“Despide” la Sedatu a constructoras michoacanas; tiene adeudos por hasta 41 millones de pesos

Reclama la Cámara Michoacana de la Industria de la Construcción que se les debe recurso de la obra de la avenida Madero Poniente a varias empresas

Foto, Samuel Herrera Jr.

Maricruz Rios / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Representantes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) manifestaron su descontento ante las cancelaciones de obras adjudicadas a empresas locales por parte de la Sedatu, que también les adeuda entre 31 y 41 millones de pesos, lo que ponen en riesgo a varias unidades económicas de este, ya de por sí golpeado, sector.

De acuerdo con la representación empresas constructoras, la dependencia federal prescindió de sus servicios para el tramo actualmente en renovación en la lateral sur de la Madero Poniente, sin dar explicaciones precisas al respecto.

PUBLICIDAD
Foto, Jaime Lagunas.

Jesús Antonio Mazier Contreras, presidente de la CMIC en Michoacán, expuso que son 31 empresas las que participan en esta obra. Según los avances señalados, y que el mismo Ayuntamiento de Morelia ha reconocido, se trata de un progreso de entre el 50 y 65 por ciento por sección, equivalente a un costo que iría de los 60 y hasta los 70 millones de pesos.

No obstante, únicamente se han pagado 29 millones de pesos hasta el momento a las constructoras, lo que deja un boquete de entre 31 y 41 millones de pesos, que se agrava al dejar fuera de la jugada a las empresas por orden de la misma Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

PUBLICIDAD

Además, se pone en riesgo también el ingreso de varios proveedores de la obra, pues, precisamente debido a estos rezagos en pagos, tampoco se les ha podido liquidar buena parte del material empleado.

Foto, Jaime Lagunas.

“Yo no debo si no tengo las estimaciones debidamente requisitadas para que las pueda pagar, a lo mejor tiene pendientes una o dos estimaciones’”, señala el presidente de la CMIC, “pero donde está el atorón es con las empresas supervisoras, a veces eso pasa también en otras dependencias”.

Refirió Antonio Mazier que es normal que las empresas quieran cobrar pues, además, la lateral sur de la Avenida Madero Poniente es la más costosa y “ya está prácticamente al 100 por ciento”.

“La obra se tiene que hacer, haga quien la haga, pero las constructoras están en la mejor disposición”, comentó, al reiterar que la CMIC está en la mejor disposición de conocer cualquier problemática y ajustarse a las disposiciones, si es que existen algunas.

Foto, Jaime Lagunas.

“Se nos dice a las empresas que dejemos de trabajar porque va a venir otra empresa a hacer la obra, pero no se nos dice porque, es un orden que viene directamente de México, pero nadie nos explica nada, ni qué va a pasar con el recurso que se nos adeuda”.

Jesús Antonio Mazier Contreras, presidente de la CMIC en Michoacán.

De no ser así, comenta que es necesario el que se liquide a las empresas correctamente, pues es toda una cadena de valor la que está en juego, así como el ingreso de decenas de trabajadores y proveedores: “se decía que en cinco días se pagaba, pero ya han pasado siete y no se han acercado a conciliar”.

Foto, Samuel Herrera Jr.

Una de las problemáticas que ha complicado el proyecto, explicó Antonio Mazier, es que ningún plano ni instancia municipal contemplaba que había un gasoducto en la zona, por lo que se tuvo que buscar improvisar sobre la marcha. Incluso los mismos vecinos, que conocían del ducto, pensaban que se trataba de una tubería regular.

Esta problemática podría retrasar la entrega de la obra hasta el año entrante, tomando en cuenta que la misma ya ha causado varios problemas con vecinos y el cierre de una centena de negocios.

Contenidos relacionados