Aguililla: Decomiso de armas y blindados que presumen en videos no cesa, pero violencia sigue imbatible

Mientras las autoridades informan de decomisos de armas y vehículos blindados, cientos de familias tienen que dejar sus hogares ante las pugnas entre cárteles

Imagen: Especial. Diseño: La Voz de Michoacán.

Jorge Ávila / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Luego de los enfrentamientos que desde hace un buen tiempo se han estado registrando entre miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación y Cárteles Unidos, entre los que están Los Viagras, El Aguaje, en el municipio de Aguililla, ahora es un pueblo fantasma.

Diversos testimonios en redes sociales dan cuenta de cómo cientos de casas han quedado vacías, y los negocios, abandonados, puesto que la pugna entre cárteles por el control de esa zona de Tierra caliente ha dejado a la población civil en medio del fuego cruzado y a merced de los criminales, quienes, al paso del tiempo, han incrementado no sólo las extorsiones, sino la violencia contra la ciudadanía.

PUBLICIDAD

Es por ello que cientos de familias de la región se han visto forzadas a dejar atrás su patrimonio, sus negocios y toda una vida para escapar de la violencia.

La información sobre levantones, enfrentamientos y ejecuciones que uno y otro bando realizan en la zona llega a cuentagotas a la capital del estado, y la autoridad no informa cabalmente sobre estos hechos puesto que, en muchas ocasiones, mientras las autoridades encargadas de la seguridad reportan detenciones o aseguramientos, en grupos de redes sociales se narran esos hechos pero con saldo de muertos de los diferentes bandos.

PUBLICIDAD

Muestras de poderío

Los cárteles, como ya se ha informado, han destinado muchos recursos para equipar a sus integrantes no sólo con armas de alto poder, como los rifles Barret, sino que además han procurado hacerse de vehículos con blindaje artesanal y toda una serie de modificaciones con las que no sólo tratan de sufrir la menor cantidad de bajas posibles en los enfrentamientos, sino que también buscan atemorizar a la ciudadanía y mandar a las autoridades un mensaje de fuerza y poderío.

Un ejemplo de ello fue el video difundido el 17 de julio de este año, en que el cártel liderado por Nemesio Oseguera presume toda una flotilla de vehículos blindados y armas de grueso calibre.

Luego de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, visitara el estado de Jalisco, donde refrendó su apoyo al gobernador de esa entidad, Enrique Alfaro Ramírez, ante las amenazas del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en su contra, decenas de supuestos sicarios de dicho grupo delincuencial hicieron alarde de poderío armamentista en un video difundido en las redes sociales.

En el material, que dura 2 minutos con 50 segundos, se puede observar una larga fila de al menos 19 vehículos, la mayoría de ellos blindados, mismos que traen hasta torretas dobles con armas de fuego de alto poder.

Incluso un gatillero realiza varias descargas hacia la nada, mientras todos gritan al unísono "pura gente del señor Mencho", "puro Grupo Elite". Y es que estos sicarios así se hacen llamar: "Grupo Elite", los más preparados de entre los pistoleros del CJNG, cuyas filas están integradas por exmilitares del Grupo de Fuerzas Especiales de México, por exmarinos e incluso por mercenarios extranjeros que pertenecieron a milicias internacionales, detallaron contactos al interior de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Las fuentes de la Sedena atribuyen el video, mismo que fue grabado en una zona desconocida, que se presume podría ser la sierra de Jalisco, a una reacción de los criminales ante los operativos del estado mexicano.

Lo sofisticado de los automotores permite ver que no son de fabricación hechiza y deja en el aire la incógnita de saber cómo y en dónde fueron conseguidos por el grupo delincuencial. Las unidades portan hasta luces "policiacas" de las empleadas por la Policía y el Ejército y todos los vehículos tienen camuflaje militar.

En el último mes se han realizado aseguramientos de fuertes arsenales y vehículos blindados, además de la detención de personas, en la región de Aguililla.

Por poner un ejemplo, el 17 de agosto, elementos de las secretarias de Seguridad Pública (SSP) y de la Defensa Nacional (Sedena) aseguraron 4 armas largas, 256 cartuchos y ocho cargadores. Esto se dio cuando agentes de la Policía Michoacán y del Ejército Mexicano realizaban operativos de vigilancia en una zona serrana ubicada en las inmediaciones de la localidad de Bonifacio Moreno, sitio donde fueron localizados cuatro fusiles calibre 7.62x39 milímetros.

El lunes 7 de septiembre, la Guardia Nacional detuvo a una célula delictiva del CJNG y se les aseguraron armas de alto poder, luego de un enfrentamiento a balazos contra los gatilleros en la población de El Aguaje, donde hubo 11 detenidos y un pistolero abatido.

