Terapia intensiva no está saturada en Michoacán por ahora... "si se sale de control podría ser caótico"

Actualmente en Michoacán se cuenta con 50 unidades de terapia intensiva, y en su mayoría, están conformadas por seis camas, en algunos otros espacios hay más.

Jorge Manzo / La Voz de Michoacán

La Voz de Michoacán ha hecho un ejercicio que te acercará a los especialistas, quienes hablarán sobre este tema, y los efectos colaterales que debes tomar en cuenta en estos tiempos de convulsión, producto de la contingencia sanitaria.

CUARTA PARTE DE UNA SERIE

PUBLICIDAD

Morelia, Michoacán. En este momento, la terapia intensiva de hospitales afortunadamente no se encuentra saturada por pacientes infectados por COVID-19, y quienes se encuentran en camas es por otras causas, incluso por influenzas, adelantó la especialista Gricelda García Gamiño, quien llamó a la población a tomar medidas que eviten contagios y que no esperen a llegar a la fase más crítica de la enfermedad del coronavirus.

Advirtió que cualquier paciente que requiera de este servicio debe desembolsar hasta 40 mil pesos por día. “Ciertamente la terapia intensiva en este momento tiene índices bajos de ocupación, y por COVID19 son pocos los que la han requerido.

PUBLICIDAD

También no necesariamente los pacientes en la fase más grave son los que ingresan a esa unidad, puesto que han tomado decisiones al interior de los hospitales y clínicas crear unidades respiratorias, aisladas, pero acondicionadas con lo básico para atender a un paciente.

DA CLIC AQUÍ PARA VER TODAS LAS ENTREVISTAS

La patología que se atiende no sólo es daño en pulmón, sino en otros órganos como riñón e hígado, lo que provoca la defunción”, expresó.

Actualmente en Michoacán se cuenta con 50 unidades de terapia intensiva, y en su mayoría, están conformadas por seis camas, en algunos otros espacios hay más.

La mayoría de las unidades cumplen con lo indispensable para el manejo de un paciente crítico por COVID-19, pero argumentó que no se deben perder de vista otras enfermedades como las influenzas, puesto que éstas sí siguen ocupando unidades en hospitales y si bien se ha convertido en una enfermedad cíclica, lamentablemente aún están quitando vidas.

Gricelda García aclaró que las terapias intensivas que se tienen en los hospitales y clínicas del estado no sólo se dedican a atender a enfermos por COVID-19, sino también otros eventos, como los cardiovasculares, en donde se ubican las principales causas de muerte en el mundo.

No descartamos que el índice de ocupación vaya a incrementar en los próximos días por los pacientes que se tienen a diario, y por los que lamentablemente se registren por COVID19”.

Se dijeron preparados para asumir la encomienda que les corresponda frente a esta pandemia.

Han disminuido los accidentes, quizá porque también se ha evitado un tanto salir a la calle. En la mayoría de las unidades estamos en estos espacios los especialistas en varias asignaturas, e incluso, de otras áreas. Lo cierto es que, si la pandemia se sale de control y se rebasa la capacidad del sector, sí podría ser caótico, pues no habría camas que pudieran atender a los pacientes infectados”.

Al hablar del papel del médico intensivista, lo que se busca es que la persona que se encuentra en la fase final salve la vida, y se realiza todo lo que esté al alcance para que recupere las funciones propias, entre ellas, la respiración.

Compartió que una terapia intensiva totalmente equipada es aquella que garantiza el cambio del aire hasta 12 veces por hora, lo que garantiza que en ese cubículo no existen bacterias ni partículas que expongan a nadie, ni al paciente ni a quienes ingresan a dar la atención.

AQUÍ PUEDES CONSULTAR LA ANTERIOR