Gobierno federal frena al Consejo Regulador del Mezcal: debe haber libre competencia

El organismo asentado en Oaxaca advierte que la bebida que no cuente con el holograma del CRM no es mezcal, lo cual atenta contra la libre competencia

Foto: Cortesía. El mezcal es considerado una de las bebidas más representativas de México

Jorge Manzo/La Voz de Michoacán

La Secretaría de Economía le puso un alto al Consejo Mexicano Regulador del Mezcal (CRM) al imponerle dos sanciones administrativas que ascienden a casi el millón de pesos, una vez que infringió disposiciones normativas, e incluso, le advirtió que endurecerán las sanciones en caso de que reincida con prácticas que podrían considerarse engañosas. Asimismo, confirmó que existen otras tres instancias que operan como organismos de certificación, entre ellos, el Centro de Innovación y Desarrollo Agroalimentario de Michoacán (CIDAM), así como la Verificación y Certificación PAMFA, ambas en el estado.

Todo se desprende a partir de que el organismo asentado en Oaxaca advierte en su publicidad que la bebida que no cuente con el holograma del CRM, no es mezcal, por lo que consideraron que se trata de un engaño al consumidor, toda vez que no solamente esa instancia puede certificar el mezcal, sino cualquiera de los organismos de certificación acreditados y aprobados; por lo que “se atenta contra la libre competencia y se engaña al productor o comercializador de poder seleccionar otros organismos”. Asimismo, ven que se incide en que haya un monopolio.

PUBLICIDAD

Es por ello que la resolución administrativa de la Dirección General de Normas acredita que el Consejo Mexicano Regulador del Mezcal ha difundido información que implica engaño al consumidor y/o constituyen una práctica que incide al error o confusión por ser engañosa o abusiva. Asimismo, realiza acciones reiteradas e injustificadas que tienen por objeto y efecto negar la prestación de los servicios para lo cual fue acreditado y aprobado como organismo de certificación, una vez que se denunció que hay actitudes dilatorias en trabajos conjuntos con la unidad de verificación de Michoacán.

En la entidad 500 familias dependen directamente de la producción del mezcal en 36 municipios y 66 comunidades, en donde se tiene una extensión territorial de 3 mil 500 hectáreas, por lo que la producción de los derivados del agave significa una ayuda importante para su economía. Los principales municipios productores son Morelia, Queréndaro, Tzitzio, Madero y Jiquilpan. Tienen una producción que oscila en los 800 mil litros de tequila y 300 mil litros de mezcal.

PUBLICIDAD

También se produce en Acuitzio, Aguililla, Ario, Buenavista, Charo, Chinicuila, Coalcomán, Cotija, Cojumatlán, Erongarícuaro, La Huacana, Tacámbaro, Turicato, Hidalgo, Salvador Escalante, Indaparapeo, Tarímbaro, Tancítaro, Los Reyes, Tepalcatepec, Sahuayo, Marcos Castellanos, Venustiano Carranza y Vista Hermosa, quienes tienen la denominación de origen.

La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo opera como unidad de verificación, mientras que el Centro de Innovación y Desarrollo Agroalimentario de Michoacán como organismo de certificación, aprobados ambos por la Secretaría de Economía. Su objetivo es cumplir con los servicios de verificación que permita a los productores de agave y mezcal obtener la certificación de su producto, coadyuvando a la comercialización nacional e internacional, cumpliendo con las normativas.

En este sentido, la Secretaría de Economía advirtió que desconocer a estas instancias, implicaría de igual manera una sanción administrativa en contra del Consejo Mexicano Regulador del Mezcal (CRM). Entre los testimoniales que se acreditaron para promover la actuación del gobierno, destaca que la campaña emprendida por el órgano “ha logrado infundir miedo entre los productores logrando con ello sembrar la duda sobre la legitimidad de los trabajos del organismo certificador del estado”.

En este sentido, desde el 2016 la Dirección de Normas exige al Consejo Mexicano reconocer los dictámenes de verificación de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y conforme a ellos, certificar el producto en cumplimiento con la NOM-070-.SCFI-2016 Bebidas alcohólicas-mezcal-especificaciones. De desconocerlo, se iniciarían procedimientos.

La Unidad de Verificación de Michoacán también denunció que el Consejo Mexicano Regulador del Mezcal ha actuado con actitud dilatoria para trabajar en conjunto. Asimismo, estableció plazos largos e injustificados para la revisión de los procedimientos técnicos y capacitación de los verificadores (3 meses de capacitación en Oaxaca). “La controversia a la operación de la Unidad también se demostró por parte del CRM mediante acciones como emitir de forma verbal opinión descalificativa sobre la unidad en Michoacán a los productores y mediante una negociación a reconocer los dictámenes emitidos por parte de la Universidad Michoacana”.

El Consejo Mexicano Regulador del Mezcal a su vez aceptó utilizar el mensaje: “Si no tiene el holograma CRM no es mezcal”, pero lo justificó, debido a que en el mercado nacional existen botellas que se ostentan como mezcal, sin serlo. Por ello, una vez acreditado, la autoridad ve una transgresión a la ley federal, por lo que se autorizó a iniciar un procedimiento administrativo en contra del organismo al considerar que se trata de in caso particularmente grave. La denuncia fue acompañada por publicidad en diversas plataformas difundida por el Consejo.

A partir del 30 de junio, que fue notificada dicha resolución, el Consejo Mexicano Regulador del Mezcal tiene 30 días para cubrir la sanción administrativa impuesta. El organismo cuenta con la capacidad financiera para liquidarla. Incluso, la Secretaría de Economía, tomando como base la documentación que se aporta, visualiza que el número de servicios prestados ha ido en aumento en 2017 al prestar 8 mil 233 trabajos. En ingresos ha obtenido más de 19 millones de pesos.