En riesgo, patrimonio histórico de Morelia: cúpula de San José presenta grietas y desprendimientos

A más 300 años de haber sido construida, la segunda edificación religiosa más alta de Morelia presenta agrietamientos en la cúpula.

Foto: Jaime Lagunas.

Héctor Jiménez / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Una de las iglesias más icónicas de Morelia se encuentra bajo riesgo. Pese a que recientemente recibió trabajos de rehabilitación en una de sus torres, hoy en día la Parroquia de San José presenta agrietamientos en su cúpula principal, presumiblemente a causa de humedad, lo que ha provocado el desprendimiento de trozos de materiales de varios centímetros, aunque no se cuenta con un informe de qué tan profundas son las afectaciones.

Foto: Jaime Lagunas.

A mediados de marzo de este año, el equipo de La Voz de Michoacán recibió mensajes en los que se advertía que se estaban cayendo trozos de la mencionada cúpula y se calificaba como “grave” dicha afectación. En las imágenes que captó este medio se observaban daños en la superficie de las imágenes religiosas plasmadas en el domo y decenas de piezas de varis centímetros de volumen que presumiblemente se desprendieron y cayeron en el interior del templo.

PUBLICIDAD

El equipo de fotografía de La Voz de Michoacán acudió al lugar y confirmó que la cúpula presenta extensos agrietamientos y, en el pasaje religioso que fue plasmado en el domo, algunos de los personajes han desaparecido totalmente, mientras que otras partes han desaparecido debido a los desprendimientos del material.

Foto: Jaime Lagunas.

Se solicitó información al equipo de comunicación de la Arquidiócesis de Morelia sobre el caso, a lo cual se respondió que el tema estaría en manos del responsable de arte sacro, pero no se había logrado entablar comunicación con el titular de dicho cargo. En un recorrido realizado anteriormente en dicho centro religioso, trabajadores de la parroquia explicaron que existe preocupación sobre este tema y se ha buscado asesoramiento para acceder a fondos de gobierno para la reparación de la cúpula.

PUBLICIDAD

Una de las iglesias más altas y antiguas

Los daños en la cúpula de la Parroquia de San José resultan relevantes ya que esta es considerada como una de las iglesias más antiguas, pero también más altas de la arquitectura moreliana, ya que suma más 300 años de haber sido construida y se estima que es el segundo edificio de tipo religioso de mayor altura en la ciudad capital, únicamente por debajo de la catedral metropolitana.

Foto: Jaime Lagunas.

De acuerdo con archivos históricos, una de las autoridades religiosas de la época mandó a edificar una capilla dedicada a San José a inicios de la década de 1650 y ésta quedó concluida alrededor de 1658. Este fue apenas el primero de los pasos que deberían seguir durante los siguientes tres siglos para la edificación final de la parroquia monumental.

Foto: Jaime Lagunas.

Fue en 1760 cuando, sobre el proyecto original de la parroquia, se encomendó la creación de un templo de estilo barroco y fachada “tablereada”, en tanto que el trabajo quedó concluido más de una década y media después, en 1776. Los registros también indican que en la parte norte del templo había un cementerio que fue clausurado en 1849 y en cuyos terrenos se proyectaba un convento. El interior del recinto religioso fue remodelado entre 1875 y 1076, pero fue en siglo XX, aproximadamente en 1920, cuando el templo fue erigido como Parroquia, conocida como Parroquia de San José o Parroquia del Seminario. Su cambio más significativo llegó en 1943, cuando se comenzaron a alzar las torres que quedaron concluidas en 1945.

Según datos de archivo, una de las torres del inmueble comenzó a presentar riesgos de caída de algunas de sus partes entre 2015 y 2016, en tanto que el Gobierno Municipal gestionó recursos ante la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) por más de dos millones de pesos para su reparación, la cual se extendió hasta el año 2017 y también se identificaron daños sustanciales a la cúpula. Con este antecedente, no se descarta la gestión de recursos de gobierno para la atención del actual caso.

Foto: Jaime Lagunas.