Agricultores desesperados por falta de venta y el ayuntamiento adornando el centro con flor de plástico

Los agricultores dicen que les queda la esperanza de que la gente busque cómo llegar con su puñito de Cempasúchil a sus casas y así lograr algo del sustento que cada año logran.

Omar Cuiriz / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Esta semana, trabajadores del Ayuntamiento comenzaron a llenar las plazas del Centro Histórico y la avenida Madero con adornos referentes al Día de Muertos. Como cada año, las flores de cempasúchil predominan, sin embargo, en esta ocasión el gobierno decidió honrar a los muertos artificialmente y utilizó flores hechas de material sintético.

El casi icónico letrero con letras gigantes de MORELIA, puesto en una de las entradas de la Plaza de Armas, así como el de la Plaza Villalongín, lucen forrados de flores de plástico amarillo y morado; además alrededor de las plazas se colocaron maceteros en los postes de farolas, que, pese a que las macetas sí son de artesanos michoacanos, las flores son imitación.

Foto: Víctor Ramírez
Foto: Cortesía.

Como ya publicó La Voz de Michoacán, en días anteriores se visitó a los agricultores de Tarímbaro quienes confesaron su temor de que la poca flor que sembraron este año no se venda y puedan lograr el sustento para sus familias esta temporada.

En una entrevista con el agricultor del municipio de Tarímbaro, Ronaldo Vásquez Vásquez, señaló que derivado de la pandemia, de los 30 o 20 surcos de flor de cempasúchil que cada año siembra, únicamente sembró 12; lo mismo sucedió con la mano de león y la nube, pues de cultivar de 10 a 12 surcos, sólo fueron 4.

PUBLICIDAD

Jesús Zacarías, otro trabajador de la tierra confesó con lágrimas en los ojos que la pandemia los “tiene a raya, a raya, no podemos hacer nada, estamos con un temor bárbaro dentro de nuestras familias porque es un sustento el que tenemos cada año. Han sido cuatro meses de trabajo y puro saque y saque [inversión] y de entradas nada”.

Foto: Christian Hernández

En ocasiones anteriores, el área encargada del ayuntamiento de Morelia ha usado flores reales para adornar el Centro Histórico de esta ciudad, pero este año decidió hacer la compra del material artificial -a un proveedor hasta ahora desconocido para la luz pública-, pese a que los agricultores que trabajan las tierras a unos minutos de la capital michoacana, están en la incertidumbre de que no vendan la flor por la cual han trabajo de sol a sol durante casi cuatro meses.

PUBLICIDAD
Foto: Víctor Ramírez.

Zacarías Bejarano cuenta que los sucesos provocados por la pandemia son nuevos, como el cierre de panteones el 1 y 2 de noviembre, “nada más que dentro de esto nuevo, estamos sintiéndolo duro en lo económico, nada más nos queda la esperanza de que el doliente [familiar] del difunto busque la manera de cómo llegar con su puñito, con su ramo de flores y es de la manera en que podemos tener algo”.

Ángel Vázquez, otro agricultor también dijo que esta vez ocuparon las tierras para sembrar acelgas, rábano, coliflor, maíz y frijol y apenas se puso flor: “No sabemos si se venda o no se venda, ahora puse 5 [surcos] antes poníamos de a 20”.

Las autoridades de Pátzcuaro y Morelia han anunciado que los panteones estarán cerrados incluso desde el 28 de octubre hasta el 4 de noviembre con el fin evitar las aglomeraciones y evitar contagios de COVID-19, si bien la noticia es positiva en cuestión de salud, es un golpe fuerte para el campo michoacano, al que se le suma el cierre de las escuelas que año con año compran miles de manojos para los altares.

Ya es tiempo de cortar y vender, ¡compra flor y apoya a las familias que viven del campo!

Durante las últimas dos semanas de octubre los sembradores comienzan a cortar la flor para formar los manojos y venderlos a los compradores que suelen apararlos con anterioridad, sin embargo, este año son preocupantemente pocos los que se han acercado.

Ángel Vázquez, invitó a los compradores y a la población en general a que asistan a comprar la flor, porque “quien sabe dios cómo nos vaya a ir”.

Estos trabajadores de la tierra comenzaron sembrar la semilla de la mano de león desde inicios de agosto, pues es la que más tarda en florecer; ya iniciado el mes inician con la Cempasúchil y la nube es la última en ser plantada. Son de tres a cuatro meses de trabajo lo que se necesita para que las flores llenen de color el campo, ese esfuerzo es el que esperan que haya valido la pena.

Si deseas comprar manojos de flor y apoyar a los agricultores michoacanos, puedes asistir a El Colegio, una localidad en el municipio de Tarímbaro. Aquí el mapa: