la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA) de la administración estatal, Carlos Maldonado Mendoza, dio a conocer que previo a la renuncia de Carlos Manuel Urzúa Macías como secretario de Hacienda, el exfuncionario autorizó un recorte de 465 millones de pesos a las participaciones federales en Michoacán, un nuevo “ajuste de cinturón” que, sumado a todas las políticas de austeridad y el contexto complejo que se vive en materia económica, son el preámbulo de un cierre que se anticipa más que complejo para el estado.

“El último (ajuste) que vemos como posibilidad, y es a discusión del señor gobernador, es pedir un crédito”.

La propia Secretaría de Finanzas destaca que debido a las deudas con que ya se cuenta y la capacidad de pago, el máximo endeudamiento que podría adquirir es de mil 500 millones de pesos, sin embargo, de momento la opción no ha sido valorada y en su lugar se manejan otro tipo de acuerdos, en donde incluso se contempla la desaparición de entes no sustantivos para la función pública, la reducción de la plantilla laboral y el remate de bienes muebles e inmuebles del Estado con el fin de recaudar capital suficiente.

Ante la situación económica y la proximidad del cierre de 2019, los compromisos con gremios de trabajadores y otras cuestiones, el gobierno de Michoacán no ha hecho referencia sobre si tendrá o no los recursos para el último y más complicado trimestre, solamente se tiene, al parecer, asegurada la nómina y bonos para el sector educativo.

Por otra parte, los municipios son el otro nivel de gobierno que ha resultado afectado por los “apretones de cinturón”. Dependen en un 90 por ciento de sus ingresos de las participaciones federales.

Según información oficial, son pocos los casos de las demarcaciones que logran generar una condición económica estable en sus finanzas, en donde únicamente Morelia y algunas ciudades logran establecer ingresos propios.

“Varios municipios se quejan de que desde este mes está llegando menos, pero eso es lo que nos llegó a todos porque es un recurso federal y los municipios y estados dependemos mucho de las transferencias federales a los estados, porque todos los impuestos y la mayoría de ellos están centralizados en la parte federal”.