Cine Rex: del brillo de la época de oro y refugio porno, a frío estacionamiento para morelianos

El Cine Rex fue uno de los primeros inmuebles construidos con este propósito en Morelia, pero ahora es un espacio destinado a guardar autos

Foto: Sam Herrera Jr.

Héctor Jiménez / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. A veces, llega a ser sorprendente lo que se puede encontrar una persona en Morelia a solo una o dos cuadras de la catedral metropolitana, como son locales de máquinas tragamonedas, casonas donde nacieron personajes históricos e incluso edificios que funcionaron como las primeras salas de cine de la ciudad, posteriormente se convirtieron en cines porno y ahora sirven como estacionamiento, es el caso del antiguo Cine Rex. 

De acuerdo con información de archivo, el Cine Rex fue uno de los primeros inmuebles construidos con este propósito en Morelia, pues data aproximadamente de los años 1937 y 1938, al igual que el Cine Eréndira, mientras que las salas de los teatros Cinelandia, Morelos, Colonial y Morelia abrieron sus puertas en 1947, 1948, 1050 y 1956, respectivamente. 

PUBLICIDAD

El diseño y construcción del edificio estuvo a cargo del ingeniero Jaime Sandoval, quien ya había encabezado la tarea de poner en pie otros importantes teatros de cine hacia la mitad del siglo XX de México. También se tiene registro de que, en los años inmediatos a su apertura, el edificio tuvo varias remodelaciones. En seguida, se convirtió en un espacio donde la sociedad moreliana convivía y socializaba, con la proyección de una película como pretexto. 

Fue en los años posteriores que se vivió el auge de la Época de Oro del Cine Mexicano, un periodo en el que nombres como María Félix, Jorge Negrete, Cantinflas, Pedro Infante, Emilio “El Indio” Fernández, Tintan, Luis Buñuel y Roberto Gavaldón, se convirtieron en incentivos para que los morelianos acudieran al Teatro Rex, para ver algunas de las mejores películas que dio la industria del país. 

PUBLICIDAD

Sin embargo, este movimiento cinematográfico comenzó a menguar y dar sus últimas llamaradas hacia la década de 1960, a la par que fueron surgiendo cines de líneas más modernas y comerciales en la ciudad de cantera rosa. En la década de los 80, el cine Rex cambió su giró para comenzar a dedicarse a la proyección de películas porno, apenas a unos cuantos pasos de distancia de las espaldas de la catedral metropolitana de Morelia. 

Algunas voces consideran irónico que este espacio que se abarrotó con la alta sociedad de Morelia se convirtiera posteriormente en un cine de obras de clasificación XXX, a la par que también lo estiman como el precursor de este tipo de establecimientos a la ciudad, del cual sobrevive el Cine Arcadia, ubicado en las cercanías de la antigua central de autobuses de Morelia y considerada hasta hace poco como una “zona roja” en la ciudad de cantera rosa. 

Foto: Samuel Herrera Jr.

Parte de la arquitectura, de la fachada y de los detalles que marcó Jaime Sandoval, todavía se pueden apreciar en el edificio de cantera rosa ubicado sobre la calle García Obeso, a solo unos pasos de la espalda de la catedral, que ahora es un estacionamiento, con dos entradas que reciben un importante número de vehículos que hacen su llegada al centro colonial de la ciudad. 

El antiguo cine se ubica a pocos metros del Museo Casa Natal de Morelos y de los portales turísticos de la ciudad, de las tiendas departamentales, de las principales plazas públicas. Es un punto que puede pasar desapercibido que no demuestra haber sido uno de los principales cines de la ciudad durante la época de oro del cine mexicano, ni tampoco refleja su posterior uso como sala de exhibición de cine para adultos. 

La desaparición del Cine Rex coincidió con el levantamiento de otro complejo de salas de cine en otro extremo del centro de la ciudad y que hoy representa a la máxima empresa dedicada a este giro en México y que ha expandido sus actividades hacia Estados Unidos y Latinoamérica. Se trata de cines que fueron formando su modelo de negocios desde 1990 ofreciendo un amplio menú de alimentos y bebidas, así como pantallas gigantesy tecnología 3D. 

Foto: Samuel Herrera Jr.

Es decir, la nostalgia por el antiguo Cine Rex no radica solo en que este espacio sea ahora un estacionamiento, sino en que prácticamente ha desaparecido toda la experiencia de ver una película como pasaba en los años 50s del siglo XX. Hoy, incluso, ni siquiera es un tema de espacios, sino que basta con acceso a internet y la suscripción a una plataforma digital para que una persona pueda ver estrenos exclusivos en la pantalla de su casa, sin la necesidad de buscar a un olvidado Cine Rex, ni cualquier otro.