Diana Carpio, titular de la SSM, advierte que el riesgo por la pandemia está en el punto más alto

Lázaro Cárdenas concentra actualmente 657 personas portadoras del coronavirus; mientras que en Morelia se tienen 126 casos

Foto: Víctor Ramírez.

Jorge Manzo / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. A dos meses de haber llegado, la pandemia de COVID-19 en Michoacán se encuentra en una etapa de avance. Con más de 100 defunciones, mil casos positivos acumulados y mientras no haya vacuna o tratamiento, la transmisión no va a terminar, advirtió la secretaria de Salud, Diana Celia Carpio Ríos, quien reconoció que el estado se encuentra en un punto alto de infecciones, mismas que provocarán otro pico cuando las actividades laborales y sociales se reactiven.

Al recorrer las instalaciones del Centro Estatal de Inteligencia en Salud, primero en su tipo a nivel nacional equipado con la más alta tecnología, y que permitirá una mayor vigilancia del sistema sanitario en tiempo real, la epidemióloga confesó que Lázaro Cárdenas es el punto que más le preocupa por la cantidad de casos, mientras que Morelia por la concentración poblacional. Sin embargo, a la lista se agregan Uruapan, Apatzingán, Zitácuaro y La Piedad.

PUBLICIDAD

La secretaria oficializó que se tienen en sus hospitales 190 respiradores artificiales, y aunque no están rebasados, llamó a la población a que no relaje las medidas, puesto que el hecho de que se cuente con esa infraestructura, llegar a terapia intensiva no garantiza la sobrevivencia, pues poco más del 90 por ciento no sobrevive. Pidió a la sociedad a que no salga a las calles, y reiteró que la reactivación económica será de manera gradual y se irá explicando a detalle.

Carpio Ríos interactuó en una transmisión en vivo con los cibernautas de La Voz de Michoacán, a quienes les respondió sus inquietudes. Adelantó que la reapertura de cines se analizará, siempre y cuando se establezcan nuevas reglas de convivencia, pues si bien se llega a esos espacios y es mínima la interacción, es necesario que se establezcan medidas para evitar que sean espacios donde se contagie la enfermedad y se conviertan en focos rojos.

PUBLICIDAD
Foto: Víctor Ramírez

“COVID-19, dependiendo del nivel de la enfermedad, puede dejar secuelas, entre ellas daño pulmonar. El hecho de que se te garantice un respirador no significa que haya una probabilidad de salvar la vida, lo ideal es no llegar a necesitar los ventiladores por las complicaciones que ello significa”, aclaró la secretaria de Salud, tras recordarle a la población que, si te cuidas, también estás cuidando a los demás, sobre todo a quienes tienen algún tipo de riesgo de ser impactados por la letalidad de esta enfermedad.

 Al cerrar el jueves, Michoacán se reporta con mil 265 casos positivos de la enfermedad, es decir, se sumaron 76 pacientes más con el coronavirus, y lamentablemente seis personas perdieron la vida por las complicaciones. Lázaro Cárdenas reportó 42 pacientes, Uruapan 9, Morelia 8 y Apatzingán 7, principalmente. Si bien la tasa de letalidad se ha mantenido estable con un 8.9 por ciento, se trata del segundo día con la mayor cantidad de defunciones en lo que va de la contingencia.

Si bien Michoacán se encuentra entre los 15 estados con más contagios por COVID-19, la secretaria advirtió que se tendrá una elevación de contagio al abrir en junio en algunos servicios. Aclaró que no se está inventando la enfermedad, es nueva y aunque no es letal en su generalidad, sí para algunos grupos de personas. Recordó que el 80 por ciento de los pacientes se enfermarán y se curarán, pero el 20 por ciento entrará a un hospital y el 10 por ciento se pondrá grave, y lo que en estos momentos se quiere evitar es que el número sea grande.

 Alertó que las personas mayores tienen un sistema inmunológico mucho más disminuido que una joven, por eso se les hace la prueba cuando tienen síntomas, porque la prueba tiene más probabilidad unos días a la mitad de la enfermedad. Aclaró que cualquier sintomatología respiratoria, dolor de cabeza, garganta, tos seca, dificultad respiratoria, pérdida de olfato, son suficientes para hacerle la prueba a las personas para descartar o confirmar el coronavirus.

Durante la explicación de los alcances del Centro de Inteligencia en Salud, Carpio Ríos explicó que este espacio se concentra toda la información que se levanta en cada consultorio de las unidades médicas que se tienen en Michoacán. Desde el 2016, los médicos que están en consulta están subiendo toda la información, que sirve para analizar todo lo que está ocurriendo.

El espacio recién inaugurado también monitorea en tiempo real la condición de las farmacias de los Centros de Salud, el comportamiento nacional y estatal de los casos de COVID-19, la capacidad de atención por municipio, la condición de salud de cada paciente con este padecimiento y el comportamiento de las unidades móviles instaladas para las pruebas de coronavirus.

Reiteró que a clases volverán hasta el mes de agosto. Destacó que todas las personas que sean de riesgo deben tener acceso a una prueba. Descartó que se difundan datos personales de las personas que han muerto, o que están contagiadas, aún y cuando se alegue que es para evitar tener contacto con ellas. En este caso destacó que son respetuosos de los datos personales, y se hace por ley, se cuida identidad y domicilio para que no sea vulnerado y señalado.

Celebró tener la tecnología del Centro de Inteligencia, pues eso permite tener un monitoreo real, preciso y ordenado de los casos de COVID-19, así como de otras enfermedades que se siguen atendiendo en las unidades médicas. En esos registros también se incluyen casos probables, se monitorea la cantidad de ventiladores disponibles y medicamentos que se tienen en el abasto.

Destacó que se envió una comunicación a los consultorios privados, particulares y de farmacias, a fin de que estén enterados de los riesgos a los que se exponen al atender a una persona asintomática, así como a quienes presentan los síntomas para que sean canalizadas a las instancias adecuadas. También se les advirtieron de los riesgos a los que se exponen si no toman las medidas.

“Si la gente sale sin medidas de protección, lo que va a pasar es que, al salir y regresar, van a contagiar a sus familias. Por eso hay que tener cuidado”, expresó Carpio Ríos al resaltar que la careta de plástico sirve si también se usa el cubrebocas. Anunció que se solicitará como una medida de higiene la utilización de ambos insumos para que no se exponga a ningún tipo de riesgo a los comensales.

Para finalizar, explicó cómo ha sido la estrategia que han implementado para buscar los casos de personas contagiadas. Informó que cuando se presenta un caso en un lugar en donde hay pocos infectados, se va con la persona, se concientiza, revisan a su familia y contactos, pero si hay un brote importante como en Lázaro Cárdenas, los trabajos se despliegan a las colonias en donde tienen ubicadas a los contagiados por el coronavirus.