Elecciones de EUA tambalean el futuro de millones de familias que llegan a buscarse la vida

¿Por qué deben importarnos las elecciones en Estados Unidos? Muy fácil, por los 4.5 millones de michoacanos radicados en aquel país

Jorge Ávila / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Aunque pareciera que no, las elecciones presidenciales que concluirán en Estados Unidos el próximo 3 de noviembre son de gran importancia para México y Michoacán, ya que en la Unión Americana hay más de 4 millones de michoacanos radicados. Además, según datos del Consejo Nacional de Población, más de 12.9 millones de mexicanos viven en otros países, y de ellos, el 98 por ciento reside en Estados Unidos en calidad de migrante.

La migración y su problemática actual es uno de los grandes debates políticos que dominan la campaña electoral presidencial de Estados Unidos. Este tema es clave porque el presidente tiene la capacidad de decidir cómo deben implementar las leyes las agencias y entidades migratorias que dependen del Poder Ejecutivo, como la Policía Fronteriza, la Agencia de Aplicación de la Ley de Aduanas e Inmigración (ICE), el Servicio de Naturalización y Ciudadanía (USCIS) e, incluso, consulados y embajadas estadounidenses. Además, el presidente puede crear o eliminar normas y programas por medio de acciones ejecutivas.

PUBLICIDAD

Por lo anterior es importante saber qué tanto está en juego en esa elección, qué propone tanto el demócrata Joe Biden como el republicano y actual presidente, Donald Trump, quien ha sido duramente criticado por sus políticas antimigratorias y por alentar los actos de odio con su discurso.

400 mil vidas, en riesgo de dar un vuelco

El pasado mes de septiembre, miles de migrantes beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) luego de que la Corte del Noveno Circuito falló a favor de respaldar la orden que, en 2018, Donald Trump firmó para retirar el beneficio a personas originarias de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Haití, Sudán y Nepal, con lo que el programa quedó cancelado.

PUBLICIDAD

En caso de que el presidente republicano gane la elección del próximo 3 de noviembre, este beneficio migratorio podría quedar definitivamente suprimido el 4 de enero de 2021, y a partir de esa fecha, el gobierno estadounidense tendría la facultad para deportar a todos los amparados por el programa, que, según la Alianza Nacional TPS, suman más de 400 mil personas, entre los beneficiarios y niños nacidos en Estados Unidos.

Pero si el demócrata Joe Biden resulta electo, la situación para los migrantes puede mejorar ya que, de asumir la presidencia, podría emitir una orden presidencial para dar marcha atrás a la cancelación del programa y hasta desistir de las deportaciones.

Es por lo anterior que cientos de miles de migrantes están en la incertidumbre, ya que muchos de ellos tienen más de 20 años de residencia en Estados Unidos, son propietarios de sus casas y tienen negocios y empresas que inyectan capital a la economía norteamericana. De ser deportados, todo lo perderían.

Así, mientras dura la incertidumbre por las elecciones y en caso de que Trump resulte reelecto, todos los beneficiados del Estatus de Protección Temporal tienen como plazo hasta el 4 de enero para buscar alternativas legales que les permitan quedarse de manera formal en Estados Unidos o bien dejar todo atrás y regresar a sus países de origen, puesto que, como el TPS venció a finales de 2019, la última extensión otorgada por el gobierno no incluyó la renovación de documentos o permisos de trabajo, y debido a esto algunos estados del país no permitieron la renovación de las licencias de conducir o de las tarjetas de identificación.

Pero la medida también puede traer descalabros a la economía estadounidense, ya que los acogidos a este programa aportan 4.6 mil millones de dólares sólo en impuestos cada año.

Reformas atrasadas, nuevas promesas

Durante su campaña en busca de arrebatarle la presidencia de Donald Trump, el candidato demócrata Joe Biden ha prometido que, de resultar electo, impulsaría una reforma migratoria a fin de que 11 millones de personas que viven de manera irregular en Estados Unidos consigan la ciudadanía.

Esa postura la puso sobre la mesa en el debate con su contrincante, donde aseguró que esa reforma sería presentada ante el Congreso en el transcurso de sus primeros 100 días de gobierno. Cabe señalar que el tema no es nuevo, ya que esa reforma ya había sido propuesta por el expresidente Barack Obama, pero que no se le dio el debido seguimiento.

Pero además, el demócrata ofrece regularizar la situación migratoria de los llamados “dreamers”, que son los jóvenes que llegaron con sus padres a Estados Unidos siendo niños y que se han acogido al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés)

Cabe recordar que durante el gobierno de Obama fueron deportadas alrededor de 3 millones de personas, y a pesar de que las políticas de Trump han sido más rígidas en los últimos años, la población migrante aún tiene presente la promesa incumplida de Obama de iniciar una reforma migratoria.

Ahora, la promesa de Biden se da después de difundirse que 545 niños migrantes que fueron separados de sus padres entre 2017 y 2018 aún no son reunidos con sus familias, y esa separación fue una de las consecuencias de la política de Trump conocida como “tolerancia cero”, que obligaba a la policía de inmigración detener a los indocumentados y enviarlos a instalaciones penitenciarias, mientras que a los menores se les llevaba a hogares de acogida o centros de detención. Ante la presión y las denuncias de que se encontraban encerrados en jaulas, Trump suspendió su política.

“Es algo criminal. Hace que seamos el hazmerreír del mundo y viola todos los conceptos de lo que somos como nación”, dijo Biden durante el debate, sobre las condiciones en las que estos menores se encuentran. Del total de menores que aún no han sido reunidos con sus padres, unos 283 no cuentan con información suficiente que pueda ayudar a localizar a sus familias, según ha denunciado la Unión Estadounidense de las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés). “Los estamos tratando tan bien, están en instalaciones que son tan limpias”, se ha defendido Trump, quien además ha señalado al gobierno de Obama de construir las instalaciones de detención cerca de la frontera.

Propuestas migratorias de los candidatos

En términos generales, la agenda política estadounidense se centra en dos grandes temas migratorios: primero, qué hacer con 11 millones de personas indocumentadas que viven en el país. Las soluciones propuestas oscilan entre deportarlos a todos o complicar su presencia en Estados Unidos, de modo que acaben volviendo a su país a buscar un camino que permita su regularización.

El segundo tema importante es cuánta migración legal debe aceptar Estados Unidos cada año y de qué tipo. En 2018, el último del que se han publicado estadísticas migratorias, un millón 100 mil migrantes obtuvieron la tarjeta de residencia permanente, de los cuales más de la mitad la recibieron por petición de un familiar.

Joe Biden, Partido Demócrata

Biden fue vicepresidente durante los dos mandatos de Barack Obama, cuando se deportó a tres millones de migrantes. Entre las propuestas migratorias de Biden destacan:

  • Acabar con la separación de las familias. Biden promete dar marcha atrás al enjuiciamiento de inmigrantes por infracciones menores, poner fin a las redadas en los sitios de trabajo y en ubicaciones “sensibles” como hospitales, escuelas o lugares de culto, y dirigir los esfuerzos de las autoridades “hacia las amenazas a la seguridad pública y la seguridad nacional”.
  • Detener las políticas de asilo de Trump. “La Administración de Trump ha trabajado en contra de esta tradición”, lamenta el candidato demócrata, al enumerar entre las decisiones de esta administración las restricciones a quienes viajen por México y Guatemala, la intención de evitar que las víctimas de violencia doméstica y pandillas reciban asilo y limitar esta protección para integrantes de la comunidad LGTB.
  • Terminar con la detención prolongada. Frente a la detención de niños por “tiempo indefinido”, Biden apoya opciones alternativas a la privación de la libertad y respalda programas de acompañamiento de migrantes liderados por organizaciones sin fines de lucro.
  • Revertir la “carga pública”. Esta norma permite denegar visados o permisos de residencia a migrantes ante la posibilidad de que requieran recurrir a programas oficiales de ayuda. “Socava el carácter de EU como tierra de oportunidades y acogida para todos, no solo para los ricos”, critica Biden.
  • Restablecer el programa para los “dreamers”. Ante la que considera “cruel y contraproducente” decisión de Trump de terminar con el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que es motivo de una batalla judicial que ha llegado al Supremo, Biden promete su restablecimiento y medidas adicionales para proteger a las familias de los llamados “dreamers”.
  • Rescindir prohibiciones de viaje. Desde su llegada al poder, Trump ha anunciado vetos migratorios. El primero de ellos, justo después de su toma de posesión, contra siete países de mayoría musulmana (Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán y el Yemen), y más recientemente, en enero pasado, a ciudadanos de Nigeria, Eritrea, Birmania y Kirguistán, mientras que excluyó a Sudán y Tanzania del programa de visados de diversidad.

Para lograr lo anterior, Biden promete:

  • Modernizar el sistema de inmigración de modo que abarque no sólo a los latinos, sino a 1.7 millones de migrantes indocumentados de Asia, así como “cientos de miles de Europa, Oriente Medio, África y el Caribe”.
  • Una hoja de ruta para casi 11 millones de inmigrantes indocumentados.
  • Cambios en el sistema de visas temporales para personas altamente cualificadas.
  • Facilitar la legalización de la situación de trabajadores agrícolas.
  • Conservar el sistema de lotería de visas de diversidad.
  • Crear una categoría de visas otorgadas a solicitud de los consejos municipales, los condados o ciudades.
  • Poner fin a los centros de detención privados y con fines de lucro.
  • Restablecer el límite anual de admisión de refugiados a 125 mil desde los 18 mil actuales.
  • Abordar la migración junto a los gobiernos de Canadá, El Salvador, Guatemala, Honduras y México, entre otros.

Donald Trump, presidente republicano

La política migratoria de Trump es bien conocida por muchos en Estados Unidos y países vecinos como México. Para este proceso electoral, Donald Trump propone:

  • Continuar con los vetos migratorios para personas de origen musulmán, a quienes cataloga como grupos de riesgo para la seguridad nacional.
  • Seguir con las deportaciones, incluso tiene la meta de llegar a los 11 millones de indocumentados deportados.
  • La construcción del muro en la frontera con México sigue en pie y Trump lo sigue usando para convencer a los votantes.
  • No pretende cerrar el país a los extranjeros migrantes, en cambio propone un sistema de méritos donde las personas que quieran migrar a Estados Unidos tendrán que comprobar que lo merecen o que harán un bien al país.
  • Incrementar el precio de las visas es otra de las propuestas que tiene Trump.
  • Acabar con la ciudadanía por derecho de nacimiento, para lo qye pretende modificar la Constitución para que pese a nacer en Estados Unidos, la ciudadanía se obtenga por otros mecanismos. Y es quye Trump asegura que muchas mujeres embarazadas van a Estados Unidos para dar a luz y que sus hijos se conviertan en estadounidenses. A esto le llama los “niños ancla”.