Por efecto de la crisis y económica, la mitad de las papelerías del estado está en riesgo de cerrar

Otro año sin clases presenciales puede terminar de hundir uno de los sectores económicos más afectados por la pandemia y sus implicaciones económicas

Maricruz Rios / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. El repunte en los contagios de coronavirus, la lentitud en la aplicación de la vacuna y la imposibilidad de regresar a clases tienen al sector papelero de Michoacán auténticamente en la lona. De continuar esta situación, en los próximos meses hasta la mitad de las 4 mil papelerías establecidas podrían verse impactadas a tal punto de tener que cerrar operaciones definitivamente.

En entrevista con La Voz de Michoacán, Porfirio Ceja Canela, presidente de la asociación Papeleros Unidos de Michoacán (Pumich) consideró la situación como muy crítica, en donde el panorama para 2021 luce aún más complejo ante un sector que no ha podido recuperarse desde que prácticamente inició la pandemia.

PUBLICIDAD

“La situación está negra, muy crítica y si no hay regreso a clases presenciales pues peor va a ser, peor va a seguir la situación”, señaló el líder empresarial, quien detalló que a diez meses y medio del primer contagio de coronavirus y la contingencia sanitaria en la entidad, suman ya cerca de 100 papelerías que han tenido que bajar la cortina ante la falta de liquidez.

La falta de clases presenciales ha prácticamente desaparecido la compra de útiles escolares, y las papelerías, que en su mayoría son negocios familiares y de autoempleo, penden auténticamente de un hilo también ante la falta de apoyos más decididos de parte de los distintos niveles de gobierno, particularmente desde la Federación.

PUBLICIDAD

“Han cerrado entre 90 y 100 papelerías del estado ya de manera definitiva, lo que significa unos 150 empleos”, refirió Porfirio Ceja. Explicó que en Michoacán hay 4 mil papelerías, aproximadamente, de la cuales entre de dos mil 700 y 3 mil son de autoempleo, donde se mantiene el dueño o dueña de la papelería y un par de hijos que dependen de este negocio económicamente hablando; “a lo mucho tienen uno o dos empleados y en ocasiones hasta sin prestaciones y con un salario base”, detalló.

Recalcó que otro tema que complica es la proveeduría, pues ellos tienen que pagar en tiempo y en forma a sus proveedores: “hemos conseguido dinero prestado para pagar; el Gobierno del Estado nos prestó para pagar la mercancía que habíamos adquirido” dijo sobre este tema, en donde comentó que se realizaron alrededor de 25 préstamos de 50 mil pesos, en donde además Pumich está pendiente cada mes de que no se retrase ningún compañero con sus pagos.

Precisamente, ante problemática es que se avizora un panorama muy difícil para 2021, “no sólo cerrarían 10 o 20 papelerías más, de seguir así podría cerrar de forma definitiva hasta un 50 por ciento de los negocios del ramo”, insistió.

“Y luego la sociedad no está entendiendo que se debe cuidar para cuidar a los demás, y más crítica se está poniendo la situación económica, no solamente para nuestro sector, sino para otros sectores, como la agricultura, que está tronando con todos los mercados cerrados en el país”, reflexionó.

Y es que el nivel de contagios ya cerró la posibilidad de regresar a actividades presenciales este ciclo, según reconoció el mismo gobierno estatal, que reconoció que lo más seguro es que se termine nuevamente este año escolar con enseñanza a distancia. Sin clases y sin apoyos bien dirigidos desde el gobierno, el panorama es negro, recalca.

“Si no hay programación de regreso presencial a clases no puede haber útiles escolares; si no hay recursos por parte de la Federación a los estados y municipios menos va a haber programa de útiles escolares o apoyos a papelerías”, dijo.

Comentó que como cámara se han acercado con los diferentes niveles de gobierno para que puedan comprarles directamente a las papelerías pequeñas porque ya todas pueden facturar al ser negocios formales, “pero muchas veces lo que buscan los distintos niveles de gobierno es comprarles a las grandes empresas y las que quedan bailando son las Mipymes, porque no pueden dar el mismo precio que directamente un mayorista”, por lo que de momento sólo trabajan con el Ayuntamiento de Morelia proporcionándole papel verde ecológico gracias a un convenio con Scribe.

“Dependemos de la voluntad del presidente supremo de todos los mexicanos, es el que decide todo lo que se tiene que hacer en el país y si a él no le interesan la economía de las empresas, ni la educación, mucho menos la salud de los mexicanos”, fustigó.

“Con las pocas dosis de vacunas que han llegado no sabemos cuándo nos iremos a vacunar todos.

Yo quisiera que el presidente Andrés Manuel López Obrador entendiera por primera vez que es el presidente de todos los mexicanos y debe velar por los empleos, la salud y la educación de todos los mexicanos, no sólo de unos cuantos”, concluyó.