Con inspectores nocturnos, Ayuntamiento buscará ordenar el ambulantaje de la Cerrada de San Agustín

A partir de las 20:00 horas, cuando los inspectores regulares cumplen su turno, se registra un desorden de puestos ambulantes que hasta la fecha no ha podido ser corregido por la Dirección de Mercados

Fotos: Samuel Herrera Jr., La Voz de Michoacán.

Héctor Jiménez / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Tras reconocer que se ha desatado un “desorden fuerte” de comercio informal en el centro histórico en medio de la contingencia sanitaria en Morelia, autoridades municipales anunciaron que se contratará a un grupo especial de inspectores que vigilen el primer cuadro de la ciudad en el horario nocturno, el cual suele ser aprovechado por vendedores que ocupan espacios públicos como la cerrada de San Agustín.

Cuestionado sobre un contraste de la aplicación de medidas sanitarias entre empresarios y vendedores informales, el secretario del ayuntamiento de Morelia, Humberto Arroniz Reyes, reconoció que a partir de las ocho de la noche, cuando los inspectores regulares cumplen su turno, se registra un desorden de puestos ambulantes que hasta la fecha no ha podido ser corregido por la Dirección de Mercados.

PUBLICIDAD

“Vamos a contratar a un grupo especial para que cubra esos horarios hasta las 12 de la noche, que es cuando deja de circular de manera importante gente. Vamos a contratar como trabajadores del ayuntamiento por un periodo determinado a esos trabajadores para que cubran ese horario y para que ordenen porque se torna un desorden fuerte, yo lo he reconocido y Mercados no lo ha podido corregir”, dijo el funcionario municipal.

Detalló que, desde la primera semana de enero, se giró la instrucción de contratar al menos a 10 trabajadores, los cuales cumplirían con estas labores de inspección en un horario estimado de ocho a 12 de la noche a partir de mediados de este mes. “Vamos a pedir que estén acompañados por la Policía Municipal y deben estar además acompañados por la Policía Michoacán y la Guardia Nacional, porque éste es un acuerdo suscrito por los tres niveles de gobierno”, agregó.

PUBLICIDAD

Sin embargo, negó que exista riesgo de que Morelia pierda el nombramiento de patrimonio cultural de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), argumentando que actualmente no se vive una situación de puestos ambulantes invadiendo grandes espacios del centro histórico como se tenía antes de dicho nombramiento.

“Pero estamos de acuerdo en que hay que hacer valer un reglamento que existe y estamos trabajando para eso y vamos a meter un grupo especial para eso, a partir de la próxima semana y vamos a reducir el comercio ambulante en el centro histórico de la ciudad”, concluyó.

Culpan a empresarios, medios y pandemia

Si bien el secretario del ayuntamiento rechazó que exista una falta de “piso parejo” entre el comercio informal y los empresarios para la aplicación de medidas sanitarias; posteriormente defendió a los vendedores y acusó a hoteleros de falta de insensibilidad, además de culpar a empresarios, medios de comunicación y a la crisis sanitaria por la falta de orden en el centro de Morelia.

“No es el fenómeno así como lo dicen los empresarios, que está lleno el centro histórico y que ya lo hicieron suyo. Dicen que el que vende globos le hace competencia desleal; pero no es cierto. Hay un prejuicio detrás de todo eso. Ustedes (medios) vienen aquí y me presionan que ahí están los comerciantes. Después toman la nota y nos exhiben”, acusó el funcionario municipal.

“Esa sensibilidad también deberían tener los hoteleros del centro histórico y Covechi, que son los principales que siempre están señalando, como si ese vendedor ambulante le estuviera compitiendo por lo que él vende en sus negocios. Ni siquiera le compite”.

Cuestionado respecto a que el ayuntamiento no ha encontrado la forma operativa para realizar las inspecciones sin desatar conflictos, negó que el asunto radique en la capacidad operativa del personal dedicado a estas labores y argumentó que se trata de un problema estructural de falta de empleo que llegó a un nivel “superlativo” durante la contingencia sanitaria.

“No es una solución operativa, es una solución estructural. El problema es el desempleo. No es que el gobierno municipal cómo hace para resolver el problema del comercio informal, el comercio informal tiene un origen y el origen es el desempleo. En esta pandemia que se cerraron tantos negocios, se nos va a niveles superlativos porque la gente tiene dos opciones: se cuida del COVID o le busca a cualquier actividad productiva”.