Revive sector turístico con fase dos de la reapertura económica: estos serán los nuevos protocolos

Desde este 1 de julio se dará mayor apertura y posibilidades a negocios, aunque se implementa un estricto manual de medidas sanitarias.

Foto: Samuel Herrera Jr., La Voz de Michoacán.

Maricruz Rios / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. La Secretaría de Turismo en Michoacán anunció que se alista para la entrada en vigor de la segunda fase la ‘nueva convivencia’, donde este sector tendrá especial relevancia al destrabarse una serie de limitaciones importantes que se tenía sobre las actividades.

Para ello, la dependencia ha capacitado a un total de 460 prestadores de servicios con la intención de que conozcan y apliquen los protocolos de seguridad y sana distancia en la etapa de reapertura de las actividades del sector terciario. También, la titular de la dependencia estatal, Claudia Chávez López, dio a conocer el manual de buenas prácticas, donde se detalla el funcionamiento en el que deben de operar las unidades económicas en el ramo, toda vez que a partir de julio comienza esta fase donde se permitirá la apertura, con aforo limitado, a balnearios y otro tipo de centros turísticos, el regreso a las actividades de los guías, además de aumentar la capacidad en hoteles y restaurantes.

PUBLICIDAD

“Es momento de no bajar el ánimo, de seguir trabajando para reactivar la economía”, apuntó la funcionaria estatal, quien aseguró que durante estos meses de pandemia se ha mantenido una comunicación constante con los empresarios en el ramo para conocer el impacto monetario que han tenido y, a partir del reporte, poder generar una política pública para apoyarlos.

Foto: Samuel Herrera Jr., La Voz de Michoacán.

Es de recordar que el turismo da trabajo, de forma directa o indirecta, a 155 mil personas, de las cuales el 69 por ciento se trata de mujeres.

PUBLICIDAD

También adelantó que, como parte de las medidas, durante la segunda quincena del mes de julio se dará a conocer una campaña de promoción que se segmentará en dos partes: el 20 por ciento del recurso se destinará para promocionar las actividades de fin de año, y el 80 por ciento restante, para comenzar con la promoción de todo lo que tiene preparado el estado para el 2021.

Hasta el momento no se conoce el monto total que tendrá la campaña, sin embargo, Claudia Chávez López comentó que se estará licitando a empresas michoacanas, para dejar el capital en nuestro estado.

Por su parte, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles oficializó la mañana del lunes la segunda etapa de reapertura en el estado, a entrar en vigor el primer día de julio y que en la materia contempla a los siguientes rubros: la capacidad de los hoteles y restaurantes se extiende al 50 por ciento; en balnearios y lugares recreativos, podrán abrir al 50 por ciento, pero deberán tener en todo momento filtros para detectar personas con síntomas, mantener la sana distancia dentro de sus instalaciones, no permitir la presencia de adultos mayores, y dar a conocer el riesgo existente de contagio.

Foto: Samuel Herrera Jr., La Voz de Michoacán.

En el caso de los bares, dependerá de la bandera y el número de contagios de cada municipio y sólo se permitirá que reciban entre un 25 o 50 por ciento de clientes, de acuerdo al tamaño.

También se permite la vuelta a la actividad de los guías de turistas con grupos muy reducidos.

Manuel de buenas prácticas

En cuanto a la serie de medidas y protocolos, contenidas en el llamado ‘Manual de buenas prácticas’, se contemplan varias especializaciones, entre ellas los guías turísticos y agencias de viaje

De ahora en adelante el guía turístico debe enviar al cliente junto con el presupuesto, las medidas de prevención que tomarán en materia de higiene y seguridad durante el desarrollo del servicio, preferentemente en el idioma del cliente. También se le debe brindar información sobre localización y contacto de los centros de atención médica y emergencias donde se puede trasladar a un turista con sintomatología compatible con el coronavirus.

Antes de comenzar el recorrido: Recordar las medidas preventivas implementadas para que estas sean cumplidas por los clientes (no tocar superficies, mantener la distancia de seguridad, uso de cubrebocas, lavarse las manos frecuentemente etc.), utilizar una funda desechable por persona en aquellos micrófonos que puedan ser utilizados, así como evitar formas de saludo o despedida que impliquen contacto físico.

Ya en la visita: Utilizar audioguías o radioguías de un solo uso, de lo contrario, se deberán desinfectar y el cliente tendrá́ que desinfectarse las manos antes y después de utilizarlos.

Contar con una bolsa especial para depositar los dispositivos utilizados por el cliente después de su uso, por lo que también se tendrá que evitar el reparto de material impreso tales como mapas, folletos, etc. Si no es posible, estos deben encontrarse plastificados para su fácil limpieza y desinfección.

También será clave respetar el horario planeado para evitar incidencias y evitar al máximo improvisaciones al itinerario. Las anteriores medidas también son aplicables en caso de que los turistas estén interesados en realizar turismo de naturaleza.