Los guardias nacionales hacían un patrullaje contra el crimen en la localidad en referencia, cuando de pronto fueron agredidos a tiros por unos delincuentes que traían fusiles de alto calibre, uno de ellos para destrozar blindaje.

Los representantes de la ley repelieron el ataque y durante el intercambio de disparos un supuesto criminal cayó muerto, mismo que está en calidad de desconocido. Al final, al verse superados en número los ahora indiciados se rindieron y hubo 11 arrestados.

De los aprehendidos los agentes no revelaron sus generales. En la acción fueron aseguradas siete armas largas y un rifle Barret usado para penetrar blindaje, así como varios explosivos. Los imputados y lo incautado quedaron a disposición del representante social de la federación para que ésta continúe con las investigaciones respectivas.

Pero ese es sólo un caso, ya que los aseguramientos han sido cuantiosos, así como la cantidad de muertos que los enfrentamientos entre células delictivas y con fuerzas de seguridad han dejado. Y es que simplemente este miércoles fueron aseguradas más armas y vehículos blindados, uno de los cuales es sumamente parecido a uno de los mostrados por el CJNG en un video.

Michoacán y Tamaulipas encabezan decomisos

A nivel nacional, cuatro estados concentran la mitad de los decomisos de armas realizados por las Fuerzas Armadas. La constante en esos cuatro estados es la presencia del grupo delictivo con mayor dominio territorial en el país: el Cártel Jalisco Nueva Generación. Se trata de Tamaulipas, Michoacán, Guanajuato y Sonora.

Entre junio de 2017 y junio de 2020, la Marina-Armada de México y la Defensa aseguraron 17 mil 56 armas.

En Tamaulipas, las Fuerzas Armadas incautaron 3 mil 349 armas cortas y largas, lo que significa 20.5 por ciento del total; en Michoacán fueron mil 932, es decir 11.8 por ciento; Guanajuato, mil 432, 8.8 por ciento del total, y en Sonora, mil 358 lo que significa 8.35 por ciento.

Además, de los 2 millones 491 mil 168 cartuchos asegurados, en Tamaulipas se decomisaron 934 mil 540, lo que significa 37.5 por ciento del total.

Ese estado, que encabeza las listas de armas y de cartuchos tanto de Semar como de Sedena, se encuentra bajo el control de tres grupos delictivos, de acuerdo con un mapa dado a conocer por la Unidad de Inteligencia Financiera: CJNG, Cártel del Golfo y Cártel del Noroeste.

El segundo estado con mayor decomiso de armas y con casi medio millón de cartuchos fue Michoacán, donde están presentes CJNG, Los Viagras y La Familia.

La Sedena decomisó 16 mil 271 armas y 2 millones 430 mil 933 cartuchos en los tres años que comprenden el segundo semestre de 2017 al primer semestre de 2020. En tanto que la Semar aseguró en ese periodo 785 armas y 60 mil 235 cartuchos.

Si bien el promedio de aseguramiento diario entre los mil 96 días transcurridos en esos tres años es de 15.5 armas, las que más han sido incautadas son las largas. Sedena, por ejemplo, decomisó 9 mil 32 armas largas frente a 6 mil 339 armas cortas.

Contenidos relacionados

El comparativo de aseguramientos por semestres no revela aún un aumento significativo en la tarea de arrebatar el poder de fuego al crimen organizado, como se han propuesto las autoridades de seguridad a través del operativo Frozen, que en la frontera con Estados Unidos busca evitar el ingreso de armas a México.

A partir de los volúmenes asegurados por Sedena, que son los más numerosos y que fueron presentados por periodos de seis meses, en el segundo semestre de 2017 se aseguraron 2 mil 643 armas, en el primer semestre de 2018 aumentó a 2 mil 874 y en el segundo semestre de ese año bajó a 2 mil 395.

Los primeros 6 meses de 2019 se tuvo un repunte a 2 mil 959 armas, lo que significa el mayor registro semestral en los últimos 3 años, y para el siguiente semestre de ese 2019 bajo a 2 mil 608 armas.

El primer semestre de 2020 se decomisaron 2 mil 792 armas, 184 armas más que el semestre anterior y 160 menos que el medio año con mayor cantidad de aseguramientos; es decir, se mantiene más o menos constante el volumen de armas que las fuerzas armadas logran quitarle al crimen organizado.

En cinco de esos seis semestres, Tamaulipas encabezó la lista de aseguramientos de armas, le siguió Michoacán, y Guanajuato fue el primer estado con 419 armas decomisadas en 2020.

Si Yucatán no figuró en ningún semestre con aseguramientos, lo hizo hasta el primero de 2020 con 3 armas; la Ciudad de México tampoco tuvo registro alguno en el año y medio que abarca de junio de 2017 a diciembre de 2018, pero a partir de esa fecha y hasta 2020 registró incautación de 45 armas.