Con la exigencia de justicia, familiares y amigos dan último adiós al periodista Eduardo Ochoa, en Uruapan

La madre del comunicador señaló que ante la posibilidad de que no exista justicia terrenal, está convencida de que sí habrá justicia divina

Foto, Rogelio Arellano.

Rogelio Arellano / La Voz de Michoacán

Uruapan, Michoacán. Durante la mañana de este jueves, familiares y amigos dieron el último adiós al periodista Luis Eduardo Ochoa Aguilar, asesinado con arma de fuego la noche del martes en un andador del Infonavit Los Aguacates, sepelio que, además del llanto, se acompañó de la exigencia de justicia y rechazo a la impunidad.

La velación del cuerpo se efectuó en la agencia funeraria San José y la misa de cuerpo presente fue celebrada en el Templo de Guadalupe del barrio de La Magdalena, para luego realizar el sepelio hasta el Panteón Municipal San Juan Evangelista, donde fue inhumado bajo las mismas medidas de poco flujo de personas por efecto de la contingencia sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19.

PUBLICIDAD
Foto, Rogelio Arellano.

A la misa de Réquiem y sepelio asistieron las dos hermanas del comunicador, acompañadas de sus padres, Eduardo Ochoa y Conchita Aguilar, una mujer trabajadora que durante muchos años laboró como responsable de la Biblioteca Municipal La Catra, en la colonia Fovissste, quienes al igual que el resto de asistentes exigió el toral esclarecimiento del homicidio.

En este sentido, la madre del comunicador señaló que ante la posibilidad de que no exista justicia terrenal, aseguró estar convencida de que sí habrá justicia divina por haberle arrebatado la vida a un joven profesional de la comunicación que, ante los tiempos de crisis en los medios, complementaba su labor de colaborador como catedrático en una universidad privada, además de dedicarse a la fotografía comercial y ser miembro de un grupo musical.

PUBLICIDAD

Contenidos relacionados


Durante las primeras 24 horas posteriores al homicidio, los comunicadores, en su mayoría independientes, entre ellos Francisco Flores, Lorena Berber y Arturo Rodríguez, se sumaron a la exigencia de que la Fiscalía General del Estado (FGE) esclarezca el caso; incluso, otros, a través de sus perfiles en redes sociales, así lo manifestaron.

Como parte de esta exigencia expusieron la necesidad de organizar un encuentro con legisladores locales y federales, así como con el alcalde Víctor Manuel Manríquez González y un representante del gobierno del estado, así como de la Federación, para patentizar su exigencia y recordar que la labor de los periodistas se ejerce sin políticas claras de protección a la libertad de expresión.

Previo a definir el lugar y la hora para dicha reunión, se exhortó a los comunicadores para que asistieran a los servicios funerarios con pancartas para manifestar con leyendas diversas sus reclamos; sin embargo, el consenso no se mantuvo este jueves y se abortó esta dinámica. “Unos sí querían y otros no; se externaron muchos comentarios en torno al crimen y decían que había que esperar al avance de las investigaciones”, señaló Lorena Berber, comunicadora independiente.

Foto, Rogelio Arellano.

Cabe mencionar que, a pesar de las restricciones por la emergencia sanitaria, participaron más de 100 personas en el sepelio que se prolongó por unas 13 calles, recorrido que, como en muchos otros, tuvo la característica de un lento caminar y el llanto de algunos participantes como la manifestación de pena y dolor.

Por su parte, fuentes consultadas en la Fiscalía Regional señalaron que las investigaciones se realizan de manera rutinaria para intentar esclarecer el crimen, dinámica que se aplica en otras decenas de carpetas de investigación por igual delito en esta demarcación.

De acuerdo a reportes periodísticos, en este 2020 suman 184 muertes violentas con 39 lesionados o sobrevivientes, principalmente por sucesos donde se han utilizado armas de fuego. El conteo, de acuerdo con reporteros especializados en la cobertura de la fuente policiaca, indica que febrero ha sido el mes con mayores muertes al sumar 39 casos, mientras que el total de muertes violentas en el año 2019 fue de 447.

Foto, Rogelio Arellano.