Y en caso del transporte turístico terrestre, se recomienda colocar gel antibacterial a cada cliente, a la entrada del vehículo. También, mantener un asiento fijo a cada pasajero dentro del auto, cuando el viaje incluya más de una parada, así como evitar compartir el vehículo entre personas de diferentes familias o grupos, salvo que se haga utilizando el cubrebocas por todos. Además de que se debe prohibir fumar, beber o comer dentro del vehículo sin lavarse previamente las manos.

Tras el recorrido y durante la despedida: Fomentar el pago electrónico o con tarjeta; lavarse o desinfectarse las manos después de manipular tarjetas y efectivo, y desechar de forma adecuada los materiales de protección utilizados colocándolas en una bolsa, antes de depositarlas en la basura.

Protocolos para los restaurantes

En cuanto a los negocios de venta y preparación de alimentos, el manual incluye muchos nuevos detalles en la ‘nueva convivencia’.

En cuanto a recepción, se deben mantener la puerta de acceso al establecimiento abierta, a menos que sean automáticas u operadas manualmente por un empleado. Además, contar con una solución desinfectante en el área para el uso del personal y clientes; evitar el servicio de ‘valet parking’, a menos que sea solicitado bajo circunstancias especiales, y utilizar guantes y cubrebocas, y desinfectar las llaves una vez estacionado el vehículo.

Destaca como gran cambio el eliminar el área de espera o vestíbulos y fomentar la reservación en línea o telefónica, para evitar filas de espera.

A los comensales se les debe garantizar la distancia de seguridad entre el mesero y el cliente, en caso de no poderse llevar a cabo, el mesero tendrá́ que usar cubrebocas/careta, evitar las cartas de menú, usando códigos QR.

En las mesas evitar todos los elementos y equipamientos de uso común o decorativos e incluir paquetes con dosis individuales. Y en caso de contar con un área de buffet, ésta debe de tener maquinas dispensadores para los clientes, para reducir su manipulación.

El aforo máximo permitido es de 50 por ciento, aunque en el caso de bares y negocios con espacios pequeños se recomienda reducirse a un 25 por ciento.

También, se debe fomentar el pago electrónico y con tarjeta, evitando en medida de lo posible el efectivo; incrementar la limpieza y desinfección de mínimo de los baños seis veces al día; y disponer en todo momento de solución desinfectante.

Realizar la recolección de basura procurando que las bolsas queden cerradas y sean trasladadas inmediatamente al área de desecho de basura. Evitar las toallas de tela en los baños comunes, y sustituir por papel o secador de manos.

Centros recreativos

El manual tiene también normas para los parques acuáticos. En el área de alberca se debe intensificar la limpieza y desinfección; implementar botes con tapa y pedal, con bolsa al interior para la colocación de toallas usadas por los clientes.

En cuanto al alojamiento y ‘camping’ rural, se deben evitar los objetos textiles (incluidas alfombras) y objetos de decoración. Proteger con plástico las mantas y almohadas extras, guardadas en los closets.

Eliminar cualquier bote de basura de la habitación, dejando únicamente uno el del baño. Para la limpieza y desinfección de los elementos de alquiler o áreas de ‘camping’, se recomienda contemplar entre 24 a 72 horas de descanso cada espacio de alojamiento después de la salida del huésped, es decir, evitar entradas y salidas continuas.

Para los museos y espacios de exposición se restringe el acceso a aquellas instalaciones que no puedan ser limpiadas a profundidad. Evitar el uso de folletos y material impreso; si se llegan a proporcionar folletos, se deben entregar de manera individual y desechable, aunque es preferible promover la información virtual, a través de canales digitales (‘apps’, páginas web, códigos QR).

También, fomentar el uso de auriculares propios del visitante o desechables, cuando el museo dispone de audioguías o radioguías. Los aparatos deberán ser desinfectados después de cada uso.

Centros de convenciones

Para los centros de convenciones, urge controlar el número de personas en los eventos, de acuerdo a lo que marque la autoridad sanitaria competente, respetando las distancias mínimas de seguridad; en general no debe pasar del 50 por ciento de aforo máximo, aunque puede variar por municipio.

Coordinar el ingreso y salida de los asistentes para evitar las filas o aglomeraciones; generar pasillos de mínimo 2 metros de amplitud para facilitar el ingreso y movilidad de los asistentes, así́ como del personal de servicio y facilitar los flujos de circulación evitando al contacto interpersonal.

Evitar saturar las mesas de comensales y priorizar la asignación de mesas entorno a grupos familiares o de trabajo.

En los montajes, implementar un programa de acceso escalonado a proveedores de montaje para garantizar que la afluencia de personal no afecte las medidas de sana distancia. Solicitar a cada proveedor su protocolo de seguridad e higiene antes de prestar el servicio y verificar que lo respete.

También es importante elaborar registros de asistentes de manera digital, así́ como la asignación de lugares. Evitar la recepción de invitados por parte de los anfitriones para no motivar los abrazos y saludos de mano, así́ como las aglomeraciones